Archivos para el tag ‘normas’

Más bonitos que un San Luis

fperez | 10 de mayo de 2018 a las 18:44

Un muerto al ser sorprendido por la Guardia Civil en el robo de un ch

SEGURO que el lector ha oído alguna vez la expresión que da título a este artículo. Puede que incluso conozca su origen, pero no está de más recordarlo. Hace referencia a los soldados franceses que llegaron a España a restaurar la monarquía absolutista tras el trienio liberal, en 1823. Aquellos militares galos fueron conocidos entre los españoles como los Cien mil hijos de San Luis. Para ganarse el afecto de la población local, que con tanta ferocidad había combatido contra el Ejército invasor francés dos décadas atrás, los generales del país vecino ordenaron a sus tropas que fueran perfectamente uniformadas en todo momento y que se comportaran de la manera más elegante posible. Aquello derivó en un dicho popular que ha llegado hasta nuestros días cada vez que queremos destacar la buena presencia de alguien: “eres más bonito que un San Luis”.

Más o menos eso ha debido pensar el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y su equipo, cuando se han puesto a redactar la nueva orden general de la Guardia Civil. El borrador prohíbe a los agentes de este cuerpo llevar tatuajes visibles, tener el pelo largo, colocarse algún pendiente o dejarse el bigote más allá de las comisuras de los labios. Hasta la longitud de las uñas especifica el documento, de once páginas, que ha generado cierto malestar entre los agentes de este cuerpo. Muchos guardias civiles se preguntan qué tendrá que ver que un tatuaje se vea o no para ser un buen profesional en lo suyo. Otros se lamentan de que, una vez más, se haya perdido una buena oportunidad de eliminar un régimen disciplinario militar que impide a los guardias civiles disfrutar de algunos de los derechos fundamentales de cualquier otro ciudadano español.

Claro que también habrá quien piense en cómo debe estar la situación para que la Guardia Civil llegue a sacar un borrador con once páginas de normas, algunas de ellas, todo hay que decirlo, muy elementales y de sentido común. Verbigracia, la que prohíbe el tuteo al ciudadano. Y es que poco ayudan algunas noticias, como la del capitán de la Guardia Civil de Cádiz que estaba completamente borracho, y de uniforme, y quería conducir su coche pese a que dio una tasa de 1,3 miligramos de alcohol por litro de aire espirado. Es decir, al borde del coma etílico.

Tampoco ayudan en nada los vídeos repetidos hasta la saciedad en determinados programas de televisión de los miembros de la Manada haciendo el tonto vestidos con el uniforme de la Guardia Civil de uno de ellos. Pero de ahí a establecer que las patillas “se cortarán horizontalmente y serán simétricas” o que los guardias civiles no puedan masticar chicle media un mundo. No faltan ejemplos en este borrador de normas que pueden considerarse un pelín arcaicas y un tanto absurdas. “La barba permitida será sólo la barba completa y ésta incluye la barba y el bigote”, “En caso de no llevar bigote, ni barba completa ni perilla, se encontrará perfectamente afeitado”, “El maquillaje será de uso potestativo y exclusivo para el personal femenino”…

Las normas regulan hasta el tamaño y color de las mochilas que los agentes pueden llevar consigo, prohíben el uso de llaveros que cuelguen de los bolsillos o establecen que las gafas han de ser discretas “tanto por la forma de su montura como por el color”. No es la primera vez que Zoido quiere imponer una serie de normas relacionadas con la uniformidad y la estética en un cuerpo que ha tenido bajo su mando. Ya lo quiso hacer con la Policía Local de Sevilla, donde su concejal Juan Bueno, a modo de general francés, anunció un catálogo de normas de vestir y comportamiento que jamás se llevó a la práctica. Ni siquiera se redactó. Aquí ya ha dado un paso más.