Y el alcalde tuvo que hablar de la Policía

fperez | 17 de junio de 2016 a las 5:00

EL 23 de noviembre de 2015, el pasado día de San Clemente, Juan Espadas visitó la Jefatura de la Policía Local para presidir un acto de homenaje a los dos agentes muertos en acto de servicio. Terminada la ofrenda floral, los periodistas le preguntaron por el caso más espinoso que sacude a la Policía Local, el presunto amaño de las oposiciones. El alcalde esquivó la pregunta. “Sobre este asunto no pienso hacer ninguna declaración más. A veces se hacen interpretaciones en negativo de declaraciones que van en positivo y yo estoy aquí para resolver problemas, no para generarlos”, fue la respuesta de Espadas, visiblemente molesto por las preguntas de los informadores.

Ocho meses después, el alcalde ha tenido que volver a hablar de la Policía Local. Ya lo había hecho hace poco cuando confirmó la información publicada por este periódico sobre la intención de fichar a un jefe de fuera del cuerpo. Pero hasta ayer no se había mostrado tan rotundo. Dijo lo que no es más que una evidencia, que la imagen de la Policía Local “no es en absoluto satisfactoria”, pero la afirmación tiene valor por ser él quien lo admite.

Las palabras de ayer de Espadas vienen a confirmar lo que cualquier encuesta ciudadana refleja cuando se le pregunta a los ciudadanos por la Policía Local de Sevilla. O lo que se hartó de decirle –hasta que dejó de cogerle el teléfono– el Defensor del Ciudadano, José Barranca. O lo que les dijo en la cara a los agentes municipales el delegado de Seguridad de los primeros años de Zoido, Demetrio Cabello. Barranca responsabilizó de esta mala imagen al sindicato mayoritario en la plantilla, el Sppme, del que dijo que caía en la “astracanada” cuando protestaba a lomos de un burro por la Plaza Nueva o mandaban a sus afiliados a prestar servicios con una mascarilla en la cara.

El caso de la filtración del examen de las oposiciones hundió del todo la imagen del cuerpo. Los responsables del Sppme –varios de sus miembros están entre los procesados– aseguraron entonces que había una campaña orquestada para dañar la Policía Local. Igual se piensan ahora que el alcalde se ha unido a esa gran conspiración que el mundo entero ha montado contra ellos. De ese complot, por cierto, no debe estar todavía demasiado enterado el fiscal del caso de las dietas.

Antes de la defensa que este representante del Ministerio Público hizo ayer de los policías locales acusados, hubo varios intentos de mejorar la imagen del cuerpo. El gobierno de Zoido ideó una muy buena campaña publicitaria, aquella del A tu lado. El de Espadas ha creado el canal de Emergencias Sevilla para dar cuenta a la ciudadanía de todo –absolutamente todo, incluido el rescate de un buitre con golpe de calor y otros servicios exóticos– lo que hacen los policías locales a diario.

De poco han servido estos esfuerzos. El alcalde aseguró hace ocho meses que estaba para resolver problemas. Admitir que la imagen de la Policía Local es deficiente no basta. Hacen falta medidas. Mantener en sus puestos a todos los policías imputados y/o procesados seguirá teniendo un elevado coste de imagen.

  • jose

    alguna puntualización , el Sr. Demetrio Cabello solo habló cuando sabia que se marchaba antes ni mú-
    El sr. oficial al parecer acosado ,hablo con el delegado antes de ir a los tribunales y el mencionado se lavo las manos.
    El Sr. Bustelo entra en el despacho del sr. Delegado del pin como Pedro por su casa, conclusión el Jefe natural del cuerpo El Alcalde tiene conocimiento de todo y mira para otro lado.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber