Visión » Chris Anderson

Archivos para el tag ‘Chris Anderson’

‘Wired’ se ha sentido utilizada por Microsoft

Julio Alonso | 1 de abril de 2007 a las 23:45

Fred Vogelstein, colaborador de la revista Wired, ha recibido por error un informe sobre él preparado por Waggener Edstrom, la agencia de comunicación que le lleva las relaciones públicas a Microsoft. El informe, de 5.650 palabras (PDF, 312 KB), circuló entre los directivos de esta compañía durante los seis meses de trabajo que le costó al periodista preparar un reportaje (de 2.696 palabras) aparecido en el número de marzo de Wired.

Para mayor inri, el reportaje, ‘Operation Channel 9′, está dedicado a un programa lanzado en abril de 2004 por Microsoft para
fomentar la transparencia en los hábitos de la compañía.

El informe de Waggener Edstrom no sólo ofrece las respuestas adecuadas a posibles preguntas comprometidas por parte del periodista, sino que describe la personalidad de éste y previene contra su forma de entrevistar. He aquí algunos ejemplos:

  • El periodista “busca tensión donde no la hay. En este punto hay que permanecer firmes, asegurar claramente el apoyo de la Dirección a Channel 9.”
  • “No se comprometa a debatir temas que preferiría evitar. Fred generalmente comienza con preguntas fáciles, pero poco a poco va profundizando hasta encontrar los elementos que considera interesantes. Hay que tener cuidado con eso.”
  • Y la guinda: “Vamos a permanecer en contacto con Fred para procurar que no haya sorpresas.”

Al mismo tiempo, Microsoft mantuvo varios encuentros con el director de Wired, Chris Anderson, a quien convenció sobre el éxito de Channel 9 y la oportunidad de publicar un reportaje al respecto.

Quien quiera profundizar en el asunto encontrará más información en las versiones ofrecidas por sus principales protagonistas: Fred Vogelstein, Chris Anderson y el director de la agencia Waggener Edstrom, Frank Shaw.

El caso, a mi modo de ver, es un buen ejemplo de lo que es la información entendida como servicio público y como servicio corporativo. Sin olvidar que, en ambos supuestos, está en manos de periodistas. Frank Shaw estudió Periodismo en la University of Oregon y en la Department of Defense Information School (!).

Curiosamente, una nota suya sobre cómo hacer entrevistas, publicada en su blog, titulado Glass House (Casa de Cristal), parece escrita por un profesor de Periodismo.

El contrapunto a esta nota lo ofrece Libération: un antiguo redactor jefe adjunto de VSD se encuentra en prisión preventiva acusado de un tipo de delito recientemente incorporado al código penal francés, ‘corruption d’agent privé’. Según el diario parisién, la nueva figural jurídica castiga las “maniobras destinadas a convencer a la prensa para que cree una imagen complaciente de algo”.

Retos y exigencias del periodismo profesional

Julio Alonso | 29 de abril de 2006 a las 19:45

El debate sobre blogs, periodismo ciudadano y periodismo profesional sigue dando que hablar. Da lectura para todo este largo puente del Primero de Mayo.

The Editors Weblog
John Burke, del Editors Weblog, ha dedicado al temas dos entradas en un mismo día. En la primera de ellas recoge dos opiniones enfrentadas: la del gurú Dave Winer (entrevista en audio), quien considera más íntegro el periodismo amateur por lo que tiene de desinteresado y de ocupación circunstancial, y la de Amy Gahran, columnista de Poynter Online, la cual le recuerda que la integridad es precisamente una de las cualidades más apreciadas en el periodismo profesional, amén de estas otras, que raramente se dan entre aficionados salvo que medie cierto aprendizaje: objetividad, exactitud, corroboración, distanciamiento de las fuentes, transparencia y cuidado editorial.

La segunda nota de Burke parte de lo manifestado por periodistas de reconocido prestigio en internet a esta curiosa pregunta que les hizo la Online Journalism Review: ¿conviene que los profesionales del periodismo mantengan blogs aparte de su trabajo en un medio? La respuesta, con sus matices, es no. Porque les resta tiempo para investigar o, visto por pasiva, porque no tienen tiempo para atender en línea los comentarios y sugerencias de los lectores.

Ahora bien, las respuestas apuntan a una nueva figura en las redacciones, a un nuevo tipo de redactor de mesa: personas capaces de filtrar informaciones, de lograr que determinadas preguntas de los lectores sean respondidas personalmente, así como de contestar ellos mismos a las otras muchas que lleguen al periódico, y también de explorar en la blogosfera.

Las respuestas perfilan otro cambio: el formato ideal para la opinión es el blog, como está haciendo la prensa británica.

The Economist
Más de lo mismo. El último número de The Economist dedica al tema de los nuevos medios un especial survey, coordinado por su corresponsal tecnológico Andreas Kluth, con estos ocho artículos:

  • ‘Heard on the street’ (un modo de escuchar música, a gusto del consumidor, que está cambiando la forma de hacer radio).

Completan estos ocho artículos de The Economist (por el momento en abierto, aunque del tercero al octavo se anuncian como sólo para abonados) unas entrevistas sonoras con Andreas Kluth, el especialista en economía, finanzas y tecnología del semanario, residente en San Francisco; David Sifry, fundador y consejero delegado de Technorati; Chris Anderson, director de la revista Wired; Jerry Michalski, fundador y presidente de Sociate, y Paul Saffo, director del Institute for the Future.

Como contrapunto, estas páginas de The Economist han sido fuertemente criticadas por Luiz Weis en Observatório da Impressa (en portugués).

Medios de masas y diarios personalizados, esta es la cuestión

Julio Alonso | 13 de noviembre de 2005 a las 21:01

Los medios tradicionales están de capa caída. Según el recuento hecho por Chris Anderson, director de la revista Wired y autor de la teoría de la larga cola, la situación en Estados Unidos es esta:

  • Bajan: la difusión de los periódicos (–2,6%), la asistencia a las salas de cine (–7%), los oyentes de radio (–4%), las ventas de libros (–7%) y las de discos (–5,7%). Excepto la música descargada de internet, cuyos índices aumentan.
  • Suben: los banners publicitarios en Internet (+10%) y los anuncios por palabras clave de Google (+96%).
  • En una situación más o menos estable quedan las ventas de vídeos y de videojuegos, la difusión de las revistas y las audiencias de televisión.

A la vista de todos estos datos, Francis Pisani comenta en su blog de Le Monde: “Es posible que esto comience con una adaptación ecológica antes de traducirse en ciertas desapariciones (sobre todo, la de los que no se adaptan)…”.

Por lo que se refiere a los periódicos, y a la imperiosa necesidad que tienen de adaptarse para poder sobrevivir, mi opinión es que no se ha comprendido del todo el alcance de la revolución digital. Es la sospecha que abrigo cuando leo a ‘forofos’ del online como Travis Nep Smith, o a ‘defensores’ a ultranza de los periódicos impresos como Ken Ficara.

Porque ninguno de los dos menciona la radical diferencia. De un lado, un medio cuyo acierto está en hallar el máximo común denominador, en la habilidad que tienen unos cuantos (los redactores del periodico) para satisfacer los intereses comunes de un determinado número de lectores, y cuantos más, mejor. Son los mass media. Del otro, el medio capaz de personalizar la información hasta el extremo de reducirla a los gustos o intereses particulares del que directamente la selecciona. Es decir, el daily me.

‘Craigslist’ parece confirmar la teoría de la ‘larga cola’

Julio Alonso | 25 de enero de 2005 a las 23:01

Chris Anderson, director de Wired, revista puntera en cuestiones de internet, publicó en octubre pasado un interesante artículo, muy citado desde entonces, cuyo título (The long tail, la larga cola) ha servido para denominar la teoría sobre ventas en internet defendida en él. Dicho artículo, producto a su vez de una conferencia pronunciada un mes antes en Dallas con un encabezamiento muy similar, The long tail: the economics of digital media (PDF, 1.4 MB), viene a decir que hay tanto valor en internet en explorar hasta los pequeños nichos como en ir a por los grandes.

Las tesis de Anderson parece confirmarla Craigslist, un web de anuncios clasificados de bajo coste, creado en 1995 y hoy presente en 45 ciudades norteamericanas. Según un estudio realizado en la Gran Bahía de San Francisco, Craigslist está privando a los diarios de la zona de unos ingresos publicitarios que pueden oscilar entre los 50 y los 65 millones de dólares, sólo en lo que se refiere a ofertas de trabajo. Al finalizar noviembre de 2004, San Francisco Examiner tenía 1.500 anuncios activos en su web; Oakland Tribune, 734; San Jose Mercury News, 1.700, y Contra Costa Times, unos 1.000. Craigslist, por el contrario, y aquí se muestra el valor de los pequeños nichos, sumaba 12.200; más del doble que todos los periódicos juntos. El estudio completo se puede descargar gratuitamente, previo registro, en el web de la consultora Classified Intelligence.

En la foto, Craig Newmark, fundador de Craigslist.