Archivos para el tag ‘Bill Keller’

Recortes de plantilla y cambios de modelo de negocio en EEUU

Julio Alonso | 18 de febrero de 2008 a las 1:35

Noticias que nos deben dar que pensar, tanto a empresarios como a periodistas, todas ellas procedentes de América del Norte:

  • Bill Keller, director de The New York Times, ha comunicado en una reunión de directivos del periódico que en este año se eliminarán unos 100 puestos de trabajo en la Redacción, sobre una plantilla de 1.332 periodistas. Es la más grande de Estados Unidos, pues el diario que más redactores tiene apenas llega a los 900. (El texto integro de la intervención de Keller lo ha publicado The New York Observer. Al hilo, hay también un interesante comentario de Jeff Jarvis.)
  • El Star-Tribune, diario de Minneapolis y St. Paul, en Minnesota, ha anunciado el despido de 58 empleados (el 3% de su fuerza laboral), la mayoría de ellos del departamento de circulación, y una congelación salarial indefinida. ¿Razones? La continua disminución de los ingresos, la eficiencia de las nuevas tecnologías y la externalización.
  • Tribune Co. va a reducir su plantilla en unas 400 a 500 personas (un 2% del total); de ellas, unas 100 ó 150 en la que quizá sea su cabecera más emblemática: Los Angeles Times. También en este caso, a causa de la constante disminución de ingresos.
  • El vespertino The Capital Times, de Madison, la capital de Wisconsin, cambiará de formato (de sábana a tabloide) y sólo se publicará dos días a la semana (miércoles y jueves). Con estas medidas pretende más que cuadruplicar su distribución (de 17.000 ejemplares a 80.000) y, fundamentalmente, concentrar todos sus esfuerzos en la Web. Todo ello, según escribe Philip M. Stone en The Follow the Media, con el 25% menos de personal de redacción; de 60 periodistas, a 40 ó 45.
  • Otro modelo de negocio, escribe Stone en el mismo artículo, es el del Palm Beach Post, de Florida (circulación, 175.000 ejemplares), el cual proyecta reorganizar su Redacción local (flujo de trabajo, horarios, etc.), de manera que la versión digital prime claramente sobre la de papel.
  • El St. Petersburg Times se convirtió va para tres semanas en el último gran periódico de la Florida que ha dejado de distribuirse en Tallahassee, la capital del estado.
  • El caso de cambio de negocio más brusco se ha dado en Canadá: cierre por sorpresa del Halifax Daily News (20.000 ejemplares de circulación), despido de toda la plantilla (algo más de 90 personas) y anuncio de que el próximo día 21 reaparecerá como periódico gratuito. El nuevo diario, el Halifax Metro, contará con un equipo de 20 personas, se publicará 5 días a la semana, en lugar de 7, y reducirá el número de páginas de 56-60 a 20-24. Una de las explicaciones ofrecidas es que en una ciudad dominada por la competencia (The Chronicle Herald, con una circulación de 114.000 ejemplares) no había espacio para el Halifax Daily News.
  • The New York Times apuesta por el digital, pero sigue considerando a quienes trabajan en él como empleados de segunda clase. Henry Blodget cuenta en Silicon Alley Insider que la empresa se niega a igualar los salarios y prestaciones de éstos con las que rigen para el papel. Blodget apunta como una de las razones la falta de flexibilidad negociadora de los sindicatos.
  • La Newspaper Association of America ha lanzado las campanas al vuelo en un reciente comunicado: en el pasado año los índices de audiencia única de los websites periodísticos alcanzaron los 3,6 millones, lo que supone un aumento de más del 6% respecto a las cifras de 2006. El jarrón de agua fría lo echa The Washington Post: es cierto, pero el número total de visitantes de la Red creció en los últimos años un 51%, frente al 24% registrado por los ciberperiódicos, de modo que éstos están perdiendo cuota.
  • La alianza de cuatro grandes grupos mediáticos estadounidenses para crear una red de publicidad en internet que compita con Yahoo! quizá sea una de las maneras de abordar el problema. Componen la alianza Gannett, Hearst, New York Times Co. y Tribune Co., que suman 120 publicaciones con más de 50 millones de visitas mensuales. (Amy Gahran ha recogido en E-media Tidbits algunos comentarios surgidos al respecto.)

Todo esto sucede por ahora al otro lado de Atlántico, pero sin duda la tormenta llegará a esta otra orilla, no nos llamemos a engaño.

El uso de las fuentes anónimas en ‘The New York Times’

Julio Alonso | 1 de agosto de 2006 a las 14:49

Byron Calame, defensor de los lectores (public editor) del New York Times, dedicó su columna del domingo a explicar los nuevos criterios que aplica el periódico para el tratamiento de las fuentes anónimas, y que según él son más flexibles y más realistas. Todo arranca de un memorándum de 10 páginas que Bill Keller, el director del periódico, envió a la Redacción el 23 de junio de 2005 bajo el siguiente título: Asegurando nuestra credibilidad (PDF, 128 KB).

Vía: Ponto Media

‘New York Times’ unificará sus redacciones

Julio Alonso | 1 de septiembre de 2005 a las 9:00

The New York Times ha anunciado la fusión de sus dos redacciones, la del periódico impreso y la dedicada a la web. Será en la primavera de 2007, cuando esté acabado el edificio de 52 plantas que la empresa está construyendo en Times Square, en pleno centro de Manhattan. No obstante, a partir de ahora la plana mayor de internet asistirá a todas las reuniones de planificación que se celebren, a cualquier nivel, en la tradicional redacción de la Gray Lady.

La decisión se ha hecho saber en un extenso comunicado dirigido a la redacción a primeros de agosto con las firmas de Bill Keller, director del periódico (pero no la de su homólogo en la web, Leonard M. Apcar), y la de Martin Nisenholtz, el creador de NYTimes.com, máximo responsable del área digital de la compañía y persona de toda confianza de Arthur Sulzberger, el patrón, a cuyo sanedrín pertenece.

El largo plazo impuesto y la buenas palabras del comunicado no pueden ocultar la crudeza de la medida; a la postre, una reconversión. Porque no se trata sólo de que el medio centenar largo de redactores del digital vaya a mezclarse con sus 1.200 colegas del papel, lo que podría interpretarse como un simple reconocimiento de estatus, sino que estos últimos tendrán que hacerse a la forma de trabajar de los recién llegados. Y eso, en una redacción con 154 años de historia, y si no he contado mal con 91 Pulitzer en su haber —por tanto, muy pagada de sí misma—, es todo un drama. Keller y Nisenholtz tampoco lo ocultan, hablan de “reorganizar nuestras estructuras y nuestras mentes para hacer periodismo web…”. Es decir, nueva organización redaccional, nuevos perfiles profesionales, obsolescencia de otros, exigencia de habilidades desconocidas, torpeza en el aprendizaje cuando no pura resistencia al cambio, distinto flujo de trabajo, probable alteración de los horarios, y un largo etcétera en el que no cabe olvidar la inevitable sustitución del software, pues no es lo mismo editar para papel (textos y fotos nada más) que manejar también sonidos y vídeos.

Añado una foto del superdesk del Tampa Tribune, uno de los pioneros en la fusión de redacciones, cuyas leyendas permiten hacerse una idea de lo diferente que es la cúpula directiva en una redacción multimedia. La foto, con la redaccion aún a medio instalar, tiene cinco años.

Tarde o temprano, todos los periódicos, cualquiera que sea su tamaño, tendrán que emprender el mismo camino que el anunciado ahora por The New York Times, en el que tampoco es pionero pero sí el primero de los grandes que lo inicia. Si Nisenholtz llevaba 10 años con la idea, como revela Mark Glaser en Online Journalism Review —artículo cuya lectura recomiendo, comentario incluido—, digo yo que sería cosa de que nosotros lo fuésemos pensando.

Son igualmente interesantes estos dos artículos de Jeff Jarvis: ‘A new newsroom’ y ‘Hacks must get with the program’.

El periodismo da que hablar

Julio Alonso | 1 de septiembre de 2005 a las 7:29

En las últimas semanas se han registrado, que yo sepa, tres importantes intervenciones en torno al periodismo y su futuro.

  • La más sonada y quizá más polémica, la del juez norteamericano Richard A. Posner con un artículo titulado Malas noticias. Y hasta tal extremo que uno de sus críticos es nada menos que el responsable del medio que lo publicó, el suplemento Book Review de New York Times, el cual ha recurrido para ello a una fórmula cuando menos chocante: ¡Bill Keller, director del periódico, polemiza con uno de sus articulistas enviándose a sí mismo una carta al director!

El juez Posner, una de las figuras del movimiento conservador Ley y Economía, acusa a la prensa norteamericana de radicalización política a causa de la falta de credibilidad, la pérdida de lectores y la consiguiente fragilidad económica. Para explicarlo con terminología europa, sostiene que los diarios de derechas son cada vez más de derechas, y los de izquierdas más de izquierdas, lo cual, argumenta, les aleja cada vez más de la verdad. Como contrapunto, añade que los blogs, por su carácter colectivo y participativo, están más cerca de alcanzarla.

La defensa de Bill Keller, el director de New York Times, más bien flojita: “La mejor forma de desmentir su teoría de que los medios responden exclusivamente a sus intereses es el hecho de que hayamos publicado a Posner”.

El artículo de Posner, del que Andy Robinson hizo un buen resumen en La Vanguardia, se publicó el 31 de julio; el de Keller, el 21 de agosto. Es también interesante la crítica de Jack Shafer en Slate, el website propiedad del Washington Post. En España se ha ocupado del asunto Arcadi Espada.

  • En segundo lugar está la intervención en un congreso de periodistas celebrado en Londres de Philip Knightley, de 79 años, un veterano periodista australiano radicado en el Reino Unido, con un buen retrato de una de las épocas doradas del periodismo británico —los años sesenta del pasado siglo—, cuya estrella fue el Sunday Times dirigido por Harold Evans. El título lo dice todo: ‘Hay que restaurar el respeto del ciudadano hacia el periodismo: no perdamos nuestro poder’.

El texto de la conferencia lo ha publicado el Sydney Morning Herald y hay una traducción al portugués en el web brasileño Observatório da Impressa.

  • La tercera es más de lo mismo, lo cual confirma la certeza del diagnóstico: el monopolio de la prensa escrita se ha terminado y la única vía de supervivencia es la vuelta a la raíces, el acercamiento a la sociedad. Esta vez, a cargo de Chris Waddle, director del Knight Community Journalism Fellows, durante un acto académico celebrado en Anniston (Tejas, EEUU).

En la foto, Richard A. Posner.