Archivos para el tag ‘Web 2.0’

Enlaces recomendados (13-9-2008)

Julio Alonso | 13 de septiembre de 2008 a las 23:25

Diez consejos para redactores a la hora de pedir gráficos. Los ha resumido Chiqui Esteban, antiguo compañero en Diario de Cádiz, en su blog Infografistas.com. Para mí, más que consejos deberían ser normas de general aplicación en las redacciones.

Reajuste de cuadernillos en The New York Times. A partir de octubre, la sección de Deportes de The New York Times dejará de publicarse en cuadernillo aparte durante cuatro días a la semana. Irá en el cuadernillo de Negocios. A su vez, la sección de Local (Metro) figurará durante seis días a la semana detrás de Internacional y Nacional, en el primer cuadernillo. Con estas medidas, que sólo afectan a la edición neoyorquina, se prevé un ahorro próximo a los cinco millones de dólares (en euros, algo más de 3,5 millones). A los lectores, según una encuesta realizada por el diario, les preocupan más los contenidos que su ubicación. Fuentes: The New York Times y The New York Observer.

Claves del futuro digital para la prensa local. Este post de Periodistas 21 incluye la presentación preparada por Juan Varela sobre nuevos hábitos informativos, los modelos de negocio posible y las necesidades de contenidos, profesionales y tecnológicas. Se titula ‘Reinventar los diarios. Oportunidades y amenazas para la prensa local en la era de la web 2.0′.

Le Post.fr, modelo de website informativo. El éxito de Le Post.fr, laboratorio online de Monde Interactif, editor del website del diario Le Monde, es incuestionable. En un solo año de vida, el número de visitas que recibe a diario oscila entre las 160.000 y las 200.000, con un total de 400.000 páginas vistas. Y desde primeros de año está registrando, mes a mes, una progresión de audiencia del 20%. Raphaël Benoît, uno de los padres de la criatura, trata de explicar (en francés) las razones de este éxito.

José Luis Orihuela habla de blog, periodismo y tecnología

Julio Alonso | 20 de abril de 2008 a las 19:20

No hay periodismo sin periodistas; de momento, Internet no sustituye a los medios tradicionales, pero les obliga a cambiar; los usos iniciales de las nuevas aplicaciones tienden a ser triviales… Son palabras de José Luis Orihuela, profesor de Documentación Informativa y de Escritura No Lineal en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, y corresponden a una entrevista concedida a Monitor de Mídia, una revista universitaria brasileña. La entrevista la reproduce el propio Orihuela en su blog, Ecuaderno, y de ellas destaco las frase siguientes:

  • “Twitter es una magnífica herramienta para detectar tendencias, establecer conversaciones con expertos, solicitar datos e ideas, anticipar temas en desarrollo y debatir opiniones.”
  • “Instalarse en la trivialidad o dotar de sentido y fuerza social a las aplicaciones de la Web 2.0 está en nuestras manos, no es algo que dependa de la propia tecnología.”
  • “Los medios tradicionales se han sumado por razones estratégicas a la web social, aunque les falta convencimiento y preparación para hacerlo bien. Poner ‘bisutería social’ al pie de cada noticia publicada no es suficiente.”
  • “La gran paradoja de la actual situación consiste en pretender que cada parte haga lo que no sabe hacer: los ciudadanos no saben ni pueden producir contenidos de calidad periodística de forma regular, y los medios no saben ni pueden conversar de forma natural con sus audiencias.”
  • “El gran reto para las industrias de la comunicación consiste en cambiar su cultura corporativa, el modo en que se entiende y se gestiona la información y las relaciones con los usuarios.”
  • “Internet es sin duda el medio que mejor se adapta a la naturaleza compleja, poliédrica y dinámica de la información. No hay ningún medio tradicional que pueda competir en este sentido. Ahora de lo que se trata, es de ayudar a los medios tradicionales a reconvertirse, a reinventarse, a redefinirse.”
  • “Tenemos que apropiarnos de las nuevas herramientas sin complejos e integrarlas entre nuestras prácticas cotidianas de gestión de información. Si no lo hacemos, no tendremos una voz autorizada para quejarnos por sus usos triviales (en el mejor de los casos) cuando éstos se hayan generalizado.”