Paga más quien más tiene: la matrioska fiscal

Tacho Rufino | 29 de agosto de 2012 a las 9:45

Antes que nada, debo decir que no me encuentro dentro de la corriente recentralizadora que, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, promueve desmontar el Estado de las Autonomías. Una corriente de opinión muy de derechas y, ya puestos, muy previsible. Sí estoy, por completar la premisa de este escrito, de acuerdo con simplificar el mapa autonómico devolviendo al Estado central competencias y atribuciones de ciertas comunidades –en el fondo artificiales y engordadas a favor de corriente y de ciclo económico— que no pueden hacer bien su trabajo, lo cual implica hacerlo eficientemente. Por si acaso, una apostilla más: Andalucía debe ser una autonomía de primer orden, por su peso poblacional, histórico, social y económico: el argumento de que las nacionalidades históricas son aquellas que cuentan con un idioma propio es falaz, onanista, vanidoso y ofensivo (esto último, para quien guste de ofenderse).

Pero una autonomía fuera de duda y una identidad nacional no justifican cualquier argumentación en las relaciones fiscales entre los territorios más o menos autogobernados de España. En estos días, Cataluña ha reproducido a nivel nacional la situación presupuestaria y de falta de liquidez que arrastra a España ante la Unión Europea (en adelante, Europa). Como una matrioska rusa que contiene dentro sucesivas matrioskitas de menor tamaño. Cataluña, por boca de Artur Mas, se ha visto en el brete, en el trago y en la necesidad de pedir a España que la salve de la bancarrota mediante la concesión de un crédito del fondo autonómico dotado para tal fin: para refinanciar los créditos que suscribió Cataluña y que van venciendo inexorablemente. Un rescate se llama. A la primera región económica española le duele tener que acudir al tótem de todas las frustraciones y los desapegos, el Estado español (hablamos del partido nacionalista en el poder, que representa, claro está, a buena parte del pueblo catalán). Y con esa rabia mal contenida, se aduce una y otra vez –no sólo Mas, pero sobre todo Mas– que el dinero que piden es suyo, que les fue expoliado por España confiscando sus impuestos, y que no tienen nada que agradecer, ni tampoco nada que dar a cambio en forma de concesiones políticas y merma de su autogobierno (igual que Rajoy ante Europa, en esto último). Me parece bien la defensa, pero decir “dame lo que es mío, y te perdono la vida, aunque me salves tú a mí la mía” contiene en sí otra falacia.

Los impuestos sobre la renta son personales y no territoriales. Si fueran personales y uno tuviera derecho a reclamar lo que paga más que otros, un ciudadano de renta media-alta, que paga sus impuestos, como quien suscribe, podría reclamar a Cataluña una compensación, porque paga más que la media de los catalanes. Y no digamos si podría reclamar, enardecido y arrogante, a Canarias, Galicia o al propio Estado en su conjunto. Es cierto que Cataluña –obviando, ya digo, el detalle de que los impuestos no son catalanes o manchegos, sino de las personas, los recaude quien los recaude– paga más que la mayoría, y que eso se debe a que su ciudadano medio gana más que la media española, situación envidiable por otras comunidades. Pero no olvidemos que la parte sustancial de su mayor ganancia no sólo se debe a su competitividad y su mejor estructura económica, sino a que tiene una balanza comercial indudablemente positiva con el resto del país. Gano más, pago más. Si llevamos la falacia argumental del expolio español a Cataluña (ojo: se deben revisar los flujos fiscales y de inversión pública casi de forma permanente, pero sin tumbar el principio de redistribución que rige en todos los países democráticos) al nivel local o infinitesimal, los barrios buenos de Cataluña o de Villaluenga de la Sierra deberían quejarse de los mal que gestionan los barrios pobres la sopa boba que ellos les dan, en parte, con sus mayores impuestos. O yo exigir una mejor cama en el hospital público que un parado que no paga impuestos. Es una opción, pero es moralmente repulsiva. Los europeos más ricos gustan de pensar que los mediterráneos (incluidas nuestras regiones relativamente más prósperas) dilapidamos y gestionamos mal por naturaleza. Es curioso cómo ese argumento tan epidérmico y sanguinoliento se reproduce a nivel más pequeño. Es, lamentablemente, natural.

  • lalo

    Para los que decís que el valenciano y el catalán son lo mismo, aprended: en catalán se dice rescate y en valenciano nueva linea de crédito.

  • Javi Rey

    Lo del expolio fiscal a Catalunya es como el fantasma de la masonería para el franquismo, un argumento bien consolidado y fácil de vender entre la gente de a pie la tribu asustada y ofendida. Pero ambas falacias desde su fundamento.

  • Pep
  • Tacho Rufino

    Excelente el artículo de Sala i Marti. Ni un pero. Para precisar más el sobrecogedor panorama, quizá falte la mención de escándalos, excesos políticos, desahogos, golfadas empresariales y corrupción de otras zonas y partidos de España. Andalucía y Cataluña incluidas.

  • lalo

    El primer enlace puesto por Pep, me parece correcto también, con algunos peros, el segundo ofensivo y falso y lejos de la verdad andaluza, la mayoría no ven el trabajo como un castigo si no como un bien escaso y de los otros tópicos…., solo decir que se puede hacer un articulo similar de todas las autonomías, de lo canallas de Vascos , de la cobardía Catalana , siendo todos injustos.

  • er yoni

    pep, eresh un insolidario al adjuntar ese link con enlaces que menoshprecian la secular cultura del pueblo andaluz, crisol -no lo olvides– de razas y religionesh.

  • Ruth
  • Pep

    Si, he leído esta mañana la proclama nacionalista española de Sánchez- Saus, preñada de falsedades e insultos. Y un gran error, ya no son los políticos, somos todos los que abominamos de seguir pagando fiestas ajenas. En definitiva, otro Ruth.

  • lalo

    Pep, reconoce que el segundo enlace que pones no es ilustrativo, no se de donde sacas a es pescador de mosca, que estudia arameo pero solo asomarse en su blogs y leer sus argumentos dan nauseas, un saludo.

  • Pep

    Mira lalo, te aseguro que no invento nada, pero temo mucho. Te adjunto un enlace de hoy, del que este periódico no se hace eco, de momento,que pone los pelos de punta. Y el informante no es cualquiera. Un cordial saludo. http://www.lavanguardia.com/politica/20120831/54344065618/coronel-ejercito-independencia-catalunya-cadaver.html

  • Lydia

    Querido Lalo, el segundo enlace dice las verdades del barquero, pero ese bloguero te ha puesto en tu sitio y por eso estás que no puedes. Si tu argumento es que un hombre no tiene razón porque pesca a mosca, es que eres más tonto de lo que tu torpe prosa muestra.

  • Lydia
  • Tacho Rufino

    Horrible. Preocupante lo tuyo, Lydia. Alguien que llama tonto a quien llama querido ha tomado mala leche.

  • lalo

    Pep, no me gusta el comandante amenazador, ni el “alatriste salvador”, no me gustan los extremos, ni los excluyentes, ni el que dice los catalanes son tal…. y los andaluces son tal, no haré un alegato de lo que ha dado y dará mi tierra en todos los sentidos, como soy el primero en criticar lo criticable, sobre Lydia; querida la torpe prosa no resta razón a un argumento el insulto y tu cobardía si, soy un andaluz y como cual educado por lo que me despido de ti con un cordial saludo.

  • fernando

    Querido Tacho,
    Interesante reflexión. Sólo 2 apuntes
    + Recentralizar no es de derechas, sino más bien de izquierdas.
    En sus aspectos negativos de los regímenes totalitarios marxistas de control de la política, de los ciudadanos y de la economía.
    En sus aspectos positivos de igualdad de todos los ciudadanos, solidaridad y redistribución de la riqueza. Los más descentralizadores y autonomistas son los partidos burgueses PNV y CiU
    + El estado de las autonomías se ha manifestado como un fracaso, con gobiernos de derecha o izquierda. En el siglo XXI no encuentra justificación la bondad que se le atribuye: mayor democracia, más cercanía al ciudadano y participación.
    Las teorías sobre derecho político-administrativo y distribución territorial del poder ya vaticinaban los resultados: crecimiento desmesurado de funcionarios y entes públicos, clientelismo, irresponsabilidad en el gasto y deslealtad con el gobierno central cuando conviene a intereses electorales propios.
    En fin, si pasa la crisis y no se corrige la situación se le dirá al enfermo que siga con sus hábitos de consumo y paranoia política esquizoide con elevación a verdad oficial de todos los sofismas y paralogismos que nos han hecho tragar en los mas de 30 años del estado de las autonomías.
    Saludos

  • Tacho

    Hola, Fernando. Históricamente, tienes razón, la izquierda ha sido más centralista, salvo cuando la derecha no ha sido “liberal”, sino totalitaria: en ese caso, tanto la derecha como la izquierda han sido centralistas. Pero habalaba de la derecha o los conservadores –generalizando, claro– de este país. Creo que muchios votantes del Partido Popular desean traspasar poder y competencias de las autonomías al Estado central. Hay otros motivos que los puramente presupuestarios para tal postura. Y creo, complementariamente, que “el votante medio del PSOE” no comparte (tanto) esa visión de “más España, menos autonomía, sobre todo catalana”. En cualquier caso, me parece muy lícito opinar de forma diversa sobre este asunto. Si eres Rosado, un abrazo. Bueno, y si no, también.

    PD: Lydia/o, siento no haber podido aprobar tus insultos más recientes. Yo soy partidario de publicarlo todo para que se vea la variedad de pelajes de la fauna humana, pero creo que a la empresa no le gusta que la gente enmascarada tan faltona y biliosa tenga cabida en estos foros.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber