Archivos para el tag ‘Merkel’

‘Valores cristianos’ y ‘multiculturalismo fracasado’

Tacho Rufino | 18 de octubre de 2010 a las 13:23

banderas250608_ES“Estamos vinculados a los valores cristianos; quien no los acepte, no tiene su lugar aquí”. Si a algún político español se le ocurriera declara tal cosa, le iban a caer encendidas collejas sin mano desde muchas de las caras del poliedro político y social patrio. Pero lo ha dicho Angela Merkel, la canciller alemana, quien sentencia que “el modelo de la sociedad multicultural ha fracasado totalmente en Alemania”. Recordemos, multiculturalismo: enfoque político que pretende garantizar que las diversas culturas que conviven en un país –nativas o llegadas de fuera– se expresen sin discriminación, favoreciendo la expresión de la identidad e incluso dotando de protección especial a las minorías étnicas que pudieran considerarse en peligro identitario.

Pues resulta que el problema surge porque la reciprocidad no se da en demasiados casos. Alemania es un receptor nato de emigrantes, que han podido establecerse allí con mayor facilidad que en otros lugares de Europa, y han encontrado una forma de vida también con facilidad. Y una protección social de primer orden. Pero resulta que una buena parte de dichas personas no cumplen las livianas contrapartidas que el Estado alemán les impone: recibir 600 horas de lengua alemana, y otras 60 de Historia y Constitución de Alemania. Un 15% se niega a recibir tal formación que favorezca su integración. En la mayoría de los casos, estima el gabinete Merkel, lo que subyace en tal reluctancia es el rechazo al propio Estado alemán, y a sus valores sociales imperantes… que son los cristianos. Los valores cristianos, no los ritos religiosos cristianos. Ni siquiera la profesión de la fe cristiana. “Valores cristianos”, en este sentido y en el siglo XXI alemán, son, por ejemplo, la democracia y la igualdad de hombre y mujer, o la defensa de las menores (ante los matrimonios pactados desde la infancia).

Merkel no sólo se ha puesto firme ante quienes no cumplen el acuerdo de acogida, sino que dice que quien no aprenda con rapidez el alemán no será bienvenido. Todo ello, varios días después de que el presidente federal, Christian Wulff, declarara que “el islam forma parte esencial de la cultura alemana”. Lo cual es cuando menos aventurado. Nada menos que la mitad de los alemanes tolera mal a los musulmanes –que conforman, como podían imaginarse, la religión y grupo social (5% de Alemania) con la que se da el problema–, y muchos declaran abiertamente sobre ellos que abusan de su sistema de protección social. En Holanda o Suecia, también practicantes sobresalientes de la multiculturlidad y la tolerancia durante varias décadas, dan hoy marcha atrás y ven cómo emergen cada vez más voces que se sienten decepcionadas y engañadas por quienes no han querido (o sabido; o podido, véase mujeres no emancipadas) adaptarse a los valores imperantes que defiende Merkel y a los que llama, no sin razón, cristianos.

La crisis, que todo lo descarna.

Ni Paco ni Angela

Tacho Rufino | 15 de junio de 2010 a las 8:05

Ni Francisco González, presidente del BBVA, ni Angela Merkel, canciller alemana, ayudan un poquito a desmontar las expectativas fatalistas sonre nuestra economía. Para muestra, dos noticias:

Francisco González dice que a España ni gota de crédito de entidades extranjeras. Solo queda recurrir al Banco Central Europeo (o Banco Germano-Europeo Central). Ver noticia.

Merkel dice que ella no quiere hacer leña del árbol caído, y que no quiere dar pábulo a “profecías”. Pero que, en fin, ahí está el fondo de rescate por si España quiere hacer uso de él… Alemania es acreedora de España por la financiación de nuestro “milagro económico”: más de 200.000 millones de euros. Ver noticia en La Vanguardia.

La locomotora suelta caballaje

Tacho Rufino | 8 de junio de 2010 a las 12:42

Bankrott2_DW_Wirtsc_971872g

El plan anunciado ayer por Merkel es de una austeridad extrema. Al menos, en apariencia: cómo se va aplicar la reducción salarial pública, quiénes en la función pública y en el ejército van a ser amortizados, cómo le van a imponer nuevos impuestos especiales a la banca o a las centrales nucleares y, para todo ello, cuándo se van a acometer las medidas son extremos nada fáciles de aplicar. Angela –que ha conseguido cabrear a Sarkozy, que se ha sentido “el último en enterarse” de los planes de su pareja comunitaria—dice que “no se puede gastar más de lo que se tiene”, una frase antieconómica (mejor dicho, anti-financiera). En estos momentos, es cierto –por conveniente– lo que dice la canciller. También es cierto que una de las claves de la brutal crisis que nos azota es la desproporción metastásica de la economía financiera, aquella que debe servir de apoyo a la real, y no superarla en diez veces, como ha llegado a suceder. Ahora bien, si sólo sale lo que está dentro del cajón, nos espera sangre, sudor, lágrimas y lo que queramos pensar. Sin finanzas (sin tomar prestado lo que no se tiene pero se tendrá y devolverá) no hay inversión. Un poco se ha pasado Frau Merkel, muy en su papel de reserva espiritual de una decadente Europa.

Alemania es la locomotora de Europa, resulta ya tópico decirlo. Si la locomotora suelta caballos –del Audi Q7 al Opel Astra–, todo irá más lento, y ya veremos quiénes y cuándo remontan el vuelo. ¿Quée tiene que ser así? Será.

(Interesante el editorial de El País de hoy)

(Ilustración: “Bankrott_2″, Die Welt)

GM-Opel (II): USA vs Alemania y Rusia

Tacho Rufino | 5 de noviembre de 2009 a las 17:28

Merkel_enfadadaputin1barack

 

Dos pinceladas (brochazos, quizá, por su importancia) con respecto a la marcha atrás de General Motors en la venta de Opel a Magna:
1. En Alemania, el U-Turn de GM ha sido recibido con dolor, irritación, indignación y movilizaciones, por parte de “todos”, es decir, muy a a alemana, una grosse koalitionen de ocasión: desde Merkel (que se había lanzado en los brazos de Magna y había presionado a muerte en la Unión Europea para acaparar ayudas en esta transición; e incluso había desembolsado ya 1.500 millones paa dar aceite a la operación), hasta los miles de trabajadores implicados, que temen -saben- que los planes de la matriz americana pueden perjuducarles mucho más que los de los canadienses financiados por rusos (lo que es propiamente Magna, un consorcio ruso-canadiense econ forma de “joint-venture sui generis”). Alemania, pues, cabreada.
2. Know-How y geopolítica: se especula, con fundamento, que la decisión de no vender de GM tiene que ver no sólo con su mejoría finaciera y la de todo su país, Estados Unidos, sino también con el temor a dejar know-how y una marca poderosa en manos, en parte, de los rusos, que financiaban más de la mitad de la operación a los canadienses. Putin, también muy cabreado, ha declarado que la medida es muy del “estilo USA con respecto a Europa”. Claro, que no es precisamente él -un geoestratega militar y energético de primer orden, con rasgos chantajistas y hasta de matón transcontinental- quien está acreditado para hacer tales acusaciones.

Aunque el actual hombre fuerte de GM -Edward Withacre- es un hombre de Barack, y a pesar de que el principal propietario de la multinacional es el Estado americano, Obama, entretanto, se inhibe y hace mutis: con todo no puede nuestro hombre, ya con un añito de “Yes, we can” (“Sí, podemos”, lema de su campaña). Se va pudiendo…