Ya era hora

fperez | 29 de octubre de 2015 a las 5:00

Policía controlando a las bicis en la calle Tetuán.

Cuando uno ve a dos policías locales en mitad de la calle Tetuán parando a todo el que viene en bici desde la Campana o la Plaza Nueva, la primera frase que se le viene a la mente consta de tres palabras: ya era hora. Lo piensa uno que es ciclista y que se desplaza habitualmente en bicicleta, pero al que se le queda cara de tonto cada vez que se para en un semáforo en rojo y ve como uno tras otro de sus semejantes le adelantan por la derecha e izquierda o le miran extrañados porque no se lo salta.

Lo de respetar las normas no fue nunca con buena parte de los ciclistas sevillanos, que además se vieron respaldados por la impunidad de la que han gozado durante años. En un simple paseo por el carril bici se pueden contar decenas de infracciones de ciclistas. El que menos va escuchando música con unos auriculares. El que más va a contramano, no respeta un semáforo y se mete en la acera cada vez que se encuentra un coche de frente. Y a lo mejor hasta va whatsapeando con el móvil.

Han tenido que ocurrir varios accidentes para que la Jefatura de la Policía Local, con buen criterio, envíe a sus agentes a bajar de la bici a todo el que pase montado en ella por las calles peatonales. Dice la norma que los ciclistas han de guardar una distancia de un metro con respecto a los peatones, una máxima imposible de cumplir en el centro. Hay ciclistas que echan pie a tierra, que en ir andando de la Campana a la Plaza Nueva se tardan un par de minutos, pero hay otros que terminan haciendo esláloms para sortear a los viandantes, con el riesgo de que se pueda cruzar un niño o un anciano.

El carril bici de Sevilla es, de largo, la mejor obra que se ha hecho en la ciudad en los últimos años. Ha supuesto una revolución en la manera de desplazarse de decenas de miles de sevillanos, muchos de los cuales torcían el gesto cuando veían que les iban a quitar tres o cuatro plazas de aparcamiento en su barrio y vaticinaban que nadie iba a moverse en bici en una ciudad en la que hace tanto calor. No podían estar más equivocados.

Pero eso no da derecho a nadie a ir por el carril bici de la Ronda como si fuera por los Campos Elíseos en el sprint final del Tour de Francia. Porque hay paradas de autobús de las que se baja gente, discapacitados que usan el carril para desplazarse con menos obstáculos, cruces en los que un conductor puede no ver bien al ciclista que viene… Y a más velocidad, mayor es el golpe. Si los ciclistas, los peatones y los conductores aplicaran el sentido común, no habría que mandar a la Policía a decirle a nadie que no puede ir como Induráin en la contrarreloj de Luxemburgo por la calle Tetuán. Pero el sentido común, lamentablemente, no es algo que sobre en estos tiempos.

  • Rosa

    Es verdad, ya era hora, de que se ponga orden en el tema de los ciclistas. Pero tambien hay que poner orden en los peatones cuando invaden el carril bici. Y en los que hacen un carril bici, invadiendo una acera estrecha, donde no queda espacio para los peatones. En fin, ORDEN es lo que necesitamos a montones.

  • Mirto

    Totalmente de acuerdo… Quizás falte decir que, igual que algunos ciclistas abusan, los peatones invaden sistemáticamente el carril bici de Avenida y San Fernando, además su actitud a veces da que pensar que están buscando “liarla”… y suelen ser los más mayores… (Uso bici y peino canas)

  • MPH

    A todos los ciclistas irrespetuosos del mundo. Si les gusta correr por las aceras, tirar literalmente a los peatones, poner en peligro la vida de niños pequeños y ancianos, vengan a Cádiz. Aquí un policía local, mira literalmente para otro lado cuando un ciclista pasa como un energúmeno por el Paseo Marítimo o las aceras y zonas peatonales de Cádiz. Aquí la policía local sólo se preocupa de poner un coche camuflado en la Cuesta de las Calesas, en la Carretera Industrial o en la Avenida principal. No sirven para otra cosa, para poner multas y asegurarse la paga extraordinaria.

  • Peatón

    A Mirto, recordarle que los carriles bicis de San Fernando y la Avenida tienen su buena señal que indica que el peatón tiene prioridad en el mismo.

  • efejota

    Mirto.
    El carril bici de la Avenida y San Fernando, y también el de la Avenida de Roma y todos aquellos marcados con chapitas en el suelo, NO ES CARRIL BICI, es zona peatonal con preferencia para el peatón donde los ciclistas pueden circular.
    Es decir, que no está hecho para que los peatones os dejen el paso, sino para que no vayáis por ninguna otra zona de la vía. Nos os da derecho, os obliga.

  • SILENCIO

    Educación, educación y más educación: unos por creerse que van por el campo, los otros por tener imantado sus pies hacia el liso del carril bici
    Educación

  • José Castro Jiménez

    Hace años que con el aumento de los ciclistas todos los peatones (fundamentalmente los ancianos y niños) no podemos caminar por las aceras tranquilos. A los ciclistas se les está permitiendo TODO, ir por todo tipo de aceras, correr a todas las velocidades, saltear y pasar rozando a los peatones, ir en contramano, pasar corriendo y sin correr pegados a la pared pasando por puertas y esquinas, ignorar todos los semáforos etc..Hasta ahora cuando verbalmente se ha denunciado algún caso a la policia local no han querido saber nada del tema, han dicho que se escribiera al alcalde. Esta falta de respeto al peatón perjudica la imagen de Sevilla, otras ciudades hace tiempo que tienen medidas al respecto. Sevilla ha sido la única ciudad que ha defendido a los ciclistas en contra de los peatones (el señor Monteseirin). No creo en absoluto que se controle en serio a los ciclistas, ni en el centro ni mucho menos en los barrios de la ciudad.

  • Demetrio Baena

    Soy ciclista, me muevo en bici por Sevilla. Todos tienen razón: en calles en las que está expresamente prohibido circular en bicicleta a tiempo parcial o total, ciclistas desaprensivos hacen caso omiso de las normas y crean mal ambiente y “mal rollo” hacia los demás ciclistas respetuosos. Es cierto; invaden y circulan por las aceras, son unos irresponsables y unos maleducados: caigan sobre ellos las sanciones pertinentes. Y también hay peatones que usan los carriles bici como sendas para pasear, para estorbar y para molestar a los ciclistas intencionadamente, es decir, que buscan “jaleo”. En todos los casos que he citado hay un denominador común: falta de educación y falta de compromiso de las autoridades par hacer cumplir la normativa.