Archivos para el tag ‘robos’

¿Bicicleta pública o privada?

fperez | 6 de enero de 2017 a las 5:00

 

BICI

 

DE nada sirve que las bicicletas de Sevici pesen más de 20 kilos porque están blindadas para que nadie las destroce o les robe las piezas. De nada sirven los sistemas de control, las medidas de seguridad e incluso las sentencias contra los que son sorprendidos robándolas, alguno de los cuales ha tenido que ir a prisión pese a que el robo fue ocho años atrás y en el periodo transcurrido desde entonces tuvo tiempo de reformarse, encontrar un oficio digno y fundar una familia. De nada sirve que la empresa concesionaria o el Ayuntamiento refuercen la vigilancia en las estaciones de Sevici si luego hay tipos que no sólo las mangan, sino que se las llevan a su casa y encima las exhiben de manera descarada, como se aprecia en el balcón que aparece en la fotografía, tomada en la calle Jorge Guillén, junto a la avenida de Felipe II.

Sevici tuvo un éxito que posiblemente ni sus propios ideólogos pensaron cuando se plantearon la idea de implantar un sistema de bicicletas públicas en Sevilla, por mucho que les hubieran contado acerca de la novelería de los sevillanos, unos señores que se pasan –nos pasamos– un año criticando la obra del carril bici porque quita plazas de aparcamiento pero que luego, cuando se inaugura, nos falta tiempo para ir a comprarnos máquinas que en nada envidian a la Espada de Induráin para lanzarnos en masa a recorrer los carriles.

El caso es que Sevici llegó a alcanzar en sus primeros años los 70.000 abonados. Es decir, más de un 10% de la población. Que luego lo utilizara tanta gente o no ya era otra cuestión. De hecho, el número de abonados anda aproximadamente por la mitad en la actualidad. Nunca fueron bicis ligeras, ni falta que les hacía. No eran bicis para salir los domingos por caminos o carreteras de la provincia, pero eran ideales para ir al trabajo, a la facultad o al instituto sin tener que preocuparse de que al volver alguien se hubiera llevado la bici propia. Incluso para regresar una noche de fiesta a casa sin necesidad de tener que pagar –y antes encontrar– un taxi. Todo por unos cuantos euros al año.

Los de JCDecaux, la empresa concesionaria, se esperaban un alto índice de robos y vandalismo. Al fin y al cabo Sevilla no es Amsterdam y si uno deja su bici sin amarrar puede estar seguro que no la va a encontrar en su sitio a la vuelta, aunque la haya dejado un par de minutos para hacer un recado. Por ello, idearon unos vehículos ultrarreforzados, con hierro por todas partes, blindados para que a los ladrones se les quitaran las ganas de llevárselas o de intentar sustraerlas pieza a pieza.

Pero a los mangantes sevillanos no les quita las ganas de robar nadie. Gratis cueste lo que cueste. ¿Quién quiere tener una bicicleta de Sevici en su casa? ¿Para qué? ¿Se imaginan al tipo que se ha llevado la bicicleta entrando con ella en el portal de su bloque, levantándola para que quepa en el ascensor o llevándola en peso por las escaleras, cual cirineo de San Isidoro? ¿Y luego, en casa, cruzando el salón con ella a cuestas para llevarla hasta la terraza? ¿De verdad que merece la pena tener una Sevici en un piso?

2015 en diez sucesos

fperez | 4 de enero de 2016 a las 5:00

El año que acaba de terminar ha sido uno de los más violentos de los últimos ejercicios. En lo que va de década nunca se había cerrado un año natural con 16 homicidios en la provincia de Sevilla. Pocas veces la Policía sevillana se ha enfrentado con un violador en serie menor de edad, con un asesino de sólo 14 años o con un discapacitado que vivía encerrado por sus hermanos. Lo que viene a continuación es un repaso del top ten de los sucesos del año pasado.

 

CONCENTRACION EN EL HOSPITAL DE VALME

10. Las violaciones en serie de Valme

Violadores en serie ha habido varios en Sevilla. El peor de todos quizás fue el del Fremap, hace ya diez años. Antes hubo otro en Bellavista y recientemente uno en el centro. Pero nunca en la historia negra reciente de la ciudad hubo un agresor sexual en serie que fuera menor de edad. El violador, de 17 años, asaltaba a sus víctimas en un solar situado junto al Hospital Virgen de Valme, utilizado como aparcamiento tanto por los familiares de los pacientes como por los trabajadores del centro sanitario. Allí abusó, o intentó hacerlo, de al menos siete mujeres de distintas edades, a las que amenazaba con un cuchillo. Una prueba de ADN que una de las víctimas consiguió guardarse fue clave para su identificación y posterior detención.

 

Un muerto en el Pol¿gono Calonge junto a la gasolinera Saras

9.  El crimen de la gasolinera
Uno de los sucesos más extraños de los últimos años. Un muerto sin contexto. Un cadáver transportado por unos tipos que dicen no conocer de nada a la víctima, pero que lo llevan en un coche de su propiedad. Se lo habían encontrado con dos tiros en el pecho y, como no llegaban al hospital Virgen Macarena porque había tráfico en la SE-30, pararon en la gasolinera Saras, en el polígono Calonge, mientras el 061 les mandaba una ambulancia. El Grupo de Homicidios logró esclarecer en apenas una semana aquel rompecabezas. El muerto y los que le llevaban sí se conocían, claro que se conocían. Iban a cobrarle una deuda por droga a otro tipo en una parcela de Carmona, pero el guardés de la finca, un ex militar cubano que llegó a España hace veinte años como refugiado, se puso nervioso y los recibió a escopetazos. Luego huyó, se echó al campo y allí vivió una semana hasta que fue detneido.

 

8. El agujero de seguridad de la web municipal

No es un suceso propiamente dicho, pero revela la fragilidad de nuestros datos más confidenciales. De ahí que sea digno de figurar en una lista de noticias relacionadas con la seguridad. Hasta en dos ocasiones se filtraron datos fiscales de los sevillanos por fallos de la página web del Ayuntamiento. Cualquier persona, con una simple firma digital, podía contemplar lo que debía otra, dónde vivía, qué bienes tenía y qué impuestos pagaba.

 

7. El crimen del Pumarejo

SEVILLA,24/11/2015.Un caso en el que una mujer le pega un martillazo en la cabeza a su marido y luego le asesta 158 puñaladas por todo el cuerpo, todo ello antes de suicidarse colgándose con un pañuelo, revela un ensañamiento brutal y obliga a una reflexión sobre la violencia en la pareja, que no siempre la ejerce el hombre hacia la mujer.

 

entierro de María del Castillo Vargas Amaya, victima de un crimen machista en Lebrija6. El asesinato machista de lebrija

Un crimen con el mismo ensañamiento que el anterior, pero esta vez del hombre hacia la mujer. El asesino apuñaló a su ex mujer en la casa de ésta en Lebrija, luego forcejearon y se cayeron por un balcón. Una vez en la acera, quiso rematarla pasándole varias veces por encima su furgoneta. La víctima, que había denunciado a su ex marido y no gozó de la protección tantas veces anunciada por las autoridades para los casos de malos tratos, sí tuvo los homenajes, días de luto y minutos de silencio que nadie dedicó al muerto del Pumarejo.

 

5. El robo del siglo en la plaza nueva

El que sufrió la joyería Shaw la madrugada del 1 de enero. Aprovechando las campanadas y el jolgorio de la Nochevieja en la Plaza Nueva, unos ladrones entraron en el establecimiento practicando un butrón desde el edificio colindante. Antes cortaron la línea telefónica e inutilizaron las cámaras de videovigilancia. Un robo de película.

 

ASESINATO EN SAN DIEGO

4. El crimen de san diego

Otra salvajada protagonizada por un perturbado. Casos como éste vuelven a poner de manifiesto la necesidad de que personas con trastornos mentales severos y sin medicar no estén en libertad. El asesino se desplazó desde su pueblo, Villanueva del Río y Minas, en su moto para matar a su tía asestándole más de veinte puñaladas en el taller de cerámica que regentaba en la barriada de San Diego. El motivo: le había dejado uno de sus perros a su cuidado y el animal había muerto por una enfermedad en el tiempo que estuvo con su tía.

 

 

apuñalamiento. foto Juan Carlos muñoz

3. El asesinato del cura

El vicario de San Isidoro, Carlos Martínez, tampoco tuvo el homenaje público que precisaba, pese a que su muerte posiblemente evitara un nuevo caso de violencia de género. El sacerdote había convencido a su sobrina para que dejara a su marido. Éste, que había intentado suicidarse antes, se escapó del Hospital de San Juan de Dios de Bormujos y esperó al cura en la puerta de su casa. Cuando volvía de oficiar misa, le pegó cinco puñaladas. Luego se fue a Triana a buscar a su mujer, pero la Policía lo detuvo a tiempo.

 

pic-20151230053316S9868P5

2. El Pataslargas de Dos Hermanas

El año se despidió con una de las historias más macabras, truculentas y crueles que se recuerdan. La Policía rescató a un hombre de 59 años, discapacitado y enfermo mental, que vivía encerrado en un palomar. Estaba desnudo, desnutrido y hacía sus necesidades en botellas y cubos. Sus hermanos eran quienes lo tenían así para cobrar la pensión de 1.000 euros que tenía. Hacía al menos seis años que los vecinos no veían a Carlos, al que conocían como el Pataslargas.

 

 

1. El crimen del Nervión Plaza

Concentración po la muerte de la trabajadora del comercial Nervión Plaza.Un asesinato absurdo cometido por un niño de 14 años que fue sorprendido robando por una limpiadora. En vez de huir, el menor propinó una brutal paliza a la trabajadora, a la que agredió con una barra de hierro para robarle el teléfono móvil y el bonobús. Luego se marchó y fue detenido al día siguiente, casi al mismo tiempo que su víctima moría en el hospital. En el peor de los casos, el chico pasará cinco años encerrado en un centro de menores. Todo un sinsentido.

Carlos Herrera y otros robos a famosos

fperez | 1 de agosto de 2015 a las 11:39

El periodista Carlos Herrera fue víctima, hace unas semanas, de un robo en su domicilio del Paseo de Colón. Un ladrón escaló la fachada y luego fracturó una puerta con una palanqueta para entrar en la vivienda. Se llevó ocho relojes, 6.000 euros en efectivo y algunas joyas. En la casa no había nadie en ese momento. La Policía cree que el delincuente desconocía quién era el dueño del inmueble porque luego entró a robar en la casa del vecino, un comportamiento que a buen seguro no tendría si su objetivo fuera exclusivamente el periodista. El robo sigue bajo investigación y de momento no ha sido detenida ninguna persona relacionada con él. Los agentes encargados de la investigación han revisado cámaras de seguridad de establecimientos cercanos y buscado a posibles testigos, además de que la Policía Científica ha inspeccionado la vivienda en busca de huellas, pero de momento siguen buscando al delincuente.

Hacía tiempo que los especialistas del Grupo de Robos de la Policía de Sevilla no se enfrentaban a un caso en el que la víctima fuera alguna persona conocida públicamente. Menos hace para los de la Guardia Civil, que en marzo de este mismo año investigaron el robo en casa del ex presidente del Sevilla, José María del Nido, en su chalé de la urbanización Simón Verde, en Mairena del Aljarafe. En aquella ocasión, la casa también estaba vacía (Del Nido ya estaba cumpliendo su condena en prisión) y fue su mujer quien lo descubrió al día siguiente, al llegar a la vivienda y encontrarse la puerta abierta. Los ladrones, que parecían ser algo más profesionales que el de Herrera, habían reventado la caja fuerte con una rotaflex y se habían llevado dinero y joyas.  Previamente habían inutilizado los sistemas de alarma para que ni la empresa de seguridad contratada por el ex presidente sevillista tuviera conocimiento del robo ni tampoco ningún vecino llamara a la Guardia Civil alertado por el ruido de la alarma. El robo a Del Nido todavía permanece bajo investigación.

Los futbolistas han sido, con cierta frecuencia, víctimas de robos en sus casas. En los últimos años, los del Sevilla han tenido peor suerte en este sentido que los del Betis. El que lo pasó peor fue Luis Fabiano, quien ya unos años antes había vivido el secuestro de su madre en Brasil. En febrero del año 2008, sufrió un asalto en su chalé de Montequinto. Mientras él entrenaba con el equipo en la ciudad deportiva, unos ladrones retenían en su casa a su mujer y sus dos hijas, de uno y tres años por entonces. Los delincuentes encañonaron a la esposa del delantero brasileño para llevarse joyas, relojes y una importante cantidad de dinero. Al regresar del entrenamiento, el futbolista se encontró con la puerta de su casa abierta y a su familia retenida en un cuarto.

Aquel mismo mes también hubo un intento de robo en casa del portero Andrés Palop, en el club Zaudín, en Tomares. Los ladrones entraron en el chalé de noche, pero el futbolista se despertó al oír unos ruidos extraños y los asaltantes optaron por darse a la fuga. Otros dos futbolistas del Sevilla también fueron asaltados en sus viviendas. Uno de ellos fue Julio Baptista en enero de 2005, mientras jugaba en Villarreal el partido contra la droga. Los ladrones entraron en su piso, cercano al estadio Ramón Sánchez Pizjuán, y se llevaron media docena de relojes, ropa y zapatos de marca, unos pendientes de diamantes, un DVD y un ordenador portátil. En 2011 le tocó el turno a Daniel Alves, a quien un ladrón le entró en su casa de Dos Hermanas para robarle unos motores de la depuradora y la barandilla de la piscina. La Policía lo sorprendió in fraganti y fue detenido.

En diciembre del año 2008 fue la gerente del Real Club de Golf de Sevilla, Claudia Hernández, hija de Elías Hernández, conocido empresario del sector de la alimentación, quien sufrió un asalto en su vivienda de Condequinto, en uno de los chalés integrados en el mismo club de golf. Los ladrones se llevaron 42.000 euros tras acceder al interior de la casa por una ventana y despertar a las personas que dormían dentro. Tras amenazarlas repetidamente, los delincuentes se marcharon con el botín sin llegar a emplear violencia física.

Pero si hubo un robo a un famoso que llamó la atención fue el que sufrieron los atletas Maurice Greene y Larry Wade en el año 1999. Nada más aterrizar en Sevilla, adonde habían venido para participar en el Mundial de Atletismo, un ratero echó mano a la bolsa de Wade y echó a correr. Probablemente no sabía que le estaba robando a los velocistas de la selección de EEUU, es decir, a los tipos más rápidos de la Tierra. Greene, quien por entonces ostentaba el récord mundial de 100 metros, salió a correr en pos del ladrón de su compañero y amigo y lo atrapó antes de que avisaran a la Guardia Civil.

Otras veces se ha recuperado en la provincia de Sevilla algo que han robado a algún famoso en otra provincia. Por ejemplo, el caso del coche de Carmen Janeiro, la Jesulina, a quien le sustrajeron su flamante Porsche Carrera 4S en la localidad gaditana de El Bosque y lo recuperó la Policía en una calle de Cerro Blanco, uno de los barrios más deprimidos de Dos Hermanas. Y en otras ocasiones, aunque las menos, no son los famosos las víctimas, sino los autores de los robos. José Fernando Ortega abandera sin duda este apartado. Pero quizás sus andanzas den para otra entrada de este blog.

La banda de los robos express

fperez | 20 de mayo de 2015 a las 5:00

En poco más de un minuto, estos cuatro ladrones que aparecen en el vídeo son capaces de arrancar una persiana metálica de seguridad, romper a patadas una puerta de cristal y acceder hasta el interior de la tienda, de donde se llevan varios teléfonos móviles de última generación. El vídeo corresponde a un robo con fuerza sufrido por un negocio de telefonía de un municipio próximo a Sevilla. Está grabado por una cámara de seguridad pocos minutos antes de las cinco de la mañana del 22 de abril. Los ladrones, encapuchados, aparcan en la puerta del comercio y disimulan cuando pasa algún vehículo cerca. Luego, haciendo uso de la fuerza bruta, arrancan la persiana. Uno de ellos propina varias patadas al cristal de la puerta hasta que éste cede. Los delincuentes entran en la tienda y sólo pasan unos segundos en su interior, buscan los teléfonos más caros y se van a la carrera.

Los autores de este robo han perpetrado, presuntamente, ochenta parecidos a éste en distintos puntos de las provincias de Sevilla y de Cádiz. Otro de ellos fue el que cometieron en la tienda de Movistar de la Ronda de Capcuchinos esquina con la carretera de Carmona, de donde se llevaron más de cien teléfonos móviles de última generación. Además, robaban en naves industriales y estancos, así como coches de alta gama que utilizaban para cometer estos delitos y huir a toda velocidad. Para ello tenían sistemas que les permitían codificar llaves de BMW. En alguna ocasión, como ocurrió tras el asalto a un estanco en Pilas, fueron perseguidos por la Policía y la Guardia Civil, que llegaron a detenerlos pero pronto fueron puestos en libertad.

Tras recibir decenas de denuncias, la Policía y la Guardia Civil llegaron a crear un grupo conjunto sólo para acabar con esta banda, que llegó a perpetrar hasta tres robos en la misma noche en municipios tan alejados como Rota y Estepa. Desde noviembre, estos delincuentes han sustraído decenas de coches, algunos de ellos valorados en 150.000 euros, han reventado naves industriales por toda la provincia, han desvalijado estancos y tiendas de telefonía móvil… La investigación conjunta de las Fuerzas de Seguridad del Estado dio sus frutos y fueron detenidas hace unas días once personas por su presunta participación en más de ochenta robos con fuerza.

Los once han quedado en libertad. Se demuestra una vez más que en España ningún juez envía a prisión preventiva a nadie por un robo con fuerza. Ni por uno (ya se vio tras el caso de Pilas), ni por ochenta. Hasta que no empiecen a acumular condenas, estos ladrones seguirán libres.