Tengan cuidado ahí fuera » delegado del gobierno

Archivos para el tag ‘delegado del gobierno’

El Cuervo. Primer resbalón de Sanz

fperez | 12 de marzo de 2015 a las 6:00

El SEVILLA,11/03/2015.de El Cuervo ha sido el primer crimen del año 2015 en la provincia de Sevilla. Un suceso dramático protagonizado por Visitación Sánchez, una vecina con depresión por la muerte traumática en accidente laboral de su marido en el año 1981. Nunca superó aquello y, pese a que rehízo su vida, volvió a recaer. Esta mujer degolló la noche del martes al miércoles a su compañero sentimental, Juan Suárez, con el que vivió más de 25 años, mató a su perro y se quitó la vida después. Una historia que ha conmocionado a este pequeño pueblo limítrofe con la provincia de Cádiz, pero que policialmente está prácticamente resuelta. Al estar muerta la presunta autora del crimen, se cierra el caso. Quizás haya en El Cuervo quien piense que mejor que no haya detención ni juicio porque eso ahondaría en la herida de una familia destrozada por lo ocurrido.

El crimen deja también la primera metedura de pata de Antonio Sanz como delegado del Gobierno en Andalucía. Es muy habitual que, cuando se produce un suceso de estas características, los periodistas pregunten por el asunto al delegado (como máximo responsable político de la Policía y de la Guardia Civil que es en la comunidad). Los políticos generalmente suelen decir poco o nada, y salir del paso con frases hechas del tipo “la investigación continúa abierta”, “el caso está en manos del juzgado” o “sólo se puede confirmar que hay indicios de violencia”. Dignas todas del mismísimo Perogrullo. En esto era un auténtico maestro Juan José López Garzón, que era capaz de pasarse minutos hablando sin decir gran cosa.

Los informadores ya saben que estas preguntas poco aportan a la hora de elaborar su información, y que mucho más rico es desplazarse al pueblo y hablar con testigos, familiares o vecinos, pero una declaración del político suele venir muy bien a las cadenas de televisión y, por qué no, la esperanza en que alguna vez se dé información relevante es lo último que se pierde.

No fue el caso del estreno de Antonio Sanz en estas lides. El nuevo delegado del Gobierno dijo a los periodistas que los primeros indicios recogidos por la Guardia Civil apuntaban a un “posible caso de violencia doméstica”. Luego matizó que no estaba confirmado que se tratara de un crimen machista, para terminar diciendo que “pudiera ser”. Sanz debió darse cuenta del jardín en el que se estaba metiendo y añadió una frase más para concluir su declaración: “Los estudios forenses están determinando qué ha podido ocurrir, mientras se investigan las circunstancias familiares y de convivencia de este matrimonio”. Es decir, una obviedad.

Sanz no ha tenido suerte en su estreno a la hora de informar de los sucesos. En la pareja de El Cuervo no hay ningún antecedente de violencia doméstica, al menos que los juzgados y las Fuerzas de Seguridad conozcan. Tampoco la escena del crimen indicaba un homicidio de este tipo, aunque nunca está de más recordar que los investigadores no descartan ninguna hipótesis y que siempre hay que tener la precaución de esperar a que lleguen los resultados de las autopsias. Sanz quiso tirar de manual en su respuesta y terminó diciendo justo lo contrario de lo que había sucedido, esto es, que en este caso fue la mujer la que mató al hombre.

Parece que el nuevo delegado sigue, con declaraciones de este tipo, el camino marcado por su predecesora, Carmen Crespo. La almeriense destacó en su paso por la sede de la Plaza de España por unos cuantos patinazos parecidos. Por ejemplo, achacó a causas naturales la muerte de una menor en una atracción de feria en Maribáñez, una pedanía de Los Palacios, cuando la Guardia Civil ya tenía confirmado que sufrió una descarga eléctrica. O mostró su deseo de que los huesos aparecidos en Camas pertenecieran a Marta del Castillo, cuando ella ya debería saber (se supone que la Policía informa primero a sus responsables) que había más de 200 piezas y que todas ellas eran muy antiguas. O prometió novedades inmediatas en la investigación del crimen del agricultor de La Rinconada, que no se resolvería hasta varios meses después con la detención del hermano de la víctima. En estos casos, quizás sea mejor no decir nada.