La ventana pop » Holland

Archivos para el tag ‘Holland’

Duro, lento y fluido

Blas Fernández | 15 de septiembre de 2013 a las 5:00

Foto: Óscar Romero.

Foto: Óscar Romero.

“Fue hace un par de años viendo un concierto de Retribution Gospel Choir –explica el guitarrista Pablo Vinuesa sobre el origen de Tentudía–. A mi derecha estaba Pedro, al que había conocido hacía poco trabajando en Territorios. Teníamos muy buena onda, porque aunque es muy heavy, le gustan muchas otras cosas. Y a mi izquierda estaba Alberto, que es un colega del Puerto de toda la vida, pianista de carrera, con el que siempre había hablado de hacer algo juntos. Estábamos flipando los tres con Retribution, ni los había presentado, y de pronto me di cuenta de que éramos un guitarrista, un bajista y un teclista… ¡Un grupazo! Les propuse montar un grupo, pero un grupo de hombres, como Swans, como Neurosis… Aunque luego no nos salió tan bruto, porque somos buenas personas”.

Vinuesa, antaño en bandas como D4Insight y mercenario en una etapa particularmente oscura de Sr. Chinarro, llevaba casi una década alejado de los locales de ensayo cuando coincidió en aquel concierto del grupo paralelo de Alan Sparhawk (Low) con Alberto Trigueros y Pedro Román, este último curtido ya en formaciones como Monkeypriest y, además, tercera pata de un banco capaz de mantener en equilibrio a un sello local con vocación de riesgo, Knockturne Records. A partir de ahí, los acontecimientos no se precipitaron: los precipitaron ellos. “Debutamos el año pasado en el Monkey Week, grabamos una maqueta y ahora el disco… Y eso a pesar de que me frenan. Es normal, los otros son más jóvenes y yo tengo 37 años. ¡Quiero hacer las cosas ya!”, bromea Pablo.

Foto: Óscar Romero.

Foto: Óscar Romero.

El disco es el homónimo Tentudía, sexta referencia de Knockturne en sus escasos meses de vida, siete cortes instrumentales –con ocasionales y viscerales intervenciones vocales a cargo del propio Pedro y de otros notables invitados– que transitan con ánimo slowcore por las ruinas del post-rock a la busca de objetos sonoros que otros desecharon o desecharían. ¡Viva el post-jevi!, bromean en su cuenta de Twitter. “Obviamente, es una coña”, dice Pablo. “Es que estamos un poco en tierra de nadie. La gente más heavy lo mismo te dice no está mal, pero es flojito; y al que le gustan cosas más tranquilas te dice mira, esto se me va de las manos”, apunta Pedro. “Y luego está el sector que llamamos post-Toundra –comenta irónico Pablo en referencia al grupo madrileño, quizás hoy la cabeza más visible en España de ese heavy intelectualizado–, chavales muy jóvenes, muy post-hardcore, todos con equipos fantásticos y tocando estupendamente, para los que seguramente nosotros tocamos mal. Así que para los heavies somos unos moñas; para los indies, demasiado heavies; y para los post-Toundra, simplemente, tocamos mal”.

“De todas maneras –añade Pedro–, me está sorprendiendo que el disco también le guste a mucha gente del ámbito del metal, que es el que yo más controlo. Aunque parece que también gusta a gente de esa que dice que escucha de todo. La verdad, es un poco inquietante”. “Sí –interviene Pablo–, Alberto, que es ingeniero y ahora trabaja en una plataforma petrolífera, me mandó un correo el otro día diciéndome tío, toda la gente me cuenta que le gusta el disco, y eso no me da buena espina”.

Lo más interesante de esa tierra de nadie –territorio no inédito, pero sí aún con amplias extensiones vírgenes– es que en ella coinciden hoy músicos inquietos sin la rémora de los prejuicios estilísticos. “Creo que hay bandas de metal que han bebido mucho de otras cosas que no eran precisamente metal. Por ejemplo, Neurosis –explica Pedro citando otra vez a la veterana formación estadounidense–, que comenzó a finales de los 80 como un grupo hardcore, pero al que ya se le veía algo extraño. Hoy hay bandas como Isis o Pelican que beben de Neurosis, pero también de otros grupos. De hecho, Neurosis es de las primeras bandas de metal que citan influencias como Godspeed You! Black Emperor”. “Es interesante además traer esa reflexión hasta nuestro terreno –comenta Pablo–, porque estoy viendo en los locales de Sevilla a una generación de grupos nuevos que es… ¡¡¡uff!! Y es una generación que los que tenemos más edad no controlamos en absoluto. Tíos que tocan estupendamente. Igual para mí todavía no están haciendo cosas realmente interesantes, porque son muy chavales, pero viendo cómo tocan, cuando escuchen más música… De aquí a cinco o seis años nos van a dar sopas con honda”.

Foto: Óscar Romero.

Foto: Óscar Romero.

La suya, en cualquier caso, aspira a ser música “dura, lenta y fluida”, señalan como declaración de intenciones, aunque no precisamente de grupo de hombres. A la postre, otra broma: su baterista es Paula Castilla, también tras los tambores en otro grupo sevillano, Holland. “Nos pasamos varios meses tocando sólo los tres –recuerda Pablo– y luego, cuando la cosa comenzó a funcionar, tuvimos dos baterías. Pero en la prueba que le hicimos a Paula… ¡Ya se sabía las canciones!”.

Ella completa la formación que en el último año apretó el acelerador hasta alcanzar la meta, Tentudía, registrado apenas en un par de maratonianas sesiones en los Estudios La Mina de Raúl Pérez –“Todo lo bueno que se habla de él está completamente justificado”, dice Pablo–. En la primera jornada registraron en vivo ocho largos temas –uno se ha quedado en la recámara–; en la segunda hicieron sus aportaciones los invitados –gentes de Orthodox y Blooming Látigo, entre otros– y mezclaron. “Grabamos todos los temas en directo, sin claqueta, a excepción de uno –señala Pedro–. Y no era sólo una cuestión de presupuesto, que también, sino que pensamos que era la manera de conseguir lo que queríamos. Es difícil conseguir el sonido que buscamos grabando por pistas. Se puede aproximar, pero no es igual”.

Tentudía presenta Tentudía en Sevilla el próximo domingo 29, a las 19:00, en la sala D.F. Höllander (Polígono Calonge, Uranio 5). Entradas a 5 euros.