Archivos para el tag ‘estafa’

Palabrita del niño Jesús que no me escapo

fperez | 23 de agosto de 2016 a las 19:09

IMAGINE por un momento que usted es juez. Imagine que acaba de volver de vacaciones y, el primer día que ha vuelto usted a trabajar, le toca oír en declaración a un señor sobre el que pesaba desde hace quince meses una orden de búsqueda y captura internacional porque se había fugado con casi cuatro millones de euros de unos parcelistas. Que por algo le llaman el Dioni de Almensilla. Imagine además que el sospechoso tiene tres causas abiertas en otros tantos juzgados sevillanos, una de ellas por vender como aceite de oliva virgen extra un líquido que en realidad era una mezcla de aceites de baja calidad y semillas con sólo un 10% de virgen extra.

Imagine también que la Policía Nacional localizó a ese señor hace unos meses en Santo Domingo, donde se estaba pegando una vida de lujo con su novia, pero que se escapó porque por el juzgado que usted ahora dirige pasaron varios jueces en varios meses y la orden internacional de detención tardó un par de meses en tramitarse, tiempo más que suficiente para que el pájaro volara.

Imagine que finalmente la Policía detiene a ese tipo en el aeropuerto de Barajas y una mañana, la primera después de vacaciones, se lo traen. Imagine que usted ejecuta la orden de ingreso en prisión que tiene pendiente y que además le impone una fianza millonaria:los 3,7 millones que se llevó más el tercio que exige la ley. Imagine que pasan unos días y que el abogado defensor de ese señor le presenta un recurso en el que le pide que deje a su cliente en libertad. Imagine que lee usted ese recurso y se encuentra con dos argumentos principales. El primero es la imposibilidad de volver a cometer delito. Es cierto, probablemente ese señor jamás tendrá acceso a casi cuatro millones de euros para volver a robarlos.

El segundo argumento es sencillamente delirante: no hay riesgo de fuga. Sí, está leyendo usted bien. El abogado de un tipo que se ha pasado quince meses fugado le está poniendo a usted por escrito que no hay riesgo de fuga. Que lo de trincar el dinero de los parcelistas –la mayoría de ellos ancianos y pensionistas, a los que ha dejado al borde del desahucio–, y largarse al Caribe no lo va volver a hacer. Palabrita del niño Jesús, le ha debido faltar poner en el recurso. Y a usted, como juez imaginario que es hoy, le debe entrar la risa floja. Porque si no, con la libertad que le da la imaginación, es capaz de empapelar también al abogado.