La ventana pop » Archivo » Final feliz a una larga espera

Final feliz a una larga espera

Blas Fernández | 3 de febrero de 2010 a las 12:32

four_tet_b

four_tet_there_cover

There is Love in You. Four Tet. Domino. Electrónica. LP / CD

Cuando Rounds (2003) desveló de manera incontestable las virtudes del británico Kieran Hebden, ésas que lo convertían en uno de los más notables exponentes de la electrónica experimental afianzada en patrones tonales y estructuras de ascendente pop, quien suscribe rastreó retrocediendo en el tiempo y descubriendo gozoso, aunque fuera a destiempo, otros dos titulos previos tan excitantes y, a la vez, distintos, Dialogue (1999), su primer largo, y Pause (2001), su feliz desembarco en el sello Domino, donde aún sigue.

Esa larga permanencia contrasta con la demostrada inquietud del músico, aparentemente incapaz de repetirse y empeñado en mostrarnos un nuevo rostro con cada nueva entrega. ¿Habrá que buscar ahí entonces la razón de los cinco años transcurridos desde la aparición del también recomendable Everything Ecstatic (2005)?

Hebden no se ha estado quieto. A la producción de un título para la serie DJ Kicks sumó una exquisita recopilación de material ajeno, LateNightTales, diversas remezclas y una sonada colaboración con el veterano baterista norteamericano de jazz Steve Reid, visible, entre otros, en discos tan interesantes como Spirit Walk (2005) y Daxaar (2008). Pero Hebden se abstuvo de editar un nuevo álbum de Four Tet, hasta la fecha.

Theres is Love in You, como suele decirse, no sólo hace buena la espera, sino que además confirma una nueva quiebra estilística en la que la sombra del abstract hip-hop casi se diluye para dejar el papel troncal, quién lo diría, al house.

La suya es, en cualquier caso, una visión del house muy particular, conectada aún con aquello que se denominó folktrónica y emparentada con el cosmic disco en su voluntad de creación de desarrollos espaciales.

La primera prueba de ello, tras la subyugante apertura que supone Angel Echoes, es Love Cry, ya adelantada como sencillo a finales de 2009, una larga e hipnótica inmersión en el género de aire inquietante y dejes jazzísticos.
Del minimalismo de Circling al toque marciano de la festiva Sing -que por momentos podría pasar por un maxi de Kompakt Records-; del folk psicodélico de This Unfolds -acelerado al final de nuevo en clave de cuatro por cuatro-, al impulso orgánico y trotón de Plastic People o a la mezcla de contundencia y dulzura que revela She Just Likes to Fight, There is Love in You nos devuelve a Four Tet renovado y con el nivel de inspiración amenazando con rebasar el límite.

Como mínimo, ya podemos apuntar cuál será uno de los títulos mayores del recién estrenado 2010. ¿Lo adivina?

  • Vidal

    De hecho, don blas, estas dos o tres semanas han sido (o van a ser) prolijas en discos de esos de los que luego se cuelan en las listas. Ahí tiene si no el “Black noise” de Pantha Du Prince, el “Odd blood” de Yeasayer, el “nº 3″ de JJ, el “There is no enemy” de Built To Spill y ese triple vinilo monumental que se han cascado Vibracathedral Orchestra… Nos falta tiempo para escuchar tanto, amigo.

  • Muzz

    Gran, gran disco.

    Por cierto Blas… ¿se sabe algo del Territorios de este año?

    A ver si no coincide en fechas con el Primavera Sound otra vez…

    Saludos

  • […] I Got a Woman, con sample de Ray Charles incluido, evoca a los Portishead pre-Third y refuerza la sensación de encontrarnos, a veces, en el oscuro recibidor de una casa de mala nota: es ese ingrediente de turbadora lounge music con que el neoyorquino también aliña su ralentizada propuesta, tan deudora del jazz y el abstract hip-hop como de los serialistas y sus herederos contemporáneos -Allmost Fell y Variations bien pudieran tender puentes con Four Tet-. […]

  • […] Lion y Peace for Earth. Aún transitando por el camino abierto en su anterior largo, el fenomenal There is Love in You (2010), Hebden utiliza el house como vehículo y excusa para plantear bellas, inquietantes y, por […]