Archivos para el tag ‘sppme’

Y el alcalde tuvo que hablar de la Policía

fperez | 17 de junio de 2016 a las 5:00

EL 23 de noviembre de 2015, el pasado día de San Clemente, Juan Espadas visitó la Jefatura de la Policía Local para presidir un acto de homenaje a los dos agentes muertos en acto de servicio. Terminada la ofrenda floral, los periodistas le preguntaron por el caso más espinoso que sacude a la Policía Local, el presunto amaño de las oposiciones. El alcalde esquivó la pregunta. “Sobre este asunto no pienso hacer ninguna declaración más. A veces se hacen interpretaciones en negativo de declaraciones que van en positivo y yo estoy aquí para resolver problemas, no para generarlos”, fue la respuesta de Espadas, visiblemente molesto por las preguntas de los informadores.

Ocho meses después, el alcalde ha tenido que volver a hablar de la Policía Local. Ya lo había hecho hace poco cuando confirmó la información publicada por este periódico sobre la intención de fichar a un jefe de fuera del cuerpo. Pero hasta ayer no se había mostrado tan rotundo. Dijo lo que no es más que una evidencia, que la imagen de la Policía Local “no es en absoluto satisfactoria”, pero la afirmación tiene valor por ser él quien lo admite.

Las palabras de ayer de Espadas vienen a confirmar lo que cualquier encuesta ciudadana refleja cuando se le pregunta a los ciudadanos por la Policía Local de Sevilla. O lo que se hartó de decirle –hasta que dejó de cogerle el teléfono– el Defensor del Ciudadano, José Barranca. O lo que les dijo en la cara a los agentes municipales el delegado de Seguridad de los primeros años de Zoido, Demetrio Cabello. Barranca responsabilizó de esta mala imagen al sindicato mayoritario en la plantilla, el Sppme, del que dijo que caía en la “astracanada” cuando protestaba a lomos de un burro por la Plaza Nueva o mandaban a sus afiliados a prestar servicios con una mascarilla en la cara.

El caso de la filtración del examen de las oposiciones hundió del todo la imagen del cuerpo. Los responsables del Sppme –varios de sus miembros están entre los procesados– aseguraron entonces que había una campaña orquestada para dañar la Policía Local. Igual se piensan ahora que el alcalde se ha unido a esa gran conspiración que el mundo entero ha montado contra ellos. De ese complot, por cierto, no debe estar todavía demasiado enterado el fiscal del caso de las dietas.

Antes de la defensa que este representante del Ministerio Público hizo ayer de los policías locales acusados, hubo varios intentos de mejorar la imagen del cuerpo. El gobierno de Zoido ideó una muy buena campaña publicitaria, aquella del A tu lado. El de Espadas ha creado el canal de Emergencias Sevilla para dar cuenta a la ciudadanía de todo –absolutamente todo, incluido el rescate de un buitre con golpe de calor y otros servicios exóticos– lo que hacen los policías locales a diario.

De poco han servido estos esfuerzos. El alcalde aseguró hace ocho meses que estaba para resolver problemas. Admitir que la imagen de la Policía Local es deficiente no basta. Hacen falta medidas. Mantener en sus puestos a todos los policías imputados y/o procesados seguirá teniendo un elevado coste de imagen.

Cabrera y el pin del Sppme

fperez | 17 de junio de 2015 a las 5:00

13/06/15 Investidura de Juan Espadas Alcalde de Sevilla.

La toma de posesión de Juan Carlos Cabrera como concejal del Ayuntamiento de Sevilla dejó una imagen más que curiosa. Compareció el que será delegado de Seguridad con un pin del Sindicato Profesional de Policías Municipales de España (Sppme) en la solapa. Que  más o  menos viene a ser como si Rajoy jurara su cargo como presidente del Gobierno con un alfiler de CCOO. O como si Ollero presenta a Van der Vaart delante del busto de Lopera. El gesto no deja de ser un guiño y una mano tendida a unos agentes, los representantes del sindicato mayoritario, con los que tarde o temprano se tendrá que enfrentar.

Que Cabrera se pusiera el pin del grupo con el que tendrá que negociar duro en los próximos cuatro años no es una rendición anticipada ni significa nada rebuscado. Se lo colocó porque así se lo había prometido al presidente del Sppme, Manuel Bustelo, en la pasada Feria de Abril. En la recepción del Sppme, le vio a Bustelo la insignia y le pidió una. Éste se la dio pero no sin antes soltarle que quería verlo con ella puesta si su partido gobernaba. Cabrera le dijo que así lo haría y se ve que le faltó tiempo. En su primer acto público como concejal se lo puso.

Lo hizo además en una semana en la que el sindicato había sido noticia por las quejas del Defensor del Ciudadano, José Barranca, quien ha vuelto una vez más a afear el comportamiento de los agentes municipales recordándoles sus protestas vestidos de cobradores del frac para denunciar los impagos o subidos en un pollino para criticar el mal estado de los patrulleros. A Barranca no le falta razón en denunciar las conductas de determinados policías locales y el trato que dispensan a los ciudadanos, pero hay en la Policía quien piensa que ya se está ensañando demasiado con el colectivo y que el Defensor se debería limitar a recoger las quejas ciudadanas y no a exponer sus opiniones personales.

Cabrera podía haber aprovechado la polémica y haberse guardado el pin para otro día, pero con ese pequeño gesto se ha ganado a buena parte de la tropa. Probablemente nadie se acuerde de la solapa del delegado en el momento en que se acabe el dinero de las productividades o no se paguen otros complementos, pero de momento le sirve para aterrizar con buen pie en el área más conflictiva del gobierno local. El nuevo gobierno tiene un modelo de delegación en el que desaparece la dirección general de Seguridad y, con ella, José Antonio de la Rosa, que se vuelve a la Policía Nacional. Será el delegado quien asuma directamente las tareas con el jefe de la Policía Local, que todo apunta que será el superintendente Juan José García. Así al menos se escenificó ayer en la visita del alcalde a la Ranilla, cuando fue él quien salió a recibir a Espadas a la puerta de la Jefatura.

En esa visita, el nuevo regidor se dirigió a los agentes micrófono en mano, les ordenó que no multaran a quienes rebuscan en la basura y les explicó que no tendrán que ir a más desahucios. Espadas quiere potenciar los distritos, hacer realidad la figura del policía de barrio, que todos los políticos prometen y nadie sabe muy bien en qué consiste. Por ello, apuesta por destinar cargos con cierto peso, como son los intendentes, a los distritos. Pidió colaboración, asesoramiento y que se fiaran de una “buena persona” (así definió a su delegado) y luego departió con decenas de policías y bomberos. Todo en buena sintonía. Mostró incluso su deseo de visitar la sala de control. Lástima que nadie le avisara de que, cuatro años después de inaugurarse la Jefatura, la sala aún no está terminada.