¿Quién da la vez? » Archivo » Culpables de esta diáspora

Culpables de esta diáspora

Tacho Rufino | 7 de septiembre de 2015 a las 17:14

AUNQUE uno albergue serias dudas sobre tanta pose por internet, o sea, de cara a la galería infinita, es gratificante que mucha gente se pronuncie en las redes sociales declarándose dispuesta a alojar un inmigrante refugiado sirio, libio o iraquí en su casa, e incluso una familia completa; es de suponer que de manera indefinida, conviviendo con el doble menú cristiano-musulmán y otros equilibrios culturales en ochenta metros cuadrados. La generosidad es una virtud de mayor recorrido que la solidaridad, pero es bien escasa en la práctica, y por ello muy valiosa. Sorprende, sin embargo, que en muchos casos estas buenas intenciones vengan preñadas de un extraño complejo de culpa por ser europeo, occidental si quieren; perplejidad y hasta desazón provoca ver cómo han circulado en las redes sociales frases como esta de Saramago: “Europa será conquistada por los hambrientos. Vienen buscando lo que les robamos”. No lo que les roba, viola, esclaviza el canalla de su raza y religión, sino usted y yo, criminal europeo: el culpable es usted, y más aun Angela Merkel (quien, por cierto, va a hacer que su país acoja, como es costumbre, a cientos de miles de estos pobres desdichados y desesperados: esta sí es solidaridad, y a escala mucho mayor que testimonial).

Y más sorprende que en casi ninguna de estas declaraciones aglutinadas en plataformas del tipo “Yo también soy refugiado” se mencione ni de pasada por qué y de quién huyen miles de personas que deambulan por mares y fronteras. Huyen de la guerra, de la violencia y de la muerte, y muy principalmente del Estado Islámico y otras formas de islamismo salvaje. La desgarradora foto del pobre niño ahogado en la orilla ha servido para llamar la atención sobre una catástrofe humana que debe hacer reaccionar a Europa, a sus gobernantes y políticos. Pero es obligado recordar, aun a riesgo de ser señalado por la corriente dominante de bondad y buenismo, que el propio Estado Islámico ha asesinado a 15.000 niños sirios e iraquíes desde que comenzó su gran ofensiva militar, en muchos casos con brutalidad inhumana -mejor dicho, muy humana-. Y que hay 200 niñas nigerianas que llevan casi dos años esclavizadas sexualmente tras ser secuestradas por grupos armados islamistas. Pero muchos españoles, y no pocos amigos, prefieren pensar, sin albergar dudas, que este horror lo ha creado Occidente. Y que los propios torturadores y asesinos de su gente son, en el fondo, víctimas nuestras también. De los americanos y de los europeos. De Occidente: el único y, por tanto, peor imperio que ha existido en la historia de la humanidad, como es bien sabido.

  • ¿Cuál es el Proyecto Islámico?

    Cualquiera que haya conocido los emiratos y otros países musulmanes de la península arábiga, aunque sea solo por televisión, habrá podido sorprenderse del lujo de las mil y una noches del que se han dotado. Los viajeros que vienen de allí, generalmente por motivos laborales, cada uno cuenta la cosa más hiperbólica posible, que supera a la que otros hayan podido contar antes. Posiblemente y ni aún a escala, haya habido una cosa parecida en la historia de la Humanidad. Y todo ello, gratis, llovido del cielo: No han tenido que doblar la espalda. Han pasado de ser pastores de escuálidos rebaños de cabras y camellos o de pescadores de perlas a pulmón, al Paraíso soñado por los profetas.
    Sin embargo, el éxodo de las guerras en los países de su religión es desviado a Europa, a la vieja, seca, ingrata e infiel Europa, siendo que con una pequeña parte del derroche islámico allí habría para resolver la existencia de todos esos islamitas que se tiran de cabeza al mar. Y cuando hablamos de los que se tiran al mar para escapar del terror, precisamos su carácter de islamitas porque los judíos ya fueron eliminados antes y, antes todavía, los cristianos (maronitas), étnicamente degollados y obligados a emigrar los supervivientes (América, EEUU).
    ¿No parece esto el mayor de los contrasentidos, que en los países musulmanes que flotan en el hiperdespilfarro no hay sitio para esos aterrorizados y hayan de tirarse al mar camino de ¡Deutschland, Deutschland, Deutschland! como van gritando con acento árabe atravesando el sureste de Europa?
    Si puede nos da su opinión.
    Saludos y gracias.