Archivos para el tag ‘libertad’

La banda de los robos express

fperez | 20 de mayo de 2015 a las 5:00

En poco más de un minuto, estos cuatro ladrones que aparecen en el vídeo son capaces de arrancar una persiana metálica de seguridad, romper a patadas una puerta de cristal y acceder hasta el interior de la tienda, de donde se llevan varios teléfonos móviles de última generación. El vídeo corresponde a un robo con fuerza sufrido por un negocio de telefonía de un municipio próximo a Sevilla. Está grabado por una cámara de seguridad pocos minutos antes de las cinco de la mañana del 22 de abril. Los ladrones, encapuchados, aparcan en la puerta del comercio y disimulan cuando pasa algún vehículo cerca. Luego, haciendo uso de la fuerza bruta, arrancan la persiana. Uno de ellos propina varias patadas al cristal de la puerta hasta que éste cede. Los delincuentes entran en la tienda y sólo pasan unos segundos en su interior, buscan los teléfonos más caros y se van a la carrera.

Los autores de este robo han perpetrado, presuntamente, ochenta parecidos a éste en distintos puntos de las provincias de Sevilla y de Cádiz. Otro de ellos fue el que cometieron en la tienda de Movistar de la Ronda de Capcuchinos esquina con la carretera de Carmona, de donde se llevaron más de cien teléfonos móviles de última generación. Además, robaban en naves industriales y estancos, así como coches de alta gama que utilizaban para cometer estos delitos y huir a toda velocidad. Para ello tenían sistemas que les permitían codificar llaves de BMW. En alguna ocasión, como ocurrió tras el asalto a un estanco en Pilas, fueron perseguidos por la Policía y la Guardia Civil, que llegaron a detenerlos pero pronto fueron puestos en libertad.

Tras recibir decenas de denuncias, la Policía y la Guardia Civil llegaron a crear un grupo conjunto sólo para acabar con esta banda, que llegó a perpetrar hasta tres robos en la misma noche en municipios tan alejados como Rota y Estepa. Desde noviembre, estos delincuentes han sustraído decenas de coches, algunos de ellos valorados en 150.000 euros, han reventado naves industriales por toda la provincia, han desvalijado estancos y tiendas de telefonía móvil… La investigación conjunta de las Fuerzas de Seguridad del Estado dio sus frutos y fueron detenidas hace unas días once personas por su presunta participación en más de ochenta robos con fuerza.

Los once han quedado en libertad. Se demuestra una vez más que en España ningún juez envía a prisión preventiva a nadie por un robo con fuerza. Ni por uno (ya se vio tras el caso de Pilas), ni por ochenta. Hasta que no empiecen a acumular condenas, estos ladrones seguirán libres.

Un ‘lobo’ anda suelto

fperez | 26 de marzo de 2015 a las 6:00

paseo junto al Guadaira,

Un juez de Sevilla ha dejado en libertad a un hombre de 50 años que fue detenido tras cometer, presuntamente, dos agresiones sexuales en Bellavista. El delincuente se apostaba en una zona verde próxima al Cortijo de Cuarto y abordaba a las mujeres que caminaban o corrían solas por este lugar. Actuaba a plena luz del día, se acercaba a las mujeres mostrándoles el pene y les realizaba, presuntamente, tocamientos obscenos. A una de las víctimas, que corría más que él, la persiguió con el coche, causándole lesiones. La Policía le ha imputado en principio dos casos, los de las dos mujeres que denunciaron los hechos, pero teme que, por el modus operandi del delincuente, pueda haber muchos más. De hecho, la Policía ha hecho un llamamiento para que toda mujer que haya sufrido estos tocamientos o agresiones se dirija a la Jefatura Superior a poner lo ocurrido en conocimiento de los investigadores, que pertenecen a una unidad llamada Servicio de Atención a la Familia (SAF).

Con esta detención, el sospechoso, de 50 años y vecino de Dos Hermanas, suma ya cinco arrestos por agresiones sexuales, más otros dos por un robo con fuerza y por una reclamación judicial. Parece claro, por tanto, que es un tipo que no ha conseguido reinsertarse ni curarse de la enfermedad o mal que le lleva a cometer estas presuntas agresiones. Cualquier experto podrá acreditar la dificultad para la rehabilitación que tienen los delincuentes sexuales. Por mucho que asuman que tienen un problema del que necesitan tratarse, por muchos consejos que los propios policías puedan darle durante su estancia en los calabozos, por mucha terapia que hagan, la mayoría de ellos termina reincidiendo.

Cierto es que este hombre, que se sepa, no había llegado a cometer una violación. Cierto es que parece conformarse con tocar a sus víctimas y no las fuerza a nada más, aunque sí ha declarado que tenía intención de mantener con ellas relaciones sexuales. Estando en la calle siempre va a existir el riesgo de que dé un paso más. Ya lo hizo con la mujer a la que no pudo alcanzar a pie, a la que persiguió en un coche y atropelló. ¿Y si en vez de causarle lesiones leves la derriba y le da un mal golpe?

Ni siquiera por estas lesiones el juez ha decidido enviarlo a prisión, aunque sólo sea por una temporada. Una de las primeras entradas de este casi recién nacido blog iba precisamente de unos ladrones a los que un juez había dejado en libertad pese a que se había probado su participación en varios delitos. Decíamos entonces que la sensación que estas decisiones judicales deja en los policías y guardias civiles era similar a la de quien intenta vaciar el mar con un colador. El protagonista del caso de hoy no es ningún ladrón, o al menos no lo es ahora (tiene una detención anterior por robo), pero su puesta en libertad es, si cabe, una decisión más difícil de comprender.

Quien esto firma duda mucho de que la cárcel sea la solución para este tipo de delincuentes sexuales, pero desde luego la libertad tampoco lo es. Donde no puede estar nunca un tipo como este es en la calle. No es la integridad de las mujeres la única que corre peligro. Nadie puede garantizar tampoco la suya propia. Ambos conceptos parecen más que suficientes para justificar una orden de prisión preventiva.

Vaciar el mar con un colador

fperez | 4 de marzo de 2015 a las 10:00

 

IMG-20150303-WA0005Lo que aparece en la foto es una centralita de arranque de coches BMW. Sirve para poner en marcha vehículos de esta marca sin necesidad de utilizar la llave de contacto. Se la incautó la Policía la madrugada del lunes en Dos Hermanas a cinco tipos que probablemente no tenían la intención de abrir un concesionario a deshoras. Los sospechosos se deshicieron de ella antes de ser detenidos, cuando vieron que la Policía los perseguía, precisamente después de que uno de ellos se bajara de un BMW cuyo robo acababa de ser denunciado en Santiponce.

Si además los detenidos llevaban consigo toda una serie de herramientas como extractores de bombines, llaves fijas, llaves allen o punzones, si además entre los cinco suman medio centenar de detenciones anteriores, y si además resulta que en las últimas semanas se han sustraído unos cuantos coches de esta marca en la provincia de Sevilla, el último precisamente minutos antes en Santiponce… todo apunta a que estamos ante una banda organizada de ladrones de vehículos de alta gama.

Si además pasa que uno de los cinco detenidos fue arrestado sólo cinco días antes por su presunta participación en un robo con fuerza en un estanco de Pilas, si además después de ese golpe mantuvo, junto con otros tres ladrones, una persecución durante más de 50 kilómetros con la Policía Nacional, la Guardia Civil y la Policía Local de este municipio, en la que se saltaron varios semáforos en rojo a toda velocidad y no pararon hasta que se les cruzó un coche camuflado de la Policía en mitad de la carretera… todo apunta a que estos delincuentes pueden resultar en ocasiones peligrosos, porque en una de estas fugas igual provocan un accidente y hay víctimas inocentes.

Por todo ello, no se entiende demasiado que un juez de Sevilla los haya puesto en libertad provisional, como también es difícil de comprender que otro juez dejara libres a los cuatro que desvalijaron el estanco de Pilas la semana pasada. La sensación que estas decisiones judiciales provocan entre los miembros de las Fuerzas de Seguridad es de hastío, de que difícilmente así se puede acabar con la delincuencia y de que su trabajo no vale para nada. Cierto es que no cometieron delitos de sangre, pero que se lo cuenten a la estanquera o al que le han robado el coche. Al menos el de Santiponce ha podido recuperar el suyo, pero, ¿y los otros?

Habrá agentes que se pregunten para qué diablos cruzar un coche en mitad de la carretera para frenar la huida de unos prófugos, para qué jugarse el tipo si luego los delincuentes sólo van a estar encerrados los dos días que se pasen en los calabozos de la comisaría, si tal como los lleven esposados a los juzgados saldrán libres por la otra puerta. La sensación debe ser la de quien intenta vaciar el mar con un colador. Si al menos les dieran un cazo…