South Pop Día 3: Una tormenta después de la calma

Blas Fernández | 5 de mayo de 2008 a las 10:16

La Casa Azul

Foto: Manolo Domínguez

La tercera y última jornada en la IV edición del South Pop Festival dejó una impresión similar a la de una tranquila balsa de agua a la que de pronto llegan unos tipos con ganas de juerga. Algunos pueden ser más gamberros -Manos de Topo-, otros más juguetones -La Casa Azul- y otros miran desde el borde pero no se zambullen -Novö-. En cualquier caso, su actitud y su música contrastó de manera señalada, muy señalada, con el resto del cartel, entre lo exquisito -The High Llamas, Soy un Caballo- y lo voluntarioso -V.O., Centenaire-, pero conectado todo por una singular concepción de la calma.

¿Son estos cuatro últimos grupos festivaleros? Depende de qué se entienda por tal o incluso de dónde se les ubique: la intimidad del Teatro Alameda, antigua sede del festival, desaparece al aire libre del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo. Que se lo pregunten a Boris Gronemberger, líder de la banda belga V.O., que arrancó su concierto aún a pleno sol -afortunadamente con un retraso menor que el de días anteriores- y ante escaso público. En esas condiciones, las delicadas virtudes de Obstacles, su hermoso segundo álbum, pasaron sin pena ni gloria.

Tampoco lo de Novö fue para tirar cohetes. El dúo de Toulouse es otra-banda-más en la presunta exploración de unos terrenos en realidad demasiado transitados, los del ruidismo eléctrico rock con uno o hasta dos pies en la electrónica, de ésas que terminan su concierto en una nube de distorsión…

Los también galos Centenaire son otra cosa, aunque su cosa -ensoñador folk-rock con despliegue de arsenal acústico y juegos de hasta cuatro voces- tampoco llegara a cuajar entre más allá de un mínimo y atento sector del público. Por contra, Manos de Topo, al igual que con su primer y único disco, Ortopedias bonitas, provocó cualquier cosa entre la entrega y el rechazo visceral, excepto indiferencia. Servidor reconoce que no puede con ellos, o más exactamente con el calculado histrionismo de su cantante. Lo que se dice un hype.

Con Soy un Caballo retornó la calma y, resultaba evidente, también la apatía de quienes estaban allí para escuchar la otra cosa. Lástima, porque la propuesta articulada por Aurélie Muller y Thomas van Cottom es de una finura extraordinaria y su auténtico disfrute -disculpen que esté una y otra vez sobre lo mismo- se hubiera producido en otras condiciones bien distintas. Aun así, nos depararon momentos brillantes, entre otros el del final, cuando Van Cottom anunció que tenía dos regalos para el público: uno, un puñado de postales; el otro, la aparición sobre el escenario del que fuera productor de su álbum, Les heures de raison, el señor Sean O’Hagan.

La colaboración sirvió pues como puente hacia el concierto de The High Llamas, que marcó desde el primer momento distancia con todo lo anterior, como ya ocurrió el primer día con José González y el segundo con Barry Adamson. Con una banda impecable -incluso sin esa sección de cuerda, “demasiado cara”, que en sus grabaciones resulta básica-, O’Hagan y sus compañeros repasaron durante una hora ese excelso repertorio de pop camerístico que atesora su discografía. Un gustazo.

Y tras toda la calma, claro, la tormenta. Menuda película se ha montado Guille Milkyway a cuenta de Eurovisión, una lección magistral para cualquier interesado en los nuevos modelos de negocio en torno a la música. Sus discos no serán superventas, de momento, pero la agenda de La Casa Azul se llena y su caché se multiplica.

Parte de las ganancias, supongo, se reinvierte en el atrezzo electrónico que permite realizar a este hombre-banda la siempre peligrosa pirueta de llevar al directo aquello que se factura en la soledad del estudio, y que en su caso, es bien sabido, combina desde el bubblegum-pop al pop con espíritu anime. Quien entra en su juego lo disfruta al máximo -¿incluidos los baladones a piano solo?-; el resto huye (mi límite fue la versión de Love is in the air).

A modo de coda, una última reflexión. La IV edición del South Pop no pasará a la historia por la calidad de su cartel, confeccionado en un tiempo récord tras las dudas sobre la continuidad del apoyo municipal al festival, resueltas a última hora y cuando el retraso forzaba ya el cambio en las fechas habituales de ediciones anteriores, los días previos a Semana Santa. La organización, interesada también por razones de aforo en el cambio de ubicación, consideró idóneo el puente de mayo, que a priori facilitaría la llegada de público no local. Sin embargo, como una pescadilla que se muerde la cola, la situación ha sido justo la contraria: ante el discutible atractivo de su cartel, el público foráneo no acudió, al menos en la medida de ediciones anteriores, mientras que parte del local optó por no asistir o hacerlo sólo en alguna de las tres fechas -la del jueves fue la más numerosa-. En esta tesitura, el South Pop necesita con urgencia replantear su estrategia, y hacerlo sin soportar las presiones procedentes del ámbito municipal, su principal patrocinador, que más que desarrollar bien pudieran estar lastrando su afianzamiento. Entre éstas cabe señalar la insistencia por parte del ICAS en aumentar el número de grupos por día hasta extremos desproporcionados -siete en los casos de la segunda y tercera jornada-, cuando el camino natural hacia la consolidación del festival quizás pase justo por hacer lo contrario: ofrecer menos conciertos, pero de mayor enjundia, y prescindir de un relleno económico en cuanto a la contratación pero caro en su coste final. El cansancio de la audiencia y la multiplicación de los problemas logísticos -esos retrasos…- podrían minimizarse.

PD1: Mis problemas con los fotógrafos (2ª parte). La historia tiene tintes surrealistas y me ahorraré los detalles, pero resulta que volvimos a quedarnos sin fotografías de los conciertos del sábado. Afortunadamente, Manolo Domínguez, de El Blog de la Nadadora, fue tan amable de cedernos varias, entre ellas la de La Casa Azul que ilustra esta entrada. Gracias Manolo. Un abrazo.

PD2: Mi agradecimiento también a Antonio Bret, a quien le faltó tiempo y le sobró bonhomía para ofrecernos las que tenía alojadas en su Flickr en cuanto se enteró de que estábamos en problemas. Entre ellas, ésta:

La Casa Azul 2

  • antonio bret

    blasito, de nada, un placer.

    nos seguimos viendo por los mismos sitios de siempre.

  • manolo

    De nada. Fue un placer. Me alegro de haber ayudado.

    Respecto al festival, me explicas lo que ya intuía, que el motivo del aumento (innecesario) de grupos participantes no parte de la organización, sino del ICAS.

    Y sí que hay que replantearse cosas, aunque no tengo claro en qué dirección, porque igual me equivoco, pero a mí me dio la impresión de que el día de mayor afluencia fue el de la casa azul, un grupo que no cuadraba mucho dentro de los carteles de ediciones anteriores.

    En cualquier caso, hay gustos y eso no se puede cambiar, pero está claro que el eclecticismo al final lo que consigue es quedarse en tierra de nadie. Yo soy partidiario de, en la dirección que sea, un cartel más homogéneo.

    pd: ¡ah! y en mi caso disfruté del concierto completo de la casa azul, incluido baladones, pero no sé si había muchoas fans por allí que lo fueran a partes iguales del sushine y de manuel alejandro.

  • Blas Fernández

    Manolo, no tengo datos oficiales, pero me da que el jueves había más gente. Cuando la organización haga balance nos enteraremos. Respecto a la presión del ICAS, es algo que viene ya desde el año pasado. No sé, lo mismo creen que porque el festival tenga más grupos va a tener más repercusión. Y sobre La Casa Azul, qué me vas a contar, si tengo a una fan en casa… Saludos.

  • http://www.fotolog.com/mlifewithduckula

    Hola Blás,
    Algunas reflexiones totalmente parciales sobre SP08.

    a) Limousine fué grupo que más discos vendio, a la par de Pumuky.Como diría un viejo amigo cantante “en la materia y en el estado en general…el desorden va ganando”…por aquello de la mala sonorización etc.

    b) Las chapas y camisetas de la Casa Azul si tienen tirón, los discos los tienen todos bajados. Se notaba a leguas.
    Del último disco se vendieron 2 copias.

    c) Estoy ajeno al cotilleo sevillano, ¿la idea es llenar el festival de grupos? !!Cuanto daño hacen los programas que buscan nuevos talentos!!

    d) Me encontre gente que “cuatripetía” de Madrid, varias catalano parlantes y un par de mozas de Ponferrada (que más quisiera yo…jejej).El sector masculino no lo trabaje mucho. Es atractivo, Sevilla es atractiva, pero ese AVE caro, esos hostales que antes de decir precio te preguntan “¿de donde vienes?”…pueden complicar la situación. Y lo que hace más atractivo bajarse a Sevilla, es estar a una hora de la “playita” (lease en madrileño). Por ahi puede ir un buen camino.

    e) Me sorprendió, aunque siendo un tipo tan parcial entiendo de humanidades, la actitud “pelotillera” de las bandas del “estado español” hacia el dj-baterista del momento mundial. !Sí! a todos periodistas, músicos etc nos gustaria irnos de gira planetaria.

    f)Estuvo el lamentable y desafortunado espectaculo de la cerveza americana…pero cabría reflexionar, que en pasadas ediciones el público dejaba de beber para entrar al teatro y de fumar…aceptando esta norma tan “norteña” a rajatabla. ¿Vino un pérfil de público distinto en mayoria al festival este año?. A mi me pareció ver muchos/as que probaban por primera vez una experiencia festivalera. Bienvenidos sean.

    Nota aclaratoria: Las opiniones vertidas son responsabilidad de Pablo Cantizano,que no vinculan a la organización.

    pd: Blas, sales por mi modesto y parcial flog. !!Las cosas como son! siempre es agrabable vernos
    un abrazo

  • Blas Fernández

    Pablo, no me extraña que Limousine vendiera discos: ¡es que te quedabas con las ganas de escucharlos en condiciones! Fuera bromas, creo que es un grupazo y espero poder verlos pronto en mejores circunstancias.

    Por otro lado, la conclusión que sacas de La Casa Azul me parece un poco precipitada. No sé, pero si sus seguidores no se compraron allí el disco quizás fuera porque ya lo tenían, ¿no? Más allá, pero mucho más allá del fenómeno Eurovision, es un grupo muy de fans, y los fans compran discos. Claro que como tú eres de sobra conocido por tus poderes extrasensoriales, está en tus genes galácticos, lo mismo con mirarlos a los ojos igual ya adivinabas si eran de pago o de copia privada. O eso o te explicas un poco más, que si no no se te entiende.

    Respecto al tema ICAS, es de sobra conocida la inclinación de los políticos a colgarse medallas -también es algo genético, sin duda-, aun cayendo tan a menudo en el error. Su idea, básicamente -básicamente cateta-, es poder llegar a una rueda de prensa y vender el South Pop como si se tratara poco menos que del FIB, así que mientras más nombres figuren en el cartel, pues mejor, aunque no tengan ni idea de lo que están hablando. Huelga decir que dentro del ICAS hay estupendos profesionales, gente que se ha batido el cobre para que el festival salga adelante y que sabe perfectamente de qué va el asunto, pero a la que en piar le va el ostracismo.

    Serán los de Green Ufos quienes tomen las decisiones, que para eso es su festival y arriesgan su, ¡SU!, pasta -hay por ahí mucho indocumentado, o peor, interesado, lanzando a los cuatro vientos la idea de que lo que se maneja es por completo dinero público, cuando lo cierto es que la subvención, en un presupuesto de por sí corto, ridículo en comparación con otros festivales, apenas llega al 50%-, pero sinceramente creo que necesitan replantearse su estrategia y que ese replanteamiento pasa por ofrecer menos conciertos pero de mayor enjundia y, como apuntaba Manolo, haciendo un cartel más homogéneo, al menos por cada jornada.

    Que había publico no local es evidente; que era menor que en ediciones anteriores, también. Que El Guincho es el hombre del momento, qué duda cabe. Que la Cruzcampo está mejor que la Budweiser… Si alguien lo duda que se lo haga ver.

    Bueno, fistro, que esto más que una respuesta parece otra entrada. A ver si sales más a menudo de esa ciudad tan fea y provinciana en el centro de la península y te dejas caer por el sur con mayor frecuencia.

    PD: Perdonen las familiaridades, pero aquí el amigo Pablo, aka El Habitante del Plano, fue durante un tiempo, lo que duró el programa de radio que hace años hice en Canal Sur, era pre-cani-rumbita-flamenkita-seña-de-identidad, uno de mis colaboradores asiduos.

  • hola de nuevo,

    -Limousine, respeto su trabajo, pero soy más de los chicos tristes Pumuky. Me ciega ese “farero de Ushuaia”. Pido desde aquí a cualquier empresario oportunidades para ambos.
    -Fenómeno Casa Azul: Vote por primera vez en mi vida con un sms. Casi lloró y felicité a Guille por su escrito sincero sobre el asunto “eurovisión”.Estaba escrito con el corazón. Y verlo subir los trastos a la furgo…me hizo pensar en eso de la bajada directa y el p2p. Pero estoy más contigo, se me tuvieron que escacharrar las antenas extrasensoriales el pasado sábado.
    -Sobre la homogeneidad…yo en festivales casi de todo, prefiero digo.
    -Mi respecto y admiración por cualquier profesional que creyera en esto.
    -Guincho y CruzCampo, totalmente de acuerdo.
    -Sí, debo salir más de está ciudad dónde francamente casi no pasa nada. Aunque destaco el esfuerzo ingente del colectivo Fikasound.(google en marcha para el no enterado).
    Y como mi parcialidad es meridiana, !vaya sesiones de los pinypon y los loop djs!
    pd:
    eso de cani me gusto. Angango total rescue! (en gaditano-spanghish).
    pd1:
    abro una cuenta corriente para que doneis dinero para comprarle otra camiseta al Guincho, si Luque ya se cambio del polo verde…el africano si puede.
    gracias Tridi! y perdonen el envalamiento pero deje puesto la tele un debate en telemadrid…y eso inspira a cualquiera.

  • Anonymous

    Flipo con lo de que el ICAS obligue a poner más grupos…

  • Blas Fernández

    Ojo, en ningún caso he hablado de “obligar”, pero sí de “insistir”. Es una historia que viene de lejos.

  • trtsk

    No sé si fue general, creo que sí, porque me ocurrió a mi y a otros amigos que estaban en otras posiciones, pero nadie comenta el enorme bullicio del sábado en los conciertos de Soy un caballo y The High Llamas? Ningún día hubo ese parloteo general y tan alto, es que jodían y mucho. Respeto mucho meter a un grupo como La Casa Azul y a sus seguidores, me parece una propuesta como otra cualquiera , pese a que no me guste( en un festival con 21 grupos no me van a gustar todos), pero es que el sector más eurivisivo de su público que no tenía ninguna intención de ver el resto, además molestó a los demás. Supongo que no es una cuestión de ser fan de un grupo u otro, sino simplemente de educación (y evidentemente no digo que los fans de ese grupo sean unos maleducados).

    Y coleando el cartel del South Pop, al Central Vetiver y Akron/Family…

    Un saludo

    Pd: bajé a auspicios de su crítica 4’Bonjours Party y Beach House y maravillosos ambos. Gracias.

  • Blas Fernández

    En efecto, Vetiver y Akron Family están confirmados para el 19 de junio en Sevilla (Central), el 20 en Granada (Alhambra) y el 21 en Málaga (Cánovas). La mala noticia, de cuyo rumor me había hecho eco en una entrada anterior, es que Martha Wainwright, definitivamente, se cae.

  • trtsk

    Pero ya ha salido el cartel? Entré en la web del Teatro y no aparecía nada. Eso de Vetiver lo sé por casualidad que me dió por entrar en su myspace y bingo!. O línea, cómo se puede programar 10 meses sin conciertos en una ciudad y dos meses repletos en época de exámenes y oposiciones?

    Un saludo

  • Blas Fernández

    No, el cartel no se ha presentado todavía. De hecho, no está cerrado aún, aunque algunas actuaciones están contratadas desde hace tiempo.