La ventana pop » Archivo » Se alquila mito

Se alquila mito

Blas Fernández | 20 de mayo de 2012 a las 17:46

Iggy, en plena faena. / Foto: Juan Carlos Muñoz

“Yo es que nunca había visto a Iggy”. De repente, justo cuando el concierto de The Stooges arranca con Raw Power, el mundo, la audiencia de la segunda jornada en el festival Territorios Sevilla, parece dividirse en dos: quienes ya han contemplado en directo en otras ocasiones los bailes de la iguana, junto a sus veteranos compañeros o flanqueado por jóvenes reclutas, y quienes asisten por primera vez a las convulsas evoluciones del mito. Para los segundos, lo señalado de la ocasión se supone tan especial que cualquier otra consideración pasa a segundo plano; entre los primeros, por contra, se abren nuevas divisiones, de la entrega incondicional, los menos, al reparo.

Este cronista se siente en medio. No le vale el sobado argumento “con 65 años a ver quién se sube a un escenario y hace eso”, pero tampoco puede evitar reconocer el valor de semejante actitud aún cuando el Iggy de hoy, el de hace ya mucho tiempo, resulta ser un astuto empresario dispuesto a explotar comercialmente ese mito; el mismo que abomina de EMI, la discográfica que se ha negado a editar su disco de versiones, Après, arguyendo con sorna que quizás “hubieran preferido un disco con punks populares”, pero que no duda en rescatar el añejo y ciertamente glorioso repertorio de sus inicios para, una vez más, hacer caja. En fin, el rock’n’roll y sus contradicciones, bastante más allá de pintoresquismos como la exigencia de limusinas o banda ancha para ver en el camerino la final de la Champions.

¿El concierto? Pues el de siempre –incluida la proverbial invitación a los dancers para subir al escenario–, sólo que en cada ocasión un poco más ralentizado, un tanto más amortiguado y, vaya, acercándose peligrosamente al límite de lo caricaturesco; sólo salvado por la profesión –premio especial para James Williamson, de vuelta a la carretera en primera clase tras jubilarse como alto ejecutivo en la división informática de Sony– y sobre todo por el entusiasmo con el que la numerosísima audiencia –el concierto con más asistentes de todo el festival– recibió cañonazos del calibre de I Wanna Be Your Dog o andanadas tan hirientes como Fun House.

Si hubieran puesto bandera, el público que el sábado acudió en el Monasterio de La Cartuja a la segunda jornada de Territorios la habría desbordado. Lo de Iggy estaba hasta la bola, pero una rápida ronda certificaba que incluso a aquellos a los que tocó bailar con la más fea, caso de los granadinos Lori Meyers, el sevillano Shotta y la charanga balcánica de los 17 Hippies, actuaban frente a audiencias más que respetables.

Y fue una constante casi desde el inicio. Casi: el rapero local Juaninacka encendía a su fiel parroquia en el escenario principal y los jiennenses Guadalupe Plata volvían a sacar ídem del viejo filón del rhythm&blues más arrastrado, pero Marina Gallardo tuvo que conformarse con bastantes menos espectadores. Eso sí, buena parte de quienes pasaban frente al escenario Ron Brugal apostaban por quedarse y comprobar cómo la portuense crece. Había empezado su concierto con The War Inside, esa magnífica canción que avanza un tercer álbum ahora en proceso, y la mera disposición del escenario –tres teclados y dos percusionistas; la guitarra no sonó hasta el tercer tema– avisaba ya de ese componente motorik que diluye anteriores esencias folkies y gana espacio para las atmósferas. Hay que estar muy, pero que muy atentos con ella.

Andrés herrera 'Pájaro'. / Foto: Juan Carlos Muñoz

Entre lo más destacado de la noche servidor incluye también a Andrés Herrera Pájaro, en estado de gracia tras su inesperada reaparición con Santa Leone y llevando sus canciones al directo en compañía de una banda impecable e imponente. Suyo, y de sus compañeros, fue el mérito de poner a bailar a quienes abarrotaban el escenario Ron Brugal, cómplices paisanos o foráneos: también se deshace la sospecha de que su singular propuesta, esa que funde en una particular marmita rock’n’roll clásico, spaghetti western y guiños profanos a la música procesional no va a ser entendida más allá de ciertos límites geográficos. Si acaso, no lo será más allá de ciertos círculos melómanos.

Notables, en la medida de la visita fugaz, se mostraron también Mission of Burma –cuando aceleraban, sacudían los cimientos del centenario monasterio–, el veterano Alpha Blondy –versión reggae incluida del Wish You Were Here de Pink Floyd; que Jah me ampare– y unos !!! tan cumplidores en su batidora disco-music que hasta pusieron a dar botes a los fans de Iggy que por allí quedaban.

Servidor se quedó con las ganas de ver a The Bug y repetir con Buraka Som Sistema, acompañando atronadores durante el camino de vuelta.

  • Adolfo

    No creo que nadie deba enfadarse por tu crónica,Blas.En cualquier caso,el titulo que le das a la misma describe bastante bien el mercado en el que se mueve Iggy desde hace muchos años,que no es otro que el del alquiler.Entiéndase todo en el mejor de los sentidos,claro está.¿O alguien conoce a un pescadero que venda carne en vez de pescado?.Pues eso.Yo sigo pensando que a su concierto le faltó volumen,que no calidad,pero bueno…
    Lástima que no vieras a The Bug.Música brutal para gente variopinta,aunque buena parte del público parecia una reunión de mafiosetes con sudadera de capucha y cara de malisimos.Pero quién dijo mieo.Este viejo roquero (feisimo palabro)se hartó de pegar botes,que para eso está la gloria de la música sin etiquetas.
    Y,muy cierto,El Pájaro estuvo a la altura de lo que yo esperaba,que es mucha altura.
    !!! también me pusieron a dar botes sinvergonzones.A estos yo no los conocía,con lo cual la sorpresa fue realmente grata por partida doble.
    Por cierto ¿he dicho ya que el poner a Mission of Burma a las 8.15 es crimen de lesa humanidad?.

  • fyty

    Con todo mi respeto para las demás actuaciones: me saque la entrada solo para ver ese mito todavía “on the road” que es Iggy Pop. No me interesaba nadie más del cartel. Allí estuve puntual a las 23:30. Cuando termino me fui por donde vine, repasando con mi colega Pakito, no solo el concierto sino lo que conlleva cuatro décadas en la brecha. Iggy y muchos como él, son los que hacen grande a festivales como Territorios.

  • Blas Fernández

    Gracias Adolfo y Fyty por vuestro comentarios, agradecimiento extensible a todos los que habéis comentado en el anterior post.

  • MIGUE

    yo igual que firty, fui solo para ver a Iggy Pop y no defraudo nada porque muy profesional hizo lo que yo esperaba de el,bailar,saltar ,provocar,mezclarse con el publico y mucha caña.
    yo lo había visto pero sin los stooges y junto a Mick Jagger son los dos mejores vocalistas que he visto en mi vida porque bailan y son divertidos y no quiero ver a un tio parado como un pasmarote

  • fyty

    Efectivamente, Adolfo, entre nuestro intercambio de parecer, mi colega Pakito y el que suscribe, llegamos a la conclusión de que faltaba volumen….en el canal del micro, los instrumentos ahogaban un poco la voz de Iggy.

  • Suso

    Como adelanté en el comentario de la crónica del viernes, me gustaron mucho Iggy & T. S. como !!!. “The Bug” chocaba con éste último y tuve que por desgracia elegir. Lo de ‘Mission of Burma’ por la hora no llegue a verlos, pero como dice Adolfo, es de un sinsentido increíble.

    Por otro lado, me llevé una buena decepción con ‘Zombie Kids’, la verdad es que me esperaba otra cosa, después de haber escuchado tantas excelencias sobre ellos. El en tema de los platos, me quedaría con la actuación de Tiga el viernes.

    Saludos.

  • jesus

    Es mi cronica ,la que comienza una noche con la soledad y el ambre de rock.
    No querìa pero comprè mi entrada en carrefour por 28,10e,y tratè de buscar primeras filas.mientras kiko veneno me miraba con el rabillo del ojo.No hubo bis,con la noche y las estrellas ,me despertò el cojito rapero que acompañò a sfdk,luego niñas ,me calentaron con amaral,làstima qme puse demasiado cerca y mi oìdo no me respondìa.Seguì buscàndo rock y me vì recostado en la pared de las chimenèas escuchàndo milkway express ,(armònicas),para irme como quien sabe lo que quiere a escuchar las peripècias de los enemigos,que aunque muy pastelònes ,me hicièron emocionarme, despuès me lo reservo para mì,pero no me diò tiempo para aburrirme,y me fuì de los ùltimos , q es de lo que se trata,.NO LE PIDAS PERAS AL OLMO ,Y NO SE PUEDE ESTAR EN MISA, Y REPICANDO.

  • Suso

    Totalmente de acuerdo en lo que comenta fyty, lo del canal del micro, que los instrumentos ahogaban un poco la voz. Precisamente, tambien pasó lo mismo con Supersubmarina, en el mismo escenario horas antes.

  • Luis Felipe

    Esto de criticar a las viejas estrellas del rock queda como muy chick. Yo sólo digo que los que fuímos estuvimos delante de una leyenda y que demostró por qué lo es. Lleva el rock en el cuerpo.
    Lo demás son zarandajas.

  • Melómano

    Todos los músicos que han pasado por el festival firmarían lo que haga falta por estar a los 65 años en plena forma, haciendo la música que les sale del alma y cobrando buena pasta por ello. Grande Iggy y larga vida al rock&roll.

  • Blas Fernández

    Luis Felipe, si revisas las entradas de este blog comprobarás que no albergo prejuicio alguno contra “las viejas estrellas del rock” y que no me caracterizo precisamente por mi vocación chic. Hazlo si te apetece y luego ya, si acaso, hablamos de eso de “llevar el rock’n’roll en el cuerpo” y otras zarandajas.

    Melómano, los músicos, quizás. ¿Y el público? ¿Firmaría también el público? ¿Todo el público? Iggy está en relativa buena forma, pero pienso que hoy le cuadra más defender en vivo el repertorio de ‘Après’ que el de The Stooges. ¿Que hay quién le compra este último? Pues estupendo.

    Saludos y gracias por participar.