¿Habrá sanción para uno de Asuntos Internos?

fperez | 5 de agosto de 2015 a las 5:00

Hay cierta curiosidad entre los policías de Sevilla por saber cómo se cerrará el expediente disciplinario que se le ha abierto al inspector jefe de Asuntos Internos al que le robaron un revólver reglamentario en los aparcamientos del Carrefour San Pablo. Si hubo negligencia por su parte o no en la custodia de su arma oficial es algo que el instructor del expediente tendrá que decidir estudiando la versión del policía y las distintas pruebas que se puedan reunir durante la instrucción.

Según la denuncia del inspector jefe, éste admite que suelta el bolso con el arma en el asiento trasero de su vehículo, que además deja abierto y con el motor encendido porque había un familiar (que en ningún momento se identifica en la denuncia). Se trata de un instante, el que transcurre entre dejar la compra en el maletero del coche y devolver el carro a su anclaje, pero lo cierto es que se desentiende del revólver. Unos segundos sí, pero lo suficiente para que alguien pudiera hacerse con el arma –que estaba cargada con cinco cartuchos– sin que ni él ni su familiar que estaba dentro del coche pudieran identificarlo, ni siquiera aportar una mínima descripción de su aspecto o de su ropa.

Por esta conducta, cualquier policía nacional sería sancionado con una suspensión de empleo y sueldo casi de manera inmediata. Máxime teniendo en cuenta que en Sevilla se castiga habitualmente a funcionarios de este cuerpo por cuestiones mucho más nimias, como no llevar puesta la gorra, por ejemplo. Ocurre que la Unidad de CoordinaciónOperativa Territorial (UCOT), a la que pertenece el inspector jefe, es, junto con Régimen Disciplinario, la herramienta de la Jefatura y de la Dirección General de la Policía para sancionar las faltas cometidas por el resto de agentes del cuerpo.

De ahí que sean muchos los que duden de que al final del expediente haya una sanción justa, o al menos similar a la que sufriría cualquier otro agente en su misma situación. El caso recuerda a aquel episodio de la tercera temporada de The Wire en el que desaparece la pistola de un detective y los jefes ponen a todo el departamento a buscarla, por delante incluso de la investigación de homicidios. Afortunadamente el revólver fue robado por un ladrón habitual que posiblemente ni sabría que se llevaba el bolso de un policía. Eso le convertía en el hombre más buscado de Sevilla.

  • Antonio Recio

    A ver si se dan cuenta que un fallo lo puede tener cualquiera, hasta los de la UCOT que se creen por encima del bien y del mal. Ojalá lo sancionen y sienta en sus carnes y su bolsillo lo que es ser suspendido de empleo y sueldo

  • Pepa

    GRACIAS A LA FUERTE FISCALIZACION QUE ESTAS UNIDADES TIENEN SOBRE LOS EFECTIVOS DE LA POLICIA NACIONAL, EN SEVILLA ESTE CUERPO GOZA DE UN EXCELENTE PRESTIGIO Y AGRADECIMIENTO EN LA CIUDADANÍA.
    LO CONTRARIO ES LA POLICIA LOCAL: CHANTAJE SINDICAL QUE LLEVA A CORRUPTELAS EN ACTUACIONES, ORDENADORES BORRADOS, PELOS LARGOS Y PINTAS DE CANIS, MALOS MODOS CON LOS CIUDADANOS, ENCHUFISMO Y COLADERO EN LAS OPOSICIONES.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber