El telegrama y el carrete fotográfico, obsoletos

Julio Alonso | 4 de febrero de 2006 a las 23:15

El pasado 27 de enero la famosa Western Union —conocida entre nosotros sobre todo a través de las películas del Oeste— envió su último telegrama. Su declive queda reflejado en estos datos: 63 millones de telegramas cursados en 1900 y sólo 20.000 en el año 2005.

Fundada en abril de 1856 para explotar el último grito de la tecnología de entonces, el telégrafo, a finales del siglo XIX y hasta los años 30 la Western Union era el culmen en el negocio de las comunicaciones. De ahí que en 1876, creyendo que el telégrafo era el no va más, rechazara una oferta para comprar las patentes del teléfono de Alexander Graham Bell por 100.000 dólares de la época.

Ben Compaine, al evocar estos datos, extrae interesantes lecciones para la industria periodística.

Parecidas conclusiones pueden extraerse de la industria fotográfica (el 92% de las cámaras digitales que se venden hoy son digitales), según puede leerse en The New York Times y Le Journal del Net (en francés). Las grandes compañías fotográficas (Canon, Nikon, Kodak, Agfa…), o han renunciado a la película fotosensible o están tomando medidas apresuradas para hacerlo.

Los comentarios están cerrados.