La ventana pop » Animal Collective

Archivos para el tag ‘Animal Collective’

Esa dulce agitación

Blas Fernández | 22 de diciembre de 2011 a las 8:27

Coco Beware. Caveman. Magic Man! / ORG Music. Rock. LP / CD

TV On The Radio –por supuesto–, Grizzly Bear, Yeasayer, The Shins, Arcade Fire, Animal Collective, Talking Heads… Los referentes, algunos obvios y otros más sutiles, se amontonan en la sorprendida atención del oyente durante la gozosa escucha de CoCo Beware, el largo relativo –poco más de media hora– que de golpe y porrazo pone a Caveman en un punto destacado del abigarrado mapa de Brooklyn. Y todo ello sin que el desfile de influencias reste crédito o un ápice de emoción a aquello que suena por los altavoces. Al contrario: es esa cara alquimia que consigue evocar sin llegar a identificar plenamente; ésa que concentra esencias reconocibles en un nuevo y embriagante destilado, la que sacude el entusiasmo y convierte el disco del quinteto neoyorquino en uno de los más descatados debuts del año que expira.

Con los Dirty Projectors de Bitte Orca comparte Caveman el gusto por las guitarras de inspiración africanista y las percusiones de corte tribal –ya vengan éstas de África o de la propia América–; con Fleet Foxes, entre tantos otros nombres de las últimas hornadas del indie rock norteamericano, la inclinación por las melodías angelicales a varias voces, siempre comandadas por la de Matthew Iwanusa, guitarrista y cantante principal.

Como buena parte de esa escena, Caveman también participa del inacabable ritual de invocación de espíritus del pasado –queda claro, igual que en el caso de Animal Collective, desde dónde llegan esas aludidas melodías, ¿no?–, pero sus resultados, filtrados por la óptica del presente, por sus modos y formas, debieran bastar para cerrar la boca a los cíclicos agoreros del todo está inventado ya –bastaría, claro, si tuvieran abiertos los oídos–.

http://vimeo.com/28809215

Desterrado de la fórmula aquel componente rarista que antaño parecía antojarse imprescindible, CoCo Beware –extraño guiño a la estrella de la lucha libre Koko B. Ware; vaya usted a saber el motivo– se despliega accesible y directo incluso al oyente situado más allá del impenitente círculo de rastreadores. Atención pues, porque canciones como Decide o My Time –las únicas que se permiten pisar algo el acelerador, con resultados conmovedores, en un terreno por lo general abonado a la atmósfera y el medio tiempo–; A Country’s King Of Dreams o Great LifeGreat life to live / Great life to live / It’s all you have to give / It’s all you have to give… Poco texto más requiere– bien pudieran pasar por ser el sonoro aviso de una gran aventura aún por contar. Mientras el tiempo lo decide, nos queda la dulce agitación ante el descubrimiento de un disco maravilloso.

http://vimeo.com/32613189

Recordatorio multicolor

Blas Fernández | 11 de diciembre de 2009 a las 10:51

Foto: Benjamin Corrigan

Foto: Benjamin Corrigan

animal_b

Fall Be Kind. Animal Collective. Domino. Rock / Pop / Exp. CD-EP / 12″

Con pocas dudas ya sobre la inclusión de Merriweather Post Pavilion en las inevitables listas de los discos más destacado del año –y eso, en un año especialmente reñido–, Fall Be Kind actúa como agradable recordatorio del esplendoroso y multicolor mejunje formulado por los norteamericanos en el ya lejano mes de enero. A éste le suman cinco nuevas canciones que, quizás desde una perspectiva más relajada –es un decir– hacen uso de los elementos ya conocidos –africanismo, tropicalismo, psicodelia, electrónica y no pocas deudas con Beach Boys– para proponer otro agradecido ejercicio de audición lisérgica.

Etiquetas:

Otros viajes de ida y vuelta

Blas Fernández | 20 de julio de 2009 a las 10:03

MYSTERY. BLK JKS. Secretly Canadian. Rock / Afro-Pop. EP / CD

Cuestión de tiempo: como ocurrió en los 80, tras vampirizar el legado africano, dicho con la mejor intención, la escena indie norteamericana se atreve a explorar de primera mano aquello que hoy, en un permanente viaje de ida y vuelta, se fragua en aquel continente. Con Diplo como descubridor oficial, BLK JKS, procedentes de Johannesburgo, nos llegan ahora en este epé, anticipo de LP a la vuelta del verano, servido por Secretly Canadian: cuatro cortes perfectamente encuadrables en un hipotético cruce entre Vampire Weekend, TV On The Radio y Animal Collective. El pedigrí rítmico africano, imbatible, no oculta sin embargo la incógnita: ¿es antecedente o reflejo de lo que ocurre en Brooklyn? Es más, ¿importa?

Ahí les dejo el clip de Lakeside

http://www.youtube.com/watch?v=8oUI02eK3SM

Aquí, el epé completo en Spotify.

Apropiación y reinvención

Blas Fernández | 9 de julio de 2009 a las 9:25

Sarah Cass

Foto: Sarah Cass

BITTE ORCA. Dirty Projectors. Domino. Rock. LP / CD

Un lector de este blog me llama la atención sobre el hecho de haber dedicado, el pasado 11 de junio, el espacio principal de la versión impresa de La Ventana Pop en Diario de Sevilla al The Eternal de Sonic Youth en detrimento del Bitte Orca de Dirty Projectors, que ocupó una reseña pequeña aun asumiendo que me resulta un título bastante más atractivo que el de los veteranos rockeros. La razón es simple: la expectación que levanta un disco de Sonic Youth es, en principio, mayor e independiente de las consideraciones que se derivan de su escucha.

Sin embargo, no he dejado de darle vueltas al asunto acuciado, además, por las numerosas y sucesivas escuchas -en glorioso y asequible vinilo gordo- del último e imponente trabajo de los de Brooklyn, un álbum ciertamente inagotable que corre el riesgo de dejar en pañales a otros significativos hitos previos de su discografía, incluido aquel celebrado e imaginativo ejercicio de apropiación y reinterpretación del Damage (1981) de Black Flag que resultó ser Rise Above (2007).

Con aquél comparte Bitte Orca rasgos estilísticos formales -ese africanismo deconstruido y reensamblado que se ha convertido, de momento, en marca de la casa-, pero lo supera de forma holgada en cuanto al grado de inspiración, y resultados, que rige en la unidad básica de apreciación de todo este asunto: la canción (y su envoltorio).

Si en Damage David Longstreth, artífice y cerebro de Dirty Projectors, se metía en las canciones originalmente interpretadas por un entonces todavía incendiario Henry Rollins para rehacerlas a su antojo desde dentro, en Bitte Orca deja volar su talento, libre ahora de cualquiera de las limitaciones autoimpuestas al aceptar las reglas de aquel divertido juego, para alcanza cotas gigantescas.

Disco prodigioso, Bitte Orca despliega sus muchos atractivos desde frentes diversos. Uno de los más llamativos es, sin duda, el casi permanente juego a tres voces que Longstreth mantiene con los afilados y a menudo ululantes coros femeninos proporcionados por Amber Coffman (guitarra) y Angel Deradoorian (teclados, guitarras, samples), en buena medida responsables de esa sensación de tensión que inunda el álbum incluso en sus momentos más calmados.

Otro, desde luego, es el trabajo armónico y su apabullante interpretación. Y ahí la tradición viene de lejos. La voluntad de Longstreth por escapar de los cauces usuales había quedado ya patente en en Slaves’ Graves & Ballads (2004), un disco en el que el concepto pop de cámara cobraba un sentido diferente al habitual al desplazar los arreglos de cuerda hacia formas y sonoridades practicadas por aquella vanguardia académica que siguió siendo tal, aunque tardara en ser reconocida, pese a no renunciar a la tonalidad -Philip Glass, Gavin Bryars, Michael Nyman o incluso uno de sus más destacados discípulos, Jóhann Jóhannsson-.

La concepción camerística pervive en Bitte Orca, sólo que las cuerdas, aun presentes -aparecen, sin ir más lejos, en la delicada Two Doves-, hace tiempo que perdieron su predominio en favor de la electrónica imperceptible, las guitarras de ascendente africano y los mencionados coros, a menudo inspirados en ese mismo continente y protagonistas esenciales por méritos propios de la corporeidad de esta música.

No obstante, quizás el mayor valor de Bitte Orca resida en otra cuestión no tan obvia y que, como en el caso del Merriweather Post Pavilion de Animal Collective, termina poniendo en serios aprietos a los agoreros propagandistas del todo está inventado. Lejos de contentarse con recorrer vías ya transitadas, o incluso saturadas, Dirty Projectors no se limita a apropiarse de formas musicales conocidas para devolvérnoslas tras una leve mano de pintura como algo presuntamente novedoso. No: su apropiación lo es en toda regla, llega hasta el tuétano, lo extrae y reconfigura su ADN de manera magistral.

Y el ADN, queda claro, es África, imperante en cada uno de los nueve cortes, desde la lúdica Cannibal Resource hasta la cenital Fluorescent Half Dome, con la potente batería de Brian Mcomber haciendo equilibrios entre la sección de cuerdas. Pero aún hay más: cualquiera capaz de echarle mano al moderno R&B y recodificar su genética con moléculas propias de las células de un guitarrista de Mali -Stillness Is The Move- es, sin duda, algo más que un ingenioso bioingeniero. Así que, en efecto, aquel lector tenía toda la razón: Bitte Orca merecía más espacio.

Ahí les dejo el clip de Stillness Is The Move

…y aquí el disco completo en Spotify.

Ráfagas 15

Blas Fernández | 22 de enero de 2009 a las 10:28

MERRIWEATHER POST PAVILION. Animal Collective. Domino. Pop / Experimental. LP / CD.

Beach Boys –ante todo y todos–, psicodelia, tropicalismo, africanismo, rap, electrónica… ¿Seguimos? No hace falta: son los mismos ingredientes manejados cada vez con mayor pericia, y cada vez en mayor medida, por Animal Collective al menos durante sus tres últimas entregas. ¿Qué diferencia entonces a Merriweather Post Pavilion del resto? ¿Esa obsesión casi enfermiza por alcanzar la perfección? Piense en Brian Wilson y tome sus precauciones. O mejor: sumérjase en esta inagotable experiencia psicodélica –del trampantojo de su portada a la irresistible pulsión por el baile de su último corte, Brothersport– y ríase a su antojo del indie-mundialismo de andar por casa.

Ahí les dejo una delirante revisión en vivo de, precisamente, Brothersport, grabada el pasado mes de septiembre en St. Louis (Missouri)…

http://es.youtube.com/watch?v=jiJbRlcjH7E

Leer el resto del artículo »