Historia de una multa

fperez | 1 de agosto de 2016 a las 18:39

QUIEN esto firma no es demasiado partidario del uso de la primera persona en textos periodísticos, pero hoy se va a conceder esa licencia por tratarse de una historia vivida, o más bien sufrida, por él. Una experiencia que le ha hecho plantearse una reflexión sobre el proceso de notificación de multas del Ayuntamiento de Sevilla, y si lo que le ha pasado es fruto de un mero error puntual o si por el contrario es producto de un sistema establecido para conseguir la mayor recaudación posible. Cambiemos, pues, de estilo.

La tarde del 12 de abril, martes de Feria, aparqué el coche en la calle Marqués de Paradas. Tenía metido en la cabeza que éste era el festivo que el Ayuntamiento había establecido este año a cambio del día de San Fernando, cuando en realidad se trataba del día siguiente, el miércoles 13. Así que dejé el vehículo aparcado en un lugar regularizado con la zona azul y me marché sin pagar creyendo que por ser festivo estaba exento. Cuando regresé, obviamente, tenía la multa puesta en el parabrisas.

La notificación no llegó a mi domicilio hasta mediados de julio. En el sobre de la Agencia Tributaria me llamó la atención que había dos sellos con unas horas apuntadas con un bolígrafo azul. Eran los días en los que el cartero se había pasado por mi casa y, viendo que no había nadie en ella, se había marchado llevándose la multa. El primero de los sellos llevaba la fecha del 13 de junio de 2016 y una anotación a mano que indicaba que la visita del cartero había sido a las 10:09. El segundo había sido el día siguiente, 14 de junio, a
las 13:11. Como no se veía bien el 4 del 14 del sello, el cartero lo remarcó con el mismo bolígrafo con el que firmó y apuntó la hora.

Sabiendo que se trataba de la multa de zona azul de aquel día de Feria, abrí el sobre y miré, confiado, el plazo en el que podía pagar con la reducción del pronto pago. Mi sorpresa fue que la fecha límite era el 29 de junio de 2016. Es decir, dos semanas antes de que hubiera recibido por fin la notificación. Ninguna de las dos veces que el cartero había estado ante mi buzón había dejado papel alguno avisando de que había pasado por allí. Simplemente había apuntado fecha y hora en el sobre y se lo había vuelto a llevar consigo. Otras veces me han dejado un aviso de Correos en el que se me indica que tengo una carta del Ayuntamiento en la oficina más próxima, y que puedo recogerla en un plazo y horario que explican a continuación.

En esta ocasión, sólo hubiera podido recoger la multa en plazo para poder pagarla con la bonificación del 50% si me hubiera encontrado en mi domicilio cuando el cartero fue a llevar la carta. Después, éste dejó pasar un mes para depositar el sobre en el buzón, provocando así que sobrepasara el plazo para abonar sólo la mitad del importe de la multa.

Llegué a plantearme pagar la sanción íntegra, pensando que cualquier batalla contra la Agencia Tributaria local no sólo sería en vano sino que además implicaría la pérdida de una mañana de oficina en oficina. Decidí no hacerlo. No ya por los 70 euros que era el importe íntegro, sino porque la manera en la que había sido notificada merecía al menos una explicación. Así que fui a una de las oficinas de Hacienda del Ayuntamiento de Sevilla y expliqué, muy sucintamente, lo que había pasado. “Buenos días, mire, he recibido una multa de zona azul, y me ha sido notificada después de que hubiera expirado el plazo para poder pagarla con la reducción por pronto pago”. No detallé más. Al funcionario no le hablé de los sellos del cartero, ni de las fechas, ni de que no había dejado ningún aviso…

“¿Tiene usted la multa ahí?”, me preguntó. Se la entregué. Introdujo unos datos en el ordenador y, acto seguido, me dijo:“Le imprimo una hoja de pago con la bonificación del 50%. Tiene usted hasta el 11 de agosto para pagarla en cualquier entidad bancaria”. Sin tener que dar más explicaciones, ni formular alegaciones ni rellenar pliegos de descargos, salí de la oficina de Hacienda con una multa de 35 euros en vez de 70, y con la sólida impresión de que no era el primero al que le notificaban tarde una multa. Salí convencido de que el sistema de notificaciones está establecido de esa forma porque, de cada cien multas, habrá un porcentaje importante de gente que, por desconocimiento o simple desgana, no vaya a reclamar. Hagan sus propios cálculos. Verán que así resulta más fácil cuadrar los presupuestos del Ayuntamiento.

  • Manuel

    A mí me puso el coche pone multas de la policia local, una multa estando en doble fila esperando saliera un coche para poder aparcar y me enteré de la multa por medio de una llamada de un bufete de abogados ya que no me llego ninguna notificación por parte del ayuntamiento, indefensión ante la multa y ante la agencia tributaria

  • qiang chen

    A mí me paso igual, el día que recogí una multa de zona azul ya tenía fecha de pago voluntario expirado. Estamos recurriendo a traves de una agencia de abogado.

  • Ya está bien

    Impuesto recaudatorio puro y duro y no digamos cuando en la calzada no hay señalización alguna de zona azul ya que estiman que los ciudadanos debemos conocer Que calles son de zona azul aunque en el pavimento no lo indiquen como tal c

  • Miguel

    Aparqué en la esquina de la calle Adriano -con señalización horizontal de color azul- donde la misma confluye con las calles Arenal y Canal. Me dirigí al expendedor de tiques más cercano -el de la calle Arenal- y extraje un tique que puse en el salpicadero del coche en lugar bien visible desde el exterior. Cuando volví me encontré con una multa. Pregunté el porqué de la sanción y me explicaron que había puesto un tique de “zona azul” estando aparcado en “zona mar”. ¿Y cómo demonios podía saber yo que aquello era “zona mar” si no había ninguna señal informativa que lo indicara y además la única señalización eran las líneas azules delimitando los aparcamientos? Hice el correspondiente escrito de alegaciones y sin recibir explicación alguna me clavaron 70 euros. Esperaba que el Ayuntamiento hubiera reconocido que la señalización era inexistente o, cuando menos, confusa; pero no fue así. Mi sentimiento de indefensión me dolió más que el “atraco” del que fui objeto.

  • Alejandro

    El sistema de notificaciones de la Administración, en este caso, el órgano conocido como el Ayuntamiento de Sevilla, sigue la ley impuesta por el Gobierno y no una ley municipal. Dicha ley es la 39/2015 pudiéndose consultar los plazos y el procedimiento de las notificaciones.

    Un saludo.

  • Benjamin

    A mi me ocurrió igual en bami, aparque en zona “azul”, y después de pagar a través del móvil, me encontré que me habían multado. La excusa?, en la franja horaria en la que aparque era zona mar y la señalización eran las líneas de color azul, que según el revisor eran de un tono azul distinto según el revisor, increíble pero cierto, puede un ayuntamiento robarle de esa forma a los ciudadanos?, Por desgracia si puede y lo está haciendo todos los días.

  • sei

    Todos a callar y a pasar por caja, que las cajas de gambas que se meten en el Ayuntamiento, están de precio por las nubes.
    Zona azul: la estafa más denigrante de la historia. Y todos calladitos como borregos.

  • Fran

    A mi me denunciaron estando bien aparcado, tenia un coche en doble fila junto al mio y paso el coche pone multas y me multo a mi mandandome la foto de mi coche bien aparcado…no cabia mas absurdidad

  • juo

    El próximo 3 de octubre compareceré en juicio contra la Agencia Tributaria del Ayto. de Sevilla, Sala de lo Contencioso-Administrativo, por falta de notificación de una multa, cuyo importe, por esta incidencia, se ha triplicado. Afortunadamente el caso se llevará ante un Juez que está condenando a todos los organismos oficiales por clara actuación fraudulenta en el procedimiento de notificaciones con el único fin de recaudar. De vergüeza! Os animo a todos los implicados que reclaméis hasta donde podáis porque esto lo seguirán haciendo.

  • ana

    Se supone que el pago en voluntaria con la reducción del 50% es aplicable a partir del siguiente dia hábil una vez notificada la multa al titular del vehículo (dado que no te han prado los agentes y te han tomado ellos mismos los datos, notificándote en el momento)y en la dirección donde el vehiculo esté domiciliado (esos datos los puedes comprobar en la tarjeta de circulación del vehiculo, que, normalmente, coincidirá o al menos debe coincidir con tu propio domicilio).

    Si en los dos intentos de notificación de la multa en periodo voluntario, no se produjera, se publica en el boletin oficial de la provincia y tienes un plazo de 20 dias para recibir la notificación.Es aqui, donde muchas financieras, casas de seguros para captar clientes o incluso, despachos de abogados, llaman y es cuando te enteras de que puedes tener una multa, si no has recibido ningun tipo de aviso.

    Si no recibes esa notificación o no haces caso a los avisos que hayan podido dejarte o no te llegan, entonces, acaba el periodo en voluntaria y comienza el periodo en ejecutiva de la multa.

  • fperez

    Efectivamente, pero lo normal es que el cartero deje un aviso en el buzón cada vez que ha ido. Así al menos lo han hecho otras veces. No tiene sentido que se lleve el sobre con la multa sin decir nada.

  • Juan Payan

    Las notificaciones administrativas tienen dos intentos de entrega a través de correos. En el primer intento, si es infructuoso, no se deja aviso y al segundo intento sí se deja para que el destinatario pueda pasarse por su oficina de correos a retirar la notificación en los siete días naturales posteriores al aviso. Por otro lado, el ayuntamiento usa el sistema de notificación con siete días en lista y entrega en buzón. ¿Qué quiere decir ésto? Pues que si a pesar de haberse hecho los dos intentos de entrega domiciliaria y haber estado la carta en oficina para su recogida no se ha recogido, se devuelve a correos para su depósito como carta ordinaria en buzón y se graba informáticamente este hecho, constando al ayuntamiento como fecha de entrega esta última.

  • Filosofo hispalesis

    ESE CHORICEO DE LA ZONA AZUL,SUPUESTAMENTE PARA LIMPIAR DE GORRILLAS, Y JUNTO A LA HOLGAZANERÍA Y MANGONEO DE LOS FUNCIONARIOS MUNICIPALES HACEN DE SEVILLA UNA CIUDAD TERCERMUNDISTA O DE LA ZONA DE INFLUENCIA DE LA MAFIA ITALIANA.

  • Manuel

    Hace unos años me paso lo mismo, con mi error personal de personarme en Correos, donde me dijeron que si la carta llego tarde a mi domicilio NO era culpa suya (seria mia, claro).

    En este caso era de la Guardia Civil por un exceso de velocidad, del cual no me dieron la mas minima posibilidad de acogerme al 50% de reduccion.

  • Azabache

    Bueno, lo mismo pasa en asuntos más importantes y de organismos estatales. Resulta que correos alega que sólo hay que entregar aviso en el segundo intento de entrega. Del primero ni se entera Vd. El segundo puede cogerle fuera y caducar el derecho a retirar la notificación. O pasa lo que Ud. Dice. En casi todos los casos, en cartería alegan que el cartero habitual estaba en otra cosa, y era un sustituto, que nos es funcionario y que si quieres arroz.
    Y eso sin contar cuando ha estado Ud toda la mañana en su casa y al salir se encuentra el aviso en el que se dice que no había nadie en el domicilio.

  • Azabache

    Léase el contrato del Servicio de Correros con el Estado.
    Estamos vendidos.

  • ANA

    A mi me llegó una multa que se supone me habia denunciado yo misma, se ha visto mayor fantasmada, EN MI PROPIO DOMICILIO POR OBSTRUCCION A LA SALIDA Y TENGO JARDIN JAJAJAJA