Visión » Archivo » Nuevo alarde multimedia de ‘The Washington Post’

Nuevo alarde multimedia de ‘The Washington Post’

Julio Alonso | 6 de junio de 2007 a las 0:24

A
Nunca, ni soñando, imaginé que para un reportaje de un solo día, sobre un asunto de cierta relevancia pero no trascendental, un periódico llegara a desplegar hasta 39 periodistas. Lo ha hecho The Washington Post, a propósito de las compras de los adolescentes, un negocio cuyas ventas alcanzaron el pasado año los 179.000 millones de dólares (en euros, 132.328 millones).

El resultado, como no podía ser menos, es magnífico. Todo un ejemplo de periodismo multimedia que ha dado para cinco páginas en la edición impresa, un par de ellas en Express, el diario gratuito de la casa (unas y otras se pueden ver aquí), y todo un microsite en Internet, al que no le falta de nada: historias, perfiles, fotogalerías, chats, infográficos, audios, videoclips, etc.

El reportaje se realizó en un día, pero ha llevado muchos otros de trabajo. Lo primero, seleccionar a las 61 quinceañeras cuya tarde de compras siguieron los 39 periodistas del Post; de ellos, 4 fotógrafos y 5 videocámaras. Rob Curley, que cuenta en su blog todos los preparativos, da estos datos: 1.700 fotos, 5 horas de vídeo, 30 de audio… y cientos de anotaciones que hubo que condensar, ordenar y distribuir entre los editores de los distintos soportes.

En su larga nota explicativa, Curley emplea negritas sólo dos ocasiones: cuando subraya que el reportaje fue realizado por periodistas de gran talento y super motivados. A la postre, lo que nos enseña este magnífico reportaje no es que pueden hacer cosas como ésa, sino que sólo pueden hacerse con gente de talento, motivada… y con medios.

Actualización (8/6/2007). Danielle Attias apunta en su blog (en francés) una constante en los proyectos acometidos por Rob Curley que me parece interesante resaltar. Los realiza, explica Attias, con equipos formados para la ocasión y disueltos al concluir el trabajo, sin crear estructuras redaccionales fijas. Lo cual, añado yo, le permite contar en cada caso con la gente más capacitada, brindar oportunidades de lucimiento y, en general, estimular al conjunto redaccional. Otra lección a aprender.

Los comentarios están cerrados.