La ventana pop » Archivo » Monkey Week 2011: guía rápida

Monkey Week 2011: guía rápida

Blas Fernández | 28 de octubre de 2011 a las 8:48

Herman Düne, fotografiados por Estelle Hanania.

Por tercer año consecutivo, El Puerto de Santa María acoge desde hoy y hasta el próximo lunes una nueva edición del Monkey Week, punto de encuentro de la industria española de la música con complementaria vertiente festivalera.

Junto a conferencias, mesas redondas, talleres y expositores –la parte más profesional de la cita, ésa que sirve para realizar nuevos contactos y afianzar los ya existentes–, se hace visible una abigarrada propuesta de conciertos: más de un centenar de grupos y solistas toman al asalto la localidad gaditana a través de una abultada red de escenarios diseminados por plazas, teatros y bares.

Si en éstos se prodiga la oferta nacional, alternando bandas ya bien conocidas con otras de previsible proyección futura, en el escenario principal, el ubicado en el centenario Monasterio de la Victoria, podrá contemplarse desde mañana una variopinta programación quizás desprovista este año de potentes ganchos con anclaje en la actualidad, pero con algunos nombres que, cuanto menos, despiertan la curiosidad.

Puede ser el caso de Hawkwind, veterana y popular formación del space rock británico de los 70 que prolonga su discografía (bastante) más allá de sus celebrados logros iniciales. O el de Neneh Cherry, desde luego: la hija del trompetista de jazz Don Cherry, ex integrante de Rip Rig + Panic, sorprendió a medio mundo en 1989 con la frescura del fantástico Raw Like Sushi –vigoroso combinado de hip hop desprejuiciado y pop bailable–; mantuvo el tipo con el más oscuro Homebrew (1992) y alcanzó el éxito mainstream al lado de Youssou N’Dour (7 Seconds) justo antes de despeñarse por la pendiente de la vulgaridad AOR con Woman (1996). ¿Qué nos ofrecerá ahora en su retorno? Quién sabe… Bueno, algo se sabe. Por una vez desconfíen del programa de mano y de la web de la cantante: en origen, y pese a escarceos, sus similitudes estilísticas con el trip-hop, no digamos ya con con su sacrosanta trinidad –Massive Attack, Portishead y Tricky–, fueron nulas.

Si ambos ocuparán el monasterio el sábado –junto a Cápsula, Meneo y los gallegos Novedades Carminha–, el domingo lo harán los neoyorquinos Oneida –pesos pesados de la neopsicodelia con deriva progresiva–, los iconoclastas Chrome Hoof, el nacional Bigott –con nuevo disco bajo el brazo, The Orinal Soundtrack–, Holloys y Mugstar.

Por último, el lunes presenta otra velada de oferta diversa en la que conviven el ex integrante de The Posies Ken Stringfellow –que revisará junto a los locales Ledatres la banda sonora del musical, y posterior película, Hedwig & The Angry Inch–, el trío finlandés K-X-P, Zombie Zombie, los nacionales Sidonie –con disco recién publicado, El fluido García– y ese inefable, y siempre efectivo, grupo comandado por André y David-Ivar. O sea, Herman Düne y su pirueta sin red entre la iconoclastia y el clasicismo rock, como este mismo año volvía a demostrar su último y recomendable álbum, Strange Moosic.

Pero, como ya se ha apuntado, el listado de conciertos del Monkey Week dista de agotarse en el escenario del Monasterio de la Victoria. De hecho, son los numerosos showcases programados en bares y teatros los que, junto a las jornadas profesionales, confieren al encuentro su sello de identidad particular.

Entre los muchos grupos convocados se encuentran, por ejemplo, Mansilla y Los Espías –banda con la que el escritor y dramaturgo Fernando Mansilla da rienda suelta a su pasión por la literatura de baile; lunes 31 a las 19:00 en El niño perdío–; los veteranos y contundentes Los Marañones –sábado 29 a las 17:00 en la Bodega del Club de Rugby–; el barcelonés Guillamino –también el sábado, a las 19:00 en El cielo de la Cayetana–; los muy crudos Discos Las Palmeras! –con citas el sábado, a las 18:00 en la Bodega del Club de Rugby, y el domingo 30, a las 17:00 en el Teatro Pedro Muñoz Seca–; y Cuzo, actual proyecto del ex 12Twelve Jaume L. Pantaleón –el lunes a las 13:00 en el Pedro Muñoz Seca–.

En el mismo apartado se incluye esa inicialmente anunciada actuación sorpresa “de un grupo nacional con mucho tirón”, programada para el domingo a las 20:00 en La Pontona, y que en pocas jornadas pasó del secreto a voces a la confirmación oficial: será Amaral en acústico, aunque dadas las reducidas dimesiones del espacio elegido, avisa la organización, tendrán preferencia en el acceso los profesionale acreditados. Que no se enfaden los seguidores del dúo zaragozano: al fin y al cabo, bajo la punta del iceberg público se oculta la auténtica envergadura del Monkey Week, que no es otra que esa ya aludida actividad profesional.

Etiquetas:

  • ana

    No creo que los profesionales se peguen tortas por verlos no? Nos vemos en el MW!

  • Blas Fernández

    No estoy yo tan seguro, Ana…

  • José Miguel Díaz

    Hasta ahora en ninguna información puedo ver el horario de actuación de los grupos en el monasterio de la Victoria; ni siquiera a qué hora se abren las puertas y empiezan los conciertos. Estoy especialmente interesado en Hawkwind. ¿A qué hora tocan? Gracias.

  • Blas Fernández

    José Miguel, yo tampoco he encontrado los horarios. Me entero mañana y te dejo un mensaje aquí. Saludos.

  • cristasol

    Pues explicate Blas. ¿Por qué motivo estarían los profesionales tan interesados en ir la miniconcierto de Amaral?

  • d.

    los horarios del monasterio los ví el otro día en su fb; aquí lo enlazo: http://on.fb.me/tCCdbq.
    mañana tiraré para el puerto, ganazas; saludos!

  • Blas Fernández

    Mil gracias, Diego. O sea, que Hawkwind a las 23:25. Buena hora.

    Cristasol, supongo que es una cuestión de simple proporcionalidad. Si Amaral le gusta a mucha gente, es previsible que también le guste a un buen número de profesionales acreditados, que en el Monkey no responden a un perfil concreto asociado a tal o cual estilo, sino que representan a un abanico bastante más amplio. Pero espero que puedas entrar, si es el caso.

    A todo esto, ya estoy en El Puerto. El tema de la huelga de operarios del servicio de recogidas de basura se ha solucionado y apenas se ven ya bolsas tiradas por las calles. Amén.