Kitty, Daisy & Lewis actuarán en Granada y Sevilla

Blas Fernández | 12 de septiembre de 2011 a las 7:39

Boogie Woogie, R’n’B, Western Swing, Jump Blues, Swing, Jazz, Rockabilly, Blues, Country & Western… La enumeración de estilos en la propia portada de A To Z, The Roots of Rock’n’Roll dejaba pocas dudas sobre el contenido de aquel recopilatorio que, más que como carta de presentación, servía como declaración de intenciones a Kitty, Daisy & Lewis. De Albert Ammons a Bob Zurke, con ellos de por medio, eran 26 cortes dedicados a desenterrar los profundos cimientos de su (¿anacrónica?) devoción.

Para entonces, verano de 2007, el singular trío londinense -jovencísimos hermanos abducidos por el culto al protorock’n’roll- ya había editado varios sencillos reveladores del imaginario que alimentaba su retromanía, pero la doble compilación, adornada con curiosidades como aquel calypso de Louis Jordan (Run Joe) o el desbocado swing de Earl Hines & His Orchestra (Piano Man), certificaba que circunscribir su gusto o incluso su radio de acción al rockabilly, como solían hacer las primeras crónicas de urgencia, era una tentación reduccionista ciertamente desafinada. Aquí había más, todo igual de vetusto, pero más.

Los Durham, hijos del guitarrista e ingeniero de sonido Graeme Durham y de la baterista Ingrid Weiss (The Raincotas), podían haber derivado sus filias hacia cualquier otra época, pero la afinidad, vaya usted a saber por qué, surgió alrededor de aquellas añejas y desde luego aún hoy vibrantes piezas.

Cuando en 2008 apareció su primer y homónimo álbum, buena parte de las reseñas giraron en torno al hecho de que tres pipiolos de 16, 18 y 20 años cultivaran semejante inclinación por la arqueología en lugar de juguetear con ordenadores (en fin…). No pocas de ellas, en cualquier caso, se declaraban rendidas ante semejante muestra de desparpajo, soltura, energía y sonido cavernoso (así, por cierto, se presentaron en vivo en la primera edición del Monkey Week, en 2009).

Lo que de algún modo contribuyó a desbordar todo aquello de su presumible cauce natural tiene nombre y apellido: Chris Martin. Bien es cierto que la banda ya había abierto para gente como Richard Hawley, pero convertirte en telonero de una gira norteamericana de Coldplay es, definitivamente, otra cosa. Vuelven los 50 fue, de nuevo, un titular recurrente.

Publicado tres años después de aquel pequeño revuelo, Smoking in Heaven nos presenta ahora a Kitty, Daisy & Lewis abriendo tanto el abanico como en aquella recopilación. O casi. Tomorrow, el primer corte, guiña un ojo al rocksteady y a partir de ahí, con un sonido más elaborado que su predecesor, pero sin pasarse, se sucede otro sugerente catálogo de antigüedades que cobran vida. No por arte de magia, sino porque Kitty, Daisy & Lewis se resisten, precisamente, a descatalogarlas.

Y así los veremos pronto por aquí, presentando las canciones del nuevo álbum, el próximo viernes 7 de octubre en Granada, inaugurando la temporada en el Centro Cultural Caja Granada, y el sábado 8 en Sevilla, haciendo la propio en el Teatro Central. Las entradas para ambas actuaciones costarán lo mismo en venta anticipada, 15 euros. En taquilla el día del concierto, las granadinas costarán luego 18 y las sevillanas 20.

Ahí les dejo el clip de Messing With My Life. Que lo disfruten…

  • fyty

    La verdad que como está el panorama, ante el maltrato que se le está dando a estos géneros, Kitty, Daisy & Lewis son un soplo de aire fresco. A ver si es verdad y nos traen para Andalucía algo bueno porque de morralla ya estamos jarto.

  • rincibilly

    El club de Rock n Roll clasico de sevilla ROCKIN SWARM, está preparando una fiesta postconcierto 50,s, con varios Dj reconocidos en la escena Rockin sevilla y con ambiente total retroamericano. Asi que la fiesta va a ser por partida doble

  • BJB

    I like their style and the recording production values – clean, crisp and in tune. While it is refreshing to hear English as opposed to the type of phonetic singing that some pop singers attempt, the lyric and arrangement don’t really say much – repetitive action “without the hook” – like a bad day fishing as it were. Notwithstanding, I will check out more of their work, as fyty said “a breath of fresh air” indeed!!!

  • Miguel

    Será genial verlos en directo, estaremos en Granada en esas fechas y aprovecharemos para asistir a su concierto. Han encontrado una fórmula que sin salirse de los parámetros clásicos de los géneros que abordan, gustar al público no entendido también. Eso lo valoro positivamente y hay muchos (la mayoría) que mueren en el intento.