Archivos para el tag ‘carril bici’

Ya era hora

fperez | 29 de octubre de 2015 a las 5:00

Policía controlando a las bicis en la calle Tetuán.

Cuando uno ve a dos policías locales en mitad de la calle Tetuán parando a todo el que viene en bici desde la Campana o la Plaza Nueva, la primera frase que se le viene a la mente consta de tres palabras: ya era hora. Lo piensa uno que es ciclista y que se desplaza habitualmente en bicicleta, pero al que se le queda cara de tonto cada vez que se para en un semáforo en rojo y ve como uno tras otro de sus semejantes le adelantan por la derecha e izquierda o le miran extrañados porque no se lo salta.

Lo de respetar las normas no fue nunca con buena parte de los ciclistas sevillanos, que además se vieron respaldados por la impunidad de la que han gozado durante años. En un simple paseo por el carril bici se pueden contar decenas de infracciones de ciclistas. El que menos va escuchando música con unos auriculares. El que más va a contramano, no respeta un semáforo y se mete en la acera cada vez que se encuentra un coche de frente. Y a lo mejor hasta va whatsapeando con el móvil.

Han tenido que ocurrir varios accidentes para que la Jefatura de la Policía Local, con buen criterio, envíe a sus agentes a bajar de la bici a todo el que pase montado en ella por las calles peatonales. Dice la norma que los ciclistas han de guardar una distancia de un metro con respecto a los peatones, una máxima imposible de cumplir en el centro. Hay ciclistas que echan pie a tierra, que en ir andando de la Campana a la Plaza Nueva se tardan un par de minutos, pero hay otros que terminan haciendo esláloms para sortear a los viandantes, con el riesgo de que se pueda cruzar un niño o un anciano.

El carril bici de Sevilla es, de largo, la mejor obra que se ha hecho en la ciudad en los últimos años. Ha supuesto una revolución en la manera de desplazarse de decenas de miles de sevillanos, muchos de los cuales torcían el gesto cuando veían que les iban a quitar tres o cuatro plazas de aparcamiento en su barrio y vaticinaban que nadie iba a moverse en bici en una ciudad en la que hace tanto calor. No podían estar más equivocados.

Pero eso no da derecho a nadie a ir por el carril bici de la Ronda como si fuera por los Campos Elíseos en el sprint final del Tour de Francia. Porque hay paradas de autobús de las que se baja gente, discapacitados que usan el carril para desplazarse con menos obstáculos, cruces en los que un conductor puede no ver bien al ciclista que viene… Y a más velocidad, mayor es el golpe. Si los ciclistas, los peatones y los conductores aplicaran el sentido común, no habría que mandar a la Policía a decirle a nadie que no puede ir como Induráin en la contrarreloj de Luxemburgo por la calle Tetuán. Pero el sentido común, lamentablemente, no es algo que sobre en estos tiempos.