Archivos para el tag ‘homicidios’

El año 2016 en diez sucesos

fperez | 2 de enero de 2017 a las 5:00

EL año 2016 deparó algunos de los crímenes más brutales de la historia reciente de Sevilla. Aunque fue un ejercicio bueno para las estadísticas de seguridad ciudadana y bajaron en general los delitos pese a la falta de policías, algunas de las muertes violentas ocurridas en 2016 superaron con creces las historias inventadas por cualquier guionista de cine o escritor de novela negra. Lo que viene a continuación es una selección de diez sucesos destacados del año.

1) EL ASESINATO DEL PARQUE DE MARÍA LUISA

Es posiblemente el acto más bárbaro ocurrido en Sevilla desde que se tenga memoria. Ha habido crímenes muy violentos, jóvenes o niños desaparecidos a los que se sigue buscando sin éxito, víctimas torturadas, pero nunca se había dado el caso de que una chica fuera a quitarse la vida y terminara desangrara tras una brutal agresión sexual. Ocurrió el 23 de febrero en el Parque de María Luisa. La víctima, Sara L. M., de 30 años, había elegido la glorieta de Bécquer para suicidarse. Había elegido poner fin a su vida en un lugar con una especial carga romántica. Entró en el parque de noche y se tomó una gran cantidad de fármacos. Se encontraba inconsciente cuando fue abordada por Francisco Morillo, un mirón, uno de los tipos que frecuenta el parque para observar –y a veces participar en ellas– las prácticas sexuales que cuando cae la noche se mantienen en este recinto. Morillo violó a la chica moribunda de manera salvaje, causándole unas desgarradores lesiones que le provocaron la muerte por desangramiento. Luego se marchó y la dejó abandonada en un banco, donde la encontraron los empleados del parque a la mañana siguiente.

2) UN MUERTO CONGELADO EN UNA HELADERÍA 

Fue el primer homicidio del año. Sucedió el 8 de enero en una heladería de la calle Otoño, en la Macarena. La heladera, María del Carmen Quero Bernal, se presentó al día siguiente en la comisaría de la Policía Nacional de Dos Hermanas asegurando que había matado a un hombre y tenía el cuerpo en un congelador de su negocio. La Policía comprobó la veracidad de los hechos. La víctima era Manuel Martín Ojeda, un hombre de 62 años que frecuentaba los bares del barrio y con el que probablemente había acordado mantener relaciones sexuales. Aquel acuerdo terminó, por un motivo que aún ha de aclarar la investigación judicial, con una discusión entre ambos. En el curso de esta pelea, la mujer propinó al hombre un fuerte golpe en la cabeza con una estatuilla de Buda y lo estranguló con un cable de teléfono. Tras matarlo, limpió el local y guardó el cadáver en un congelador, oculto entre los helados. Lo hizo de tal manera que, al día siguiente, los agentes de la Policía Local que miraron en el interior de la heladería por petición de la familia del desaparecido –que lo buscaba por el barrio y sabía que había sido visto en compañía de la heladera– no fueron capaces de verlo. Unas horas después, la heladera confesó el crimen.

3) EL DESCUARTIZADOR DE DOS HERMANAS

El día bisiesto, el 29 de febrero, deparaba el tercer crimen brutal del año, una especie de cierre de la trilogía de los horrores iniciada en la heladería de la Macarena que tuvo su segundo episodio macabro en el Parque de María Luisa. Apenas unos días después de aquel caso, con la Policía aún investigando la violación y muerte de Sara L. M., aparecía un cadáver troceado en un piso de la calle Las Cabezas de San Juan de Dos Hermanas. Era lo que quedaba del cuerpo de Diego de Dios Ronda, un hombre de 54 años al que los dueños de una bodeguita que frecuentaba a diario echaron en falta después de que llevara tres días sin aparecer. Fueron a buscarlo a su casa y les abrió la puerta su sobrino, Francisco Javier Román de Dios, de 38 años, un toxicómano al que Diego había acogido en su casa después de que su madre lo echara por sus continuos problemas con las drogas. Le pagó de la peor manera posible. Los hosteleros vieron un comportamiento extraño del sobrino y llamaron a la Policía. El primer patrullero que llegó descubrió los trozos del cuerpo de Diego, al que su sobrino había descuartizado con cierta precisión. Lo había eviscerado y arrojado los órganos internos al retrete. Por eso no se pudo determinar con exactitud la fecha de la muerte, que se cree que fue entre la noche del 26 y la mañana del 27 de febrero. También le cortó las piernas, las envolvió y las enterró en un descampado a las afueras de la ciudad.

4) EL DOBLE PARRICIDIO DE ARAHAL

La droga también estuvo detrás del único doble crimen ocurrido este año. Fue el último homicidio de 2016 y ocurrió en una vivienda de Arahal. Un drogadicto, Juan Antonio Portillo Brenes, mató a su hermana y a su madre, a las que asestó decenas de puñaladas. Tras apuñalar hasta en cincuenta ocasiones a su hermana, Rosa María Portillo, salió de la casa y se gastó 750 euros en cocaína. Regresó a la vivienda y estuvo consumiendo toda la noche hasta que llegó su madre, Rosario Brenes, que se encontraba fuera trabajando como cuidadora. Cuando ésta regresó del trabajo, Juan Antonio la atacó con un cuchillo y le asestó unas cuarenta puñaladas. Después se autolesionó clavándose el arma blanca en el abdomen. No llegó a morir y lo encontró malherido otro hermano, que tuvo la desgracia de descubrir los cuerpos de su hermana y su madre.

5) EL ESTRANGULAMIENTO DEL AEROPUERTO

Hubo dos crímenes machistas en la provincia de Sevilla a lo largo de 2016. Las dos víctimas eran extranjeras. También lo eran los agresores. El primer caso ocurrió el 30 de mayo en un aparcamiento del aeropuerto de San Pablo. Una joven rumana, Jana Enache, fue estrangulada con un cable por su marido, Toader Ciprian Enache, después de que la pareja discutiera porque habían perdido un vuelo que iba a llevar a la mujer de regreso a Italia, donde trabajaba. Tras cometer el crimen, el agresor pasó la noche en el coche con el cadáver y, a la mañana siguiente, salió del aeropuerto haciendo autoestop. Quería ir a Huelva, donde su padre se encontraba trabajando en un circo. Así llegó hasta Bollullos Par del Condado, donde se entregó a la Policía Local.

6) OTRO ASESINATO MACHISTA EN OLIVARES

El segundo asesinato de una mujer a manos de su marido ocurrió el 16 de octubre en Olivares. La víctima fue una mujer dominicana, Stefany María González Escarraman, de 26 años, que recibió una única puñalada mortal en el corazón. El asesino fue su marido, un ex policía dominicano de 41 años que luego quiso darse a la fuga. Fue detenido en Salteras. La fotografía del criminal arrestado tendido en el suelo, con la ropa llena de sangre, dio la vuelta a España. El crimen generó una cierta polémica porque la mujer había denunciado un mes antes al marido y la juez no tomó ninguna medida cautelar porque la Guardia Civil no consideró que se tratara de un caso de riesgo.

7) EL CRIMEN DE LAS CUÑADAS

Ana Deza Vázquez apareció muerta en su casa de La Rinconada la tarde del 19 de abril. Tenía un fuerte golpe en la cabeza y numerosas puñaladas. A los tres días, la Guardia Civil detuvo a dos hermanas de su difunto marido y al novio de una de ellas como presuntos autores del crimen. Aunque todavía está bajo investigación, todo apunta a una venganza porque la familia del marido acusaba a Ana de estar detrás de la muerte de éste. Los presuntos asesinos tampoco toleraban una nueva relación sentimental que había iniciado la víctima.

8) UN CADÁVER EN EL MALETERO DE UN COCHE QUEMADO

El 10 de julio, los Bomberos acudían a sofocar el incendio de un coche en llamas a un descampado de Alcalá de Guadaíra. En el maletero había un cuerpo totalmente carbonizado. Era el de Joaquín Gómez Borrallo, un gestor autónomo que había desaparecido cinco días atrás de su domicilio de Rochelambert. El Grupo de Homicidios de la Policía Nacional logró esclarecer el caso tras una compleja investigación, en la que fue detenido el presunto autor del crimen y un cómplice. Una deuda de unos 5.000 euros fue el móvil de este brutal asesinato, cometido con un hacha en una vivienda de Palmete. El presunto autor fue Félix José Alba Peinado, un joven de 27 años dueño de un taller de motos de Su Eminencia, a quien la víctima llevaba las cuentas y se sentía estafado.

9) UNA FÁBRICA ARRASADA POR LAS LLAMAS

Un devastador incendio destruyó por completo la fábrica de Ybarra, ubicada en Dos Hermanas. Las llamas se iniciaron a primera hora de la tarde del 16 de julio y en cuestión de minutos se propagaron por todo el recinto. La fábrica quedó completamente calcinada y la nube de humo no sólo se vio desde toda la provincia de Sevilla y desde las playas de Huelva y Cádiz, sino también desde el espacio. La investigación posterior corroboró que el fuego había sido accidental y que se había generado por las altas temperaturas, las fuertes rachas de viento y la existencia de material inflamable. Ninguna de estas circunstancias aclara el origen del fuego, pero la juez decidió archivar el caso, teniendo en cuenta que no hubo víctimas. Ahora Ybarra trabaja en la construcción de una nueva planta.

10) LA VIOLACIÓN MÚLTIPLE DE PAMPLONA

No ocurrió en Sevilla pero lo protagonizaron cinco sevillanos. Probablemente sea el suceso del que más se ha hablado en los últimos meses en toda España, quizás junto con la desaparición de Diana Quer y el fraude del padre de la niña Nadia. Cinco jóvenes sevillanos, entre los que hay un guardia civil y un militar, permanecen acusados de una violación múltiple a una chica de 19 años cometida el 7 de julio en Pamplona, durante las fiestas de San Fermín. El grupo de whatsapp de los acusados y la declaración de uno de ellos, el Prenda, propiciaron jugosos titulares a las televisiones de todo el país.