La ventana pop » Archivo » “Cuando hablan de estilos, me tapo los oí­dos y pienso en Brahms”

“Cuando hablan de estilos, me tapo los oí­dos y pienso en Brahms”

Blas Fernández | 5 de noviembre de 2009 a las 7:50

Foto: Peter Ross

Foto: Peter Ross

Compositor formado en la Universidad de Columbia y en la prestigiosa Juilliard School, autor de bandas sonoras para cine (El lector, El sueño de Casandra…), arreglista en algunos de los más notables discos de rock y pop experimental de los últimos años y responsable de piezas camerísticas cargadas de “energía maníaca”, Nico Muhly (Vermont, EE. UU., 1981) renuncia con naturalidad a los límites genéricos que pudieran parcelar su creatividad. En particular, a aquellos empeñados en erigir un muro infranqueable entre música culta y popular.

Integrante junto al cantautor folk Sam Amidon y a los experimentadores electrónicos Ben Frost y Valgeir Sigurðsson del sello-colectivo Bedroom Community, con base en Islandia, Muhly recalará este sábado en Sevilla con el espectáculo Whale Watching Tour, en el que los cuatro músicos comparten tablas revisando sus respectivos repertorios. Su concierto pondrá, casi, el punto final a la segunda edición del festival Electrochock (US), organizado por la Universidad de Sevilla, que comienza hoy en Pista Digital.

¿Cómo, cuándo y por qué se puso en marcha Bedroom Community?

Bedroom Community comenzó hace ya unos cuantos años. Era algo que Valgeir [Sigurðsson] había estado pensando durante un tiempo. Cuando nos conocimos, me sugirió que grabara en condiciones mi, por aquel entonces, penosamente grabada música de cámara. Y durante el proceso de puesta en común creo que se le ocurrió la idea. El sello, tal cual es, está conformado alrededor del estudio que tiene en Islandia, por lo que, en realidad, es como una extensión de su cerebro.

Llama la atención la disparidad estilística. Quizás se puedan encontrar conexiones entre la experimentación de Ben Frost y Valgeir Sigurðsson, pero ambos parecen lejanos a lo que haces tú o al folk de Sam Amidon. ¿Qué tenéis en común?

Es interesante, porque no pienso para nada en ello. Sí pienso en el hecho de que, ya sabes, todos amamos Islandia, pasamos allí mucho tiempo y nos gusta la música de los otros. Eso es, me da la impresión, lo importante. Mucho más que hablar sobre el estilo, que siempre me parece algo ambiguo.

¿Cómo es el Whale Watching Tour? ¿Qué vamos a escuchar?

Creo que tendrá dos partes largas con distintas áreas de enfoque. Por ejemplo, Ben Frost tocará unas cuantas piezas largas, luego Sam unos pocos temas cortos, después yo algunas cortas y dos largas, etc. Debería ser muy extremo y colaborativo. Estaremos sobre el escenario bastante tiempo.

¿Por qué entra un músico con formación académica en contacto con el ámbito pop?

¡No soy un músico académico! Simplemente fui a una escuela de música, lo cual es completamente distinto. Todo el mundo debería ir, no puede hacerte daño aprender más cosas.

Te has significado como arreglista… ¿Qué has aprendido, si has aprendido algo, de gente como Björk, Antony Hegarty, Will Oldham o Grizzly Bear?

Hay mucho amor en esas colaboraciones. En su mayor parte, los músicos que citas son muy intuitivos y me contratan para que sea listo y ratonero con los instrumentos. Grizzly Bear, con los que estoy trabajando ahora, son fantásticos, porque arreglar su música es como hacer un puzzle gigante. Hay tantas cosas pasando al mismo tiempo, que encontrar mi pequeño camino entre ellos es como ir avanzando a machetazos a través de la jungla.

¿Cómo afrontas la composición para el cine? ¿Te sientes menos libre que cuando compone música autónoma? ¿Optas por el pragmatismo?

Más pragmático, desde luego, y también escribo más rápido, confiando en mis instintos primarios. Escribir una banda sonora es algo atlético. Componer, por ejemplo, una ópera, es un larguísimo e indulgente proceso, mientras que una b.s.o. es como: ¡Corre, escribe algo en diez minutos, ya! ¡Un sprint!

No es trabajo tuyo, pero, estilísticamente, ¿dónde situarías la música de tus discos, Speaks Volumes y Mothertongue?

Los diez minutos que me llevaría pensar en el estilo de mi música son diez minutos que perderé para siempre y nunca recuperaré… Digamos que es música de cámara amplificada, con espasmos, obsesiones y energía maníaca.

En el ámbito académico suele utilizarse el término música contemporánea de manera bastante paradójica. Incluso para referirse a compositores del siglo pasado. ¿Qué opinión te merece?

No pienso en ello, ahí está mi secreto. En cuanto sospecho que la gente va a ponerse a hablar de estilos o de clasificaciones, me tapo los oídos y empiezo a pensar en Brahms.

Me temo que en España, al menos para buena parte de la crítica clásica, la distancia que separa a los músicos académicos de los populares es todavía grande: son mundos que apenas entran en contacto. ¿Has vivido esa situación?

Intento no preocuparme por esas cosas. Para mí, con 28 años, viviendo en Nueva York y viajando todo el tiempo, simplemente me parece lógico involucrarme en distintos trabajos con muchos y variados músicos. Quizás para otros esta forma de verlo no tenga sentido, pero para mí sí. Es la única manera en la que puedo pensar.

Notas…

El Whale Watching Tour de la Bedroom Community pasará por el festival Electrochock (US) 2009 el próximo sábado 7 a las 21:00. Será en Pista Digital (c/Madame Curie, Isla de la Cartuja) con las entradas a 6 euros, 3 euros para la comunidad universitaria.

Junto a su concierto, la programación del festival, organizado por la Universidad de Sevilla, se completa con las actuaciones del británico Christ y los sevillanos Voodooetnies & Toroweins, hoy mismo, y la de los también sevillanos Tension Co. y el alemán Hauschka, mañana viernes.

Mientras que todas ellas, al igual que la de Bedroom Community, se celebrarán en Pista Digital, las dos sesiones de DJ’s programadas por el ciclo, a cargo de los barceloneses bRUNA -mañana- y Undo -el sábado- se llevarán a cabo tras los conciertos en la sala Wam by Abril (Luis Montoto, 118).

Voodooetnies & Toroweins es una pareja local de productores y DJ’s integrada por José Escabias y David Toro. El primero, habitual en los directos de Shotta, ha creado bases para diversos MC’s sevillanos, incluidos Tote King y Puto Largo (Dogma Crew) y acaba de editar un EP con el sello británico A Future Without, titulado Unfinished Works. El segundo ha tocado casi todos los palos del rap: comenzó con el graffiti, ejerció como MC y, finalmente, desembocó en los platos y la creación de ritmos.

Por su parte, Chris Horne, alias Christ., inició su carrera en Edimburgo compartiendo entusiasmo y referentes con los componentes de Boards of Canada para, a partir del comienzo de la década, dar rienda suelta a una discografía en solitario plagada de ejerciciós electrónicos planeadores y melodías exultantes.

Tras el nombre de Tension Co. se esconden Miriam Blanch -superviviente de la escena indie-rock sevillana de los 90- y José María Pérez Flor, un dúo que, a decir de la organización del ciclo, factura “electrónica ambiental oscura y minimal, ruidista y de intensidad creciente”.

Por último, Volker Bertelmann, alias Hauschka, es un pianista alemán conocido por su inclinación a manipular tan noble instrumento al objeto de arrancarle sonoridades inéditas. Son las que suenan en Fendof, su último trabajo discográfico, que presentará en Sevilla acompañado por una pareja de chelistas.

  • Manuel Lombardo

    Amigo Blas, te cuento: el concierto fue hermoso, los músicos, especialmente Muhly, excelentes, el concepto, acertado… ahora bien, el sitio, la pista de marras, horrible, fría, desapacible, mal montada, de acústica lamentable… y el público, en fin, ruidoso, no paró de moverse, entrar, salir, charlar, abrir latas, molestar, etc. Los responsables: una organización inexistente y permisiva y un lugar inapropiado. No está hecha la miel para la boca del burro. Allí había unos cuantos a dos patas. Un saludo, Manuel

  • Blas Fernández

    Gracias por la crónica, Manolo.

  • losmierdas

    otro que estuve allí, con su soledad a cuestas (no conseguí engañar a nadie que se viniera, juajua!)…

    después de animarme tras leer tus crónicas preconcierto, me extrañó no verte por allí, Blas… te perdistes un ejercicio de síntesis entre las músicas tan diversas de los cuatro músicos, mas que interesante… lo mas curioso, el protagonismo de Sam Amidon, a priori el que menos parecía encajar allí, a pesar de su excelente colaboración en el Mothertongues de Muhly, la suite The Only Tune que cierra el disco y asimismo, cerró una excelente velada (fotos y extensa reseña en el foro de Muzikalia.com, Tocatas Ilustradas)

    saludos!

  • Rigodón

    Sí, Blas, hemos echado de menos una crónica.
    El amigo Lombardo informa de lo que nos temíamos los que al final no asistimos: que era para no perdérselo y que el recinto no fue el más apropiado. (Parece que tampoco parte del público. Es la tendencia de los ‘trendy kids': los conciertos son más un acto social que una forma de deleite musical. El espíritu de los tiempos.)

  • Blas Fernández

    Pues no, señor Losmi y don Rigodón. No pude ir, y lo lamenté de veras. Ahora bien, no todos coinciden en lo del mal sonido. Gente que anduvo por allí me cuenta que lo oyó bien. Aunque eso sí, frío, parece, pasaron todos.

    Y a todo esto, me disculparán que no actualice con la frecuencia habitual, pero es que llevo lo que va de semana redactando crónicas del Sevilla Festival de Cine Europeo para la edición digital del diario.

  • […] ánimo tras canciones como Lemonworld o la cenital Vanderlyle Crybaby Geeks –ambas arregladas por Nico Muhly–, la inquietante Afraid of Everyone, con arreglos y coros de Sufjan Stevens –pruebe a […]

  • […] muy recomendable ciclo de música electrónica y aledaños organizado en la Universidad de Sevilla. Nico Muhly, To Rococo Rot, Jazzanova, Fujiya & Miyagi, Lindstrom y Erik Truffaz & Murcof, entre otros, […]