Archivos para el tag ‘detenido’

Agresión ultra en Bilbao

fperez | 27 de abril de 2017 a las 14:06

Agresión en Bilbao from Joly Digital on Vimeo.

Una persona está tomando algo tranquilamente en una terraza de un bar de Bilbao. Junto a él está sentado su perro. Un joven se le acerca y le dice algo así como “tú, Javilondo”, lo que probablemente sea una alteración de Gabilondo, uno de los apellidos vascos más comunes. Le pregunta directamente si es proetarra, le tira el contenido de un vaso a la cara, le arrea un guantazo con la mano abierta y se lía a patadas con él. Lo persigue hasta que el agredido encuentra refugio en el interior del bar. El agresor se marcha al grito de Arriba España y profiriendo amenazas a su víctima, mientras sus acompañantes le ríen la gracia.

El vídeo ha sido grabado esta mañana en Bilbao, donde el Betis se enfrenta esta noche al Athletic. Lo protagoniza el que fuera líder de los Supporters, que estuvo en prisión recientemente por otra agresión en la calle Trastamara, que la Policía calificó de homófoba aunque él lo niega. Fue puesto en libertad pero con una orden de alejamiento de Sevilla. Alguien lo localizó en la capital andaluza el 2 de marzo y llamó a la Policía. Consiguió escapar huyendo a toda velocidad por la A-49 hasta acabar en un camino rural de Benacazón, donde estuvo a punto de atropellar a un guardia civil.

Permaneció fugado tres semanas. Fue entonces cuando trascendió un vídeo suyo en el que aparecía extrayéndose una bala. Su entorno asegura que el disparo fue hecho por un guardia civil a quemarropa. El instituto armado lo volvió a detener en un bar de Matalascañas cuando veía el partido del Betis contra el Osasuna, el 17 de marzo. El juez de La Palma del Condado lo dejó de nuevo en libertad.

La Ertzaintza ha identificado por la tarde a este ultra, así como a los otros dos que aparecen en el vídeo. La víctima de la misma no ha querido presentar denuncia, según ha informado el Departamento vasco de Seguridad a Europa Press.

Un ‘lobo’ anda suelto

fperez | 26 de marzo de 2015 a las 6:00

paseo junto al Guadaira,

Un juez de Sevilla ha dejado en libertad a un hombre de 50 años que fue detenido tras cometer, presuntamente, dos agresiones sexuales en Bellavista. El delincuente se apostaba en una zona verde próxima al Cortijo de Cuarto y abordaba a las mujeres que caminaban o corrían solas por este lugar. Actuaba a plena luz del día, se acercaba a las mujeres mostrándoles el pene y les realizaba, presuntamente, tocamientos obscenos. A una de las víctimas, que corría más que él, la persiguió con el coche, causándole lesiones. La Policía le ha imputado en principio dos casos, los de las dos mujeres que denunciaron los hechos, pero teme que, por el modus operandi del delincuente, pueda haber muchos más. De hecho, la Policía ha hecho un llamamiento para que toda mujer que haya sufrido estos tocamientos o agresiones se dirija a la Jefatura Superior a poner lo ocurrido en conocimiento de los investigadores, que pertenecen a una unidad llamada Servicio de Atención a la Familia (SAF).

Con esta detención, el sospechoso, de 50 años y vecino de Dos Hermanas, suma ya cinco arrestos por agresiones sexuales, más otros dos por un robo con fuerza y por una reclamación judicial. Parece claro, por tanto, que es un tipo que no ha conseguido reinsertarse ni curarse de la enfermedad o mal que le lleva a cometer estas presuntas agresiones. Cualquier experto podrá acreditar la dificultad para la rehabilitación que tienen los delincuentes sexuales. Por mucho que asuman que tienen un problema del que necesitan tratarse, por muchos consejos que los propios policías puedan darle durante su estancia en los calabozos, por mucha terapia que hagan, la mayoría de ellos termina reincidiendo.

Cierto es que este hombre, que se sepa, no había llegado a cometer una violación. Cierto es que parece conformarse con tocar a sus víctimas y no las fuerza a nada más, aunque sí ha declarado que tenía intención de mantener con ellas relaciones sexuales. Estando en la calle siempre va a existir el riesgo de que dé un paso más. Ya lo hizo con la mujer a la que no pudo alcanzar a pie, a la que persiguió en un coche y atropelló. ¿Y si en vez de causarle lesiones leves la derriba y le da un mal golpe?

Ni siquiera por estas lesiones el juez ha decidido enviarlo a prisión, aunque sólo sea por una temporada. Una de las primeras entradas de este casi recién nacido blog iba precisamente de unos ladrones a los que un juez había dejado en libertad pese a que se había probado su participación en varios delitos. Decíamos entonces que la sensación que estas decisiones judicales deja en los policías y guardias civiles era similar a la de quien intenta vaciar el mar con un colador. El protagonista del caso de hoy no es ningún ladrón, o al menos no lo es ahora (tiene una detención anterior por robo), pero su puesta en libertad es, si cabe, una decisión más difícil de comprender.

Quien esto firma duda mucho de que la cárcel sea la solución para este tipo de delincuentes sexuales, pero desde luego la libertad tampoco lo es. Donde no puede estar nunca un tipo como este es en la calle. No es la integridad de las mujeres la única que corre peligro. Nadie puede garantizar tampoco la suya propia. Ambos conceptos parecen más que suficientes para justificar una orden de prisión preventiva.