Los Morán se despiden

Blas Fernández | 19 de noviembre de 2009 a las 19:17

Ha sido un placer… ¡hasta siempre!

Tal y como anunció ayer FIB Heineken en comunicado de prensa, nos desvinculamos definitivamente de él. Motivo por el cual os hacemos llegar esta carta a modo de despedida.

“Han sido 15 años dedicados a poner en marcha y desarrollar un proyecto que comenzó como un sueño y que poco a poco se ha ido convirtiendo en uno de los festivales de referencia dentro y fuera de nuestras fronteras, superando todas nuestras expectativas. Experiencias de todo tipo, positivas y adversas, han jalonado un camino no siempre fácil de seguir pero estimulante y lleno de nuevos retos, en el que hemos contado con la compañía adecuada: un equipo humano al que agradecemos todos sus esfuerzos en pos de los objetivos que nos hemos ido marcando.

No obstante, ha llegado el momento de comenzar una nueva etapa en la que, a buen seguro, nos involucraremos en nuevos proyectos que estarán relacionados, de una u otra forma, con la gestión cultural.

Desde aquí, queremos agradecer el apoyo prestado a todos los que nos han ayudado a hacer realidad el Festival Internacional de Benicàssim, y especialmente al Ayuntamiento de la ciudad, a la Diputación de Castellón y a la Generalitat Valenciana; a los distintos patrocinadores que han confiado en nosotros todos estos años, especialmente a Heineken; a los proveedores como Sold Out, a los medios de comunicación; y muy especialmente a los asistentes, a los grupos y a Luis Calvo y Joako Ezpeleta. Le deseamos al Festival la mejor de las suertes para las ediciones venideras”

José Luis y Miguel Morán

Hasta aquí la lacónica nota de despedida de aquellos que pusieron en marcha y gestionaron con tino ese gigante (¿con pies de barro?) en el que ha terminado por convertirse el FIB. En efecto, los Morán se desvinculan del festival dejando el control a su socio irlandés, Vince Power (noticia aquí), lo cual plantea numerosas preguntas.

Entre otras, ¿qué ha ocurrido realmente? ¿Qué nuevos proyectos tienen en marcha los hermanos? ¿Incidirá negativamente este hecho en el proceso de vulgarización, con perdón, que ha venido experimentando el FIB de unos años acá? ¿Da este golpe de mano mayor credibilidad al anuncio hecho por Power el pasado verano sobre la posibilidad de realizar en Sevilla una cita paralela al FIB?

  • Olga

    Cita paralela en Sevilla que sea bienvenida.
    De esos 15 años he tenido el placer de asistir desde el 98 al 2004 y ha sido una pena comprobar como, de una cita de melómanos incontrolados que se hacían un viaje a Benicassim en vez de 40 a otras ciudades, se ha convertido en una centro de diversión y “despiporre” con pandillas de ingleses, alemanes e italianos más preocupados por la cerveza y las chicas que por la música.
    Quizá los Morán tengan esa misma sensación. El fib ha pasado de ser una cita indiscutible con la música a un espectáculo asociado a la fiesta.
    Existe una amplia diferencia entre ver a Björk en silencio junto a 30.000 personas a tener que aguantar a los borrachos y pasados en la locura que fue Radiohead (45.000 asistentes)

    En cualquier caso es preciso agradecer a los Morán su dedicación, el control de la masa, esa selección de grupos, los baños más perfe, los puestos de chucherías o el aire acondicionado del chill-out. Si tuviese que hacer un listado de todos los conciertos que he visto gracias a estos dos hermanos no tendría espacio suficiente.

    Pero el FIB, como diría Mansilla, “Ya no está de moda, ya no queda bien.”

  • Isabel

    Suscribo completamente el comentario de Olga.
    Estuve el 98, 99, 00, y lo dejé en 2002. Para mí era mejor un festival elitista que esa monumental juerga en que se convirtió a principios de esta década.

  • manoloDomínguez

    bueno, pero los morán algo de culpa tendrán en esa vulgarización del festival de la que habláis, supongo.

    y yo creo que no sería capaz de soportar un fib en los 50º de la sevilla veraniega. igual de la de benicàssim tampoco, que solo fui en el 98 cuando era más joven y resistente.