Un libro crítico con la actual calidad del periodismo británico

Julio Alonso | 3 de marzo de 2008 a las 0:14

Acaba de publicarse en el Reino Unido un libro, escrito por un galardonado periodista, que pone de vuelta y media, con fundamento, a un tipo de periodismo que se lleva mucho en estos tiempos. El libro se titula Flat earth news y su autor es Nick Davies. Philip Stone, que le ha dedicado un comentario en Follow the Media, resume su contenido con estas dos preguntas a los lectores: “¿Ha notado cómo los periódicos de estos días llevan muchas más imágenes y más grandes, y lo poco originales que son en la presentación de las informaciones? ¿De qué otra manera van a llenar el espacio editorial cuando tienen menos periodistas?”.

Esta es la cuestión. Davies, periodista de investigación del Guardian, becado por la Rowntree Foundation para investigar sobre la calidad de la prensa en la Universidad de Cardiff, arma su libro con datos como los siguientes:

  • Sólo el 12% de las noticias que se publican en los periódicos han sido elaboradas por sus respectivos redactores, luego hay un 8% de ellas cuya originalidad es dudosa, y, finalmente, un 80% que procede “total, en gran parte o parcialmente” de agencias de noticias y gabinetes de relaciones públicas.
  • Los despachos de agencia o notas remitidas representan el 69% de la información que publica The Times, el 68% de la del Daily Telegraph, el 66% de la del Daily Mail, el 65% de la del Independent y el 52% de la del Guardian.
  • Cada periodista escribe ahora tres veces más piezas que hace 20 años.
  • El 70% de las informaciones nacionales han sido escritas fuera de las redacciones, y copiadas por éstas, pero sólo en el 1% de los casos se reconoce abiertamente tal circunstancia.

Afortunadamente, la mayoría de las críticas al libro de Davies no proceden de los periódicos. Al contrario, The Spectator ha escrito: “Nick Davies ha recopilado una aplastante cantidad de prueba de que los medios de comunicación británicos mienten, distorsionan los hechos y violan sistemáticamente la ley”. Y el Daily Telegraph: “Como industria somos menos y menos buenos en decir la verdad, pero Nick Davies ha tenido el valor de ponerse en pie y decirlo.”

  • alfonso pedrosa

    Alguna vez he hecho esos cálculos por método de la cuenta de la vieja aplicado a las cabeceras del Grupo Joly y me sale más o menos la misma proporción. Y no solamente en las secciones denominadas de teletipos.

  • Manuel Barea

    El copia-pega ya era una práctica habitual con los teletipos que escupían kilómetros de papel. La tecnología nos lo ha puesto aún más fácil. Además -y el comentario de Philip Stone no puede ser más certero-, ¿de qué otra manera va a llenarse el espacio cuando hay menos periodistas? Cierto: la información viene dada desde el exterior y, al estilo de la fast food o la comida precocinada, no necesita mayor elaboración. Se recalienta, y punto. Eso sí, luego viene la “digestión”…

  • ANTI BLOG

    En cualquier caso, el hecho de que las noticias se escriban desde las propias redacciones tampoco tiene porque ser un signo de rigor ni credibilidad.

  • Miguel Ángel Jimeno

    Excelente libro.