La ventana pop » Archivo » El testigo

El testigo

Blas Fernández | 7 de enero de 2010 a las 12:28

Tannhäuser

Tannhäuser

Tiene su punto paradójico: en días con abundancia de tiempo libre, se reduce drásticamente la oferta de conciertos.

Eso pasa de manera habitual en Sevilla durante las Navidades, quizás porque el personal anda en otros asuntos y lo de acudir a actuaciones se antoja raro. O no, quién sabe.

El caso es que se acaban las fiestas y, plas, de pronto nos encontramos con dos citas de alto interés, muy distintas en sus planteamientos sonoros, pero que de alguna forma trazan un curioso arco temporal, y sentimental, entre la escena local de ayer y hoy.

Mañana mismo, viernes 8, la sala Malandar acoge a las 21:00 un concierto triple protagonizado por tres grupos con algo más en común que el hecho de pertenecer a la escudería Foehn Records: Úrsula, Tannhäuser y Blacanova. Los dos primeros, ya lo saben, publicaron disco el pasado año; los últimos, tras tres deliciosos epés, debutarán en largo en este recién estrenado 2010.

¿Qué es lo que tienen en común? Sus propuestas son diferentes -Úrsula potencia en su nueva etapa el componente experimental y atmosférico; Tannhäuser sigue representando el elemento post-rock del lote, aunque libre de cualquier corsé; Blacanova aprende a trascender el ámbito canónico shoegaze mientras construye su propia identidad-, pero les une una misma sensibilidad y, claro, la amistad, eso que los convierte en otra célula autónoma dentro del superpoblado y efervescente panorama local.

Helio_b

De amistad saben también lo suyo los integrantes de Helio, que vuelven a reunirse, el sábado 9 también en Malandar, para celebrar el 30 aniversario, ahí es nada, de su primera actuación y, de paso, presentar Helio Collection, el disco que recopila todas y cada una de las canciones grabadas por el grupo a lo largo de su historia.

Si no es del 80, mi primer recuerdo de Helio debe ser del 81 u 82: los cuatro componentes originales tocando sobre el escenario de una caseta de feria. Pura nueva ola.

Pioneros valientes, los de Helio no lo tuvieron fácil. Se enfrentaron con ganas al estigma períférico, ese que aún hoy sigue condenando poco menos que a la anécdota a todo lo que acontece fuera de los límites de Madrid y Barcelona, y ni ganaron ni perdieron. Se lo pasaron bien, eso sí, y reclutaron a una dispersa legión de seguidores que los sigue celebrando como una de las mejores bandas de power-pop españolas. Felicidades.

  • Ignacio

    Tannhäuser lo petan

  • Tito tacio

    Desde luego, lo más destacado de la jornada del viernes, fue, sin duda, Tannhäuser. Si fuera un partido de fútbol, digamos que salieron a ganar desde el primer minuto y golearon

  • Ignatius Reilly

    Tannhäuser a años luz de los otros

  • Temporal

    Tannhäuser selección ya.

  • Pepe

    Siguiendo con el símil:

    1.-Blacanova como el Sevilla de Jiménez
    2.-Tannhäuser como el Sevilla de Juande
    3.-Úrsula como el Betis de Tapia

  • Pol

    Jajajajajaja

    Blacanova=Negredo
    Tannhäuser=Kanouté
    Úrsula=Koné

  • Rubiales

    totalmente de acuerdo con Pepe.
    Úrsula mucho ruido y pocas nueces además de sobreactuar bastante…

  • El pitufo Ramón

    Pues… uno no termina de verle la gracia al “mil-veces-visto-y-oído” post-rock de Tannhäuser (y no, tirar de “motorik” no les da puntos extra, que la cosa está bastante vista ya).

    Blacanova, a pesar del sonido, son los que tienen más enjundia, personalidad y, de lejos, mejores canciones.

    De Úrsula (aunque el disco se me antoja interesante, sin más) lo más “gracioso” es la pose. Vaya telita, madre mía…

  • Il Divo

    Mi ignorancia del tema me impide apreciar en su totalidad el sentido de los símiles futbolísticos aunque puedo imaginarlo. Lo cual me reafirma en lo que para mí es evidente: Úrsula está años luz por delante de cualquiera de las bandas de la ciudad. Y no es ninguna crítica, ojo, que las otros dos que actuaron en Malandar son también excelentes. Pero obviamente el público local no está todavía preparado para apreciarlo. Quizás si escuchara más música…

  • El pitufo Ramón

    Claro, que aquí no conocemos a Stars of the lid, Labradford, Pan-American, Windy & Carl, Hammock, etcétera…

    Ay, el “snob-enteradismo” que cree que los demás somos tontos. Qué penita más grande.

  • Esteban Ruiz

    Propongo diseñar un sistema de puntuaciones. Con papeletas y una casilla que se titule “razone su respuesta” anexa a las preguntas.

    Pero además propongo que esto sea obligatorio para todos, incluídos los adorables tipos conversadores que van a los conciertos a hablar con el colega, los que van con la pluma afiladísima para ver dónde está el fallo, los que definen el sonido de los grupos sin tener la más remota idea de qué puede pasarle al grupo que está en el escenario para estar sonando mejor o peor. En fin, ya sabéis. A todos los que vamos a los conciertos en la ciudad.

    Y veréis, sólo lo propongo porque como somos todos tan listos, igual está bien que establezcamos un escalafón de público, otro de periodistas musicales y por supuesto uno de músicos. Que todos tengamos un hándicap y que se nos respete -o no- por eso.

    ¡La verdad es que es estupendo que opinemos! incluso que nos insultemos. Con pasar por alto este tipo de deficiencias dialécticas y concentrarnos en lo que se dice más que en cómo se dice sería suficiente…

    Yo es que lo de la opinión dogmática no lo llevo muy bien, lo siento mucho.

    Y por último mi opinión sobre la velada.
    Creo que Úrsula sólo tuvo problemas de sonido, en parte atribuibles a ellos mismos, cierto.
    Pero… ¿Sobreactuaron? Pues no lo sé. A mí no me lo pareció.
    ¿Son Blacanova mucho más personales y originales que Tannhäuser? Pues tampoco lo sé… pero tampoco me lo parece.
    ¿Sonaron mejor Tannhüaser que el resto? Posiblemente, pero también es verdad que su sonido es más fácil de hacer para el técnico.
    ¿Son Úrsula los más avanzados de la ciudad? ¿Seguro? Tampoco me sale tener esta seguridad en este caso concreto, aunque esté de acuerdo con casi la totalidad de esa última afirmación.

    A mí me gustaron los tres, y me alegró mucho que la sala se llenase y me encantó ver tres bandas tan buenas. El sonido era en general mejorable, pero estábamos donde estábamos.

    Así que vayamos a lo que realmente parece importaros… ¿Quién tiene mejores canciones? ¿Quién es el ganador? ¿Quién tiene mejor puesta en escena? ¡Nunca lo sabremos hasta que tengamos los resultados de los cuestionarios!

    Saludos,
    e.

  • rudy protrudi

    Estoy totalmente de acuerdo contigo Esteban… pero qué mala leche hay en Sevilla. Sobretodo si los comentarios vienen de musiquillos de medio pelo del extenso firmamento sevillano abarrotado de estrellas mediocres, donde un alto porcentaje se deja llevar por la envidia y se alegra de las caidas del vecino, sin importar en que contexto se producen.

    En esta bendita ciudad, desde la cantera del “calambrazo” de hace 25 años, seguimos teniendo que soportar la necesidad de muchos por hacer el papel de críticos.

  • Vidal

    A mí lo que me resulta más sorprendente de toda esta diatriba es esa necesidad de echar a pelear a los grupos entre sí, más que nada porque yo imagino que si
    hacen esta gira juntos será porque encuentran afinidades estéticas, más allá de la pertenencia a un mismo sello: Marina Gallardo, por ejemplo, y con todos mis respetos hacia ella, no hubiera pegado nada en esa noche. Así que, ¿por qué enturbiar ese clima de compañerismo, ese arrimar todos el hombro en el que andan metidos, con peleas de patio de colegio? ¿No sería mejor quedarse con las virtudes de cada una de las bandas (con los defectos también, que tampoco estamos aquí para chuparnos las pollas, como diría el señor Lobo), en vez de jugar a eso tan sevillano del lanzamiento de cuchillos afilados?

    Yo, desde mi humilde punto de vista, tengo que decir que me gustaron los tres conciertos por motivos distintos. De Blacanova, creo que han dado un paso muy importante al eliminar toda esa maraña sónica que enturbiaba sus canciones: ahora suenan más monolíticos y oscuros. Eso sólo puede ser bueno, y estoy convencido de que ese disco que acaban de grabar nos va a alegrar la primavera. En el capítulo de debe, no termino de entender cómo es posible que un grupo con dos cantantes en el escenario (a los que seguimos sin escuchar bien, esta es otra queja) y unas letras tan interesantes tenga tan poca presencia escénica. Que posean un ramalazo shoegazer no significa necesariamente
    que deban mirarse los pies, que ya no estamos en los noventa.

    A Tannhäuser no les había visto nunca en directo, y me alegró comprobar que sus canciones se expanden sobre el escenario, que suenan más claras y energéticas. Que, en fin, toman más riesgos como banda cuando están ahí arriba. El punto negativo, en su caso, es que no tengo claro cuánto tiempo van a ser capaces de mantener ese discurso: a mí el concierto se me hizo lineal y derivativo en más de un momento, así que tal vez sería deseable una cierta renovación estética, que no todo va a ser virtuosismo instrumental. Eso sí, que evolucionen sin perder ni un
    ápice de intensidad, por favor.

    Y en cuanto a Úrsula, yo creo que el camino que han tomado es muy arriesgado y también muy loable. Es una banda sometida a una completa reinvención, y en esa reinvención, amén de algún inevitable desliz, está apareciendo un sonido (a pesar de los evidentes problemas que sufrieron durante el concierto, que es cierto que en parte fueron culpa suya) y una estética la mar de interesantes. Estética en la que, por supuesto, es posible buscar influencias y tics: el que esté libre de culpa que tire la primera piedra. Y por cierto, y respondiendo a algún comentario de por ahí
    arriba, prefiero una banda que sobreactúa (que no creo que éste sea el caso, de todos modos) y suda en el escenario a otra que no se mueve. Puestos a buscar algún defecto, creo que David Cordero debería callarse de una vez. Que se haga caso a sí mismo y siga al silencio.

    Y que las próximas paradas de la gira de estas tres bandas sean aún mejores que esta, claro.

  • Luis

    A mí me gustó Helio.

  • Curro

    En primer lugar, llama la atención que uno no pueda comentar su opinión sobre un concierto al que ha asistido(y ha pagado!!). No veo el por qué de esta confrontación entre tirios y troyanos. Sobre todo, porque, sinceramente, no la veo por ningún lado. Lo que sí veo, en cambio, es que, a las leegítimas opiniones de los qeu asistieron al concierto–con sus gracietas futbolísticas incluídas-les salgan la guardia de corps de los grupos que el respetable, según recuento de los que han escrito aquí, han calificado como lso que peor actuaron

    Quiero decir, a ver si ahora no se va a poder opinar sobre la actuación de un grupo al q acudes a ver, sin que seas calificado de “músico frustrado”.Me parece que todo el que ha opinado lo ha hecho con respeto(y gracia: lo de los delanteros del Sevilla, buenísimo)

    Aunque, claro, quizás no sea de agrado ser motejado como el “Betis de Tapia”, porque, sinceramente, tanto uno(Úrsula)como otro(Betis)dan pena sobre el escenario…

    Sí, el camino de Úrsula es muy arriesgdo: no lo ha hecho nadie antes que ellos, ¿verdad?. Quita el prurito localista y el factor amigo y qué te queda: disco medianamente pasable y actuación mediocre…

  • lu

    Sensatez en los últimos comentarios. Estoy con Vidal: si hasta los propios grupos se apoyan unos a otros… qué ganas de meter cizaña y de hacer rankings.
    Nunca he visto a Úrsula en directo, ahora me mata la curiosidad eso de que sobreactúan. En cuanto a la presencia escénica de Blacanova… conozco a Armando y no lo veo saltando y tirándose al suelo como Quentin Gas, es más, me entra la risa floja sólo de pensarlo.
    ¡Besos!

  • Selu Baños

    Bueno parece mentira que se haya generado un debate negativo respecto a una noche repleta de grupos sevillanos que están entrando poco a poco en la difícil maquinaria de la industria musical de nuestro pais.
    Yo por el contrario me alegro un montón de que esto esté pasando y de que pudieramos disfrutar de estos músicos locales. A mi particularmente me gustaron los tres conciertos mucho, pese a los problemas de sonido y la deficiente acústica de la sala en sí, pero eso son problemas con los que tienen que capear los buenos músicos aquí y en pekín.
    No obstante fue el concierto que mejor sonó de los que he ido de blacanova, banda que me encanta pero que como bien dice Vidal, debe darle un poquito más de color y movimiento a sus directos, así como aclarar las voces que tanto nos tienen que decir.
    Respecto Tannhäuser discrepo con Vidal en cuanto a que a mi sí me pareció que el concierto tuviera un comienzo, un nudo y un desenlace.Con momentos íntimos y a flor de piel y otros de desgarro e intensa emoción. Bajo mi humilde opinión fue el mejor de los tres conciertos y espero que mantengan su línea e incluso que la mejoren.
    A Úrsula no los había visto en mi vida y me llevé una grata sorpresa. Discrepo de la opinión que dice que son demasiado sofísticados para el público allí presente, eso ocurrió hace muchos años en el arsónica pero no creo que ocurriera esa noche. Debido a mi desconocimiento de la banda no pude saborear del todo el directo pero también les auguro un futuro prometedor, si siguen por la vía boards of canada más que la de meros contadores de historias.
    Pues eso, que si hacemos crítica que sea por lo menos constructiva.