La espina de una pasión, con permiso del poeta

Tacho Rufino | 27 de diciembre de 2012 a las 18:56

Recuerdo pocos versos de memoria, y ningún poema completo. No se trata de amnesia; puede que el motivo sea la falta de atención, y seguro que la escasez de mi lectura poética ha influido en ello. Sin embargo, en estos días, a ratos, caminando por la sierra en completa soledad, el lirismo me ha visitado. Es natural: la tierra está jugosa por las lluvias recientes, el final del otoño ha propiciado una gama vegetal completa entre el amarillo caduco y el verde oscuro de las umbrías y, sorprendentemente dado lo excepcional de la luz del sol radiante y la agradable temperatura invernal, no hay nadie por los caminos, continuamente atravesados por pequeñas corrientes de agua que caen de las laderas. No hay cobertura de móvil ni nadie que comente, se queje, admire o pida un receso en la caminata. Por todo eso, y quién sabe por qué otras cosas, he recordado un fragmento de un poema de Machado:

“En el corazón tenía
la espina de una pasión;
logre arrancármela un día:
ya no siento el corazón”

Doctores tiene la poesía, y no digamos Machado, pero para mí este cuarteto es una contundente definición del trauma indeleble del amor perdido, de aquel gran amor, probablemente enfermizo, seguramente sin futuro; la espina que duele con frecuencia por la memoria del ser que nos abandonó, o que abandonamos sin deber, que perdimos en cualquier caso. O que quizá nunca llegamos a tener, sino sólo a anhelar con inquietud y callado sufrimiento y complejo. Todas estas posibilidades, la combinación de ellas y otras muchas son contempladas por estos versos. Eso creo.
Cuando fuimos capaces de liberarnos de su recuerdo y del dolor, o la desgracia nos obligó a la separación, los sentimientos ya quedaron muy mermados, si no agotados por completo. No todos los sentimientos, pero sí los más valiosos, los más generosos, los más juveniles y probablemente limpios. Como cuando se pincha una pelota, que ya para siempre quedará incapaz de botar con potencia y alegría, y se arrumbará, olvidada, en un rincón de un patio solitario.
Todos –no sé–, alguna vez, hemos deseado no sentir tanto por alguien o por algo. En algún momento, hemos querido con fuerza y desesperación que el cáliz del jodido amor pase de nosotros. Sentir por nuestro desamor y nuestro desconsuelo lo mismo que sentimos por el desconsuelo sentimental de nuestro íntimo amigo: compasión, nada que nos quite el sueño, fastidio incluso. Pero esto no es posible, salvo que seas un bendito animal con carné de identidad, o un humano embrutecido desde la niñez. Hubiéramos querido, como Machado, no sentir el corazón. Pero no pudimos. Y quien lo logró, se quedó seco siempre ya, como tierra cuarteada que resalta en el verde brioso de la sierra en un día soleado de invierno.

Con la ayuda de un amigo, recuerdo los versos complementarios de los cuatro anteriores, con los que se cierra la pieza, y con ello cerramos también la algo bucólica y bastante franca digresión serrana:

“Aguda espina dorada
quién te pudiera sentir
en el corazón clavada.” (‘Soledades’)

  • Hernán

    Me parece una gran idea que le hagas un hueco a la lírica en tu blog, tan faltos que estamos. He aquí otra bonita oda a lo que con acierto llamas el cáliz del jodido amor. Feliz año.

    Desmayarse, atreverse, estar furioso,
    áspero, tierno, liberal, esquivo,
    alentado, mortal, difunto, vivo,
    leal, traidor, cobarde y animoso;

    no hallar fuera del bien centro y reposo,
    mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
    enojado, valiente, fugitivo,
    satisfecho, ofendido, receloso;

    huir el rostro al claro desengaño,
    beber veneno por licor süave,
    olvidar el provecho, amar el daño;

    creer que un cielo en un infierno cabe,
    dar la vida y el alma a un desengaño;
    esto es amor, quien lo probó lo sabe.

    Lope Félix de Vega y Carpio

  • lalo

    D.Tacho, sin duda su mejor articulo económico, feliz año.

  • Genaro

    De lo mejor que he leido este año…….feliz 2013 a todo@s!!!


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber